Ciudad, Edición Impresa

Revitalización

Cuatro nuevas esculturas para embellecer a Oroño

David, Virgilio, Diana y Champollión componen desde hoy el tradicional paseo del bulevar.


Como parte de los programas Romántica del bulevar y Reconstrucción histórica de bulevar Oroño, hoy a las 18.30 dejarán inauguradas cuatro estatuas emblemáticas, las cuales están ubicadas estratégicamente a lo largo de la senda central y peatonal, en el tramo que va desde Montevideo a Jujuy. Las esculturas están colocadas sobre una base de más de dos metros de altura para evitar que sean dañadas por actos vandálicos.

También se descubrirán imágenes de antiguas casonas que fueron exponentes arquitectónicos y que hoy ya no existen más. Se espera la presencia de la intendenta Mónica Fein para la apertura del acto.

Las esculturas, cuyo reacondicionamiento estuvo a cargo de la Dirección de Restauración municipal, son Diana la Cazadora, Virgilio, Champollión y el David.

Según explicó el artista Dante Taparelli, a cargo del proyecto, se trata de una acción que apuesta a que los jóvenes se apropien de los espacios y sepan de la historia de cada uno de los personajes retratados sin necesidad de haberlo leído en los libros y, de este modo, se contribuya a que se respete y no se dañe el patrimonio en la vía pública.

Los Maradona de su tiempo

“Si ponemos una estatua de Maradona seguramente nadie la va a pintar o dañar porque todos saben quién fue y qué significa. Ésto es una manera de que sepan que tanto Diana –diosa romana protectora de los cultivos– o David, que venció a Goliat convirtiéndose en el símbolo de hacer lo que se creía imposible, fueron los Maradona de su tiempo”, dijo Taparelli.

Justamente, el artista explicó que la decisión de colocar las esculturas sobre una base de casi dos metros y medio de altura fue para evitar daños, ya que de esa manera es prácticamente imposible que lleguen a pintarlas o romperlas. Además, señaló que la misma decisión hace que las obras de arte se vean “imponentes” sobre el cantero central de bulevar Oroño.

“El espejo más grande de la educación pública es la calle y creo que todo esto contribuye a que se respete. Siempre digo que muchas veces a los chicos que depredan las instituciones les quedan chicas y por eso es necesario brindarles un espacio que les sea propio”, añadió.

Finalmente, Taparelli dijo que uno de los objetivos es convertir al bulevar Oroño en un epicentro cultural en donde se desarrollen distinto tipo de actividades.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios