Ciudad, Edición Impresa

Por muerte en una obra procesan a encargados

Son empleados de la firma que tendía cloacas en Granadero Baigorria, obra que colapsó con trágico saldo.

La jueza Georgina Depetris procesó ayer a cuatro empleados de la firma RV Obras y Servicios SA, que estaba a cargo de la obra de cloacas que el 5 de julio pasado se realizaba enla Ciudad Deportivade Granadero Baigorria, oportunidad en la que falleció el obrero Mario Ares, de 19 años. Los cuatro procesados por homicidio culposo, que de acuerdo con el fallo tienen distintos grados de responsabilidad en la muerte del trabajador, son el gerente de producción, el capataz, un licenciado en seguridad e higiene y el ingeniero encargado de la obra. Si bien en la causa había cinco imputados, la magistrada dictó la falta de mérito a uno de ellos debido a que fue involucrado en el proceso por tener el mismo apellido y también parecido físico con uno de los cuatro procesados. Lo más trascendente del argumento judicial es que la obra se realizaba sin planos y sin los elementos de seguridad necesarios para estos fines.

Según reza en el fallo, la magistrada consideró que los procesados omitieron el cumplimiento de medidas de seguridad previstas en el programa de seguridad correspondiente a la obra y a su propia experiencia. Y agrega: “Atento a haber iniciado y continuado el programa de excavación sin planos específicos y estudios de suelo, verificación concreta de los riesgos de excavar, como así también sin efectuar el entubamiento, tablestacado, o apuntalamiento alguno de las paredes de la zanja y taludes a los fines de evitar desmoronamientos”, asevera el fallo, dejando en claro la improvisación y la responsabilidad de los jefes en la obra.

El accidente ocurrió el 5 de julio pasado, y como consecuencia, Ares perdió la vida al quedar sepultado por una montaña de tierra, mientras hacía una zanja de más de4 metrosde profundidad para una obra cloacal enla Ciudad Deportivade Rosario Central.

En ese momento, cuando sumaban nueve muertes en la construcción en el primer semestre del año, quedaron al descubierto las malas condiciones de trabajo a la que son sometidos los obreros.

El accidente se produjo cuando 3 obreros contratados por la empresa RV Obras y Servicios SA, que tiene a su cargo la obra de cloacas en la ciudad, trabajaban enterrando caños en una zanja que pasa por el interior dela Ciudad Deportiva.

Mario Ares se encontraba trabajando en el interior de la zanja, mientras sus compañeros, estaban moviendo unos caños, cuando la pared de tierra de la excavación cayó sobre él sin darle tiempo a escapar. Uno de los obreros pudo saltar para no caer junto a la tierra y el otro que estaba en la punta de la zanja también escapó de la tragedia milagrosamente. Al momento del accidente las paredes de la zanja no estaban amuradas.

Según detallaron los trabajadores en ese momento, la excavación pasaba justo frente a unos baños en una zona cercana a la pileta y a la cantina. Y fue en ese momento que los propios trabajadores indicaron que no tenían registro de planos y que el desmoronamiento pudo haberse producido por la filtración de agua del pozo ciego contiguo a los baños. Esa situación quedó más expuesta cuando los rescatistas debieron interrumpir su tarea debido a que nuevamente comenzó a filtrar agua en una de las paredes de tierra, por lo que taparon esa salida antes de proseguir la búsqueda.

Los compañeros de Ares contaron a los medios que las condiciones laborales no eran las adecuadas.

El procesamiento de los cuatro empleados de la obra por el homicidio culposo de Ares no es un dato menor. Poco después de la muerte del trabajador, Narciso Cantero, dela ONG Manosala Obrasostuvo que a partir de un relevamiento realizado por la organización, desde 2008 no existen condenas a los empresarios responsables de estos proyectos.

Comentarios