Economía

Datos sobre la mesa

Cuánto le costaría a las familias argentinas la quita de subsidios estatales en productos y servicios

Ese aporte del Estado equivale al doble del valor de la canasta básica de una familia considerada clase media baja. Actualmente existe la posibilidad de renunciar al subsidio en transporte, pero de 18 millones de usuarios, apenas 1.600 eligieron hacerlo


La quita de subsidios en bienes y servicios fue uno de los temas que generó mayor polémica durante la campaña de cara al balotaje de este domingo. Desde el espacio que impulsó esta iniciativa expusieron marcadas contradicciones respecto de su implementación en un eventual gobierno, pero nunca aclararon el impacto real en los hogares argentinos. Actualmente ese aporte del estado equivale al doble del valor de la canasta básica de una familia considerada clase media baja.

Un estudio del Centro de Economía Política Argentina (Cepa) estimó el valor monetario real de aquellos bienes y servicios que el Estado abarata a través de subsidios que “no se ven” dado que no constituyen transferencias directas a la cuenta de las personas. Esta ayuda estatal, conocida como salario indirecto, asciende a $1.030.109 según el cálculo estimado en el informe si se tienen en cuenta subsidios en transporte, tarifas, educación pública y gratuita, medicamentos gratis de PAMI y salud pública.

Este monto equivale a 181% más de apoyo económico del Estado sobre el gasto mensual familiar de un hogar de 5 integrantes (denominado Clase Media Frágil), cuya canasta es de $568.012. Si es una familia con 5 integrantes (denominada Medio Clase Media), la canasta asciende a $1.287.232 al mes de octubre y aquí los subsidios del Estado equivalen al 80% de la misma.

Al encarecimiento de la vida cotidiana por la eliminación de transferencias indirectas estatales que supone el programa liberal, cabe agregar el impacto en la pérdida de poder adquisitivo luego de la pretendida “dolarización” de la economía.

El estudio de Cepa tomó como parámetro valores de servicios en Amba, pero los datos pueden ser tomados como válidos para tener una referencia de lo que significaría la quita de subsidios y su consecuente impacto en precios. Ese impacto sería aún mayor en el caso de Santa Fe, teniendo en cuenta que tanto el boleto de transporte como el litro de nafta son más caros.

Por ejemplo, en el transporte de colectivo para la zona metropolitana de Buenos Aires, se asume que las dos personas activas de la familia, con el boleto de colectivo a $56, y un uso ida y vuelta por 22 días hábiles (sin considerar otro uso del transporte) gastan hoy $4.928. Con una suba a $700 el boleto, el gasto se eleva a $71.600. El salario indirecto contenido en el subsidio al boleto es de $56.678 al mes.

A propósito de este tema se da una particularidad, vinculada a la posibilidad que tienen los usuarios de renunciar actualmente al subsidio. Hasta el momento los datos no indican que haya una voluntad masiva por hacerlo. Sobre 18 millones de tarjetas activas, sólo 1.665 usuarios pidieron la baja, de los cuales 49 resultaron arrepentidos, a través de los sistemas de la tarjeta SUBE. De ese total, 512 tarjetas validaron la renuncia, y tan solo 290 tarjetas fueron utilizadas para realizar viajes sin subsidio.

Otra alternativa para tener en cuenta a la hora de la movilidad es el auto. Desde Cepa calcularon en base a una familia donde ambos adultos van a trabajar en ese vehículo. Si gastan lo equivalente a un tanque de nafta súper por semana (60 litros) a $280 (valor en Amba, tener en cuenta que en santa fe supera los $400), implica un gasto mensual de $67.200. Con una suba de la nafta equiparada a paridad internacional, el valor del litro se elevaría a $680 y sumaría un gasto mensual de $163.200. El salario indirecto contenido es de $65.568 por mes.

Servicios

Otro tema son los subsidios en los servicios públicos. Dado que en la actualidad una parte de la población ya no tiene subsidios, ello hace factible una determinación precisa de los valores a los cuales llegaría la boleta de aquellos hogares que sí tienen subsidio. El cálculo se corresponde a la zona metropolitana y fue estimado por IIEP Conicet y la Consultora Economía y Energía para hogares de consumo promedio. Sirve como referencia para tener dimensión de los aumentos en Santa Fe.

El salario indirecto para los tres servicios (gas, luz y agua) es de $15.171 y se presumen los siguientes aumentos: Boleta de gas: de $2.500 a $5.100. Boleta de electricidad: de $3.539 a $7.628. Boleta de agua: de $3.539 a $6.528.

Considerando sólo el gasto en transporte detallado (muy mínimo y asociado a las necesidades estrictamente laborales) y tarifas de la vivienda, el salario indirecto mensual promedio asciende a $86.659. Para la canasta total del hogar “Tipo 2 – Clase Media Frágil”, los subsidios e transporte y tarifas se ubican en promedio en 15,3% del gasto mensual familiar (en un rango del 13% al 19% según tipo de transporte). Si se trata de un hogar con una canasta más elevada (“Tipo 1 – Medio Clase Media”) el subsidio es de 6,7% del gasto mensual.

Pero el cálculo no tuvo en cuenta solo tarifas y transporte. También se agregó el gasto que tienen las familias argentinas en salud y educación y los subsidios que hacen más leve el impacto en la economía doméstica.

Si uno de los hijos/as va a la escuela secundaria, la eliminación de la escuela pública gratuita supondría el pago de una cuota de no menos de $60 mil. Si otra hija/a estudia una carrera universitaria, como Medicina u Odontología, el costo mensual es de $300 mil.

Para el rubro salud, considerando que uno de los integrantes del hogar es adulto/a mayor, la cobertura de PAMI con medicamentos gratis supone un salario indirecto de $21.850 al mes. Si alguno de los integrantes padece diabetes, de tener que pagar el costo del tratamiento, este asciende a $561.600 mensual según datos del Ministerio de Salud de Buenos Aires.

Comentarios