Política

Jornada de lucha

Corte y acampe en el puente Rosario-Victoria para exigir la ley de humedales consensuada

Las jornadas de lucha comenzarán este sábado 17 de septiembre a las 14 y, en primera instancia, se sostendrán hasta el domingo 18, cuando se hará una asamblea para analizar los pasos a seguir en la lucha contra el ecocidio en el Delta del Paraná. Habrá movilización, actividades culturales y acampe


Foto: Mauro Passarini

Vivimos envueltos en una nube de humo tóxico. En la última semana, el aire de Rosario llegó a estar 30 veces más contaminado que lo que los valores máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud. El fuego en las islas del Delta del Paraná no para de extenderse y, frente a la falta de respuestas estatales, sólo queda la movilización popular. Este fin de semana se realizará un corte con acampe en el puente Rosario-Victoria para reclamar la sanción de la Ley de Humedales consensuada. Habrá una bicicleteada, movilización, actividades culturales, acampe y asamblea.

“Necesitamos ser miles este fin de semana en el puente. Lo disruptivo aparece cuando el cuerpo está en el territorio. Es fundamental que las cosas se discutan en redes sociales, que se comparta la información, que haya hashtags. Pero el cuerpo en el territorio termina fracturando la realidad, atraviesa el espacio y termina generando el lugar por el cual entra el pedido por la ley de humedales. Mientras más cuerpos, mientras más presencia física tengamos, más grande es el espacio que se abre para que la voz sea escuchada”, dijo a El Ciudadano Jésica Fernández Bruera, de la Multisectorial por los Humedales.

Este 17 y 18 de septiembre, el llamado es a sostener un corte con acampe en el puente Rosario-Victoria, en el marco de la Acción Plurinacional por los Humedales, de la que participan más de 470 organizaciones en todo el país. Se trata de una reprogramación: la movilización había sido convocada para los pasados 3 y 4 de septiembre, pero luego del ataque a la vicepresidenta se resolvió reprogramarlo por cuestiones de seguridad.

La nueva convocatoria es para este sábado 17 de septiembre desde las 14 en la cabecera del puente que conecta la provincia de Santa Fe con Entre Ríos. Desde allí, a las 15 partirá una marcha hasta la mitad del puente, donde se leerá un documento y se regresará a la cabecera. A partir de las 18 comenzarán las actividades por los humedales: habrá intervenciones artísticas, música, poesía y charlas. Por la noche se harán observaciones astronómicas, con clase incluida.

También hay una convocatoria a las 13 en el Barquito de Papel para pedalear hasta el puente.

“Recomendamos a los que asistan que lleguen al puente antes o después de la marcha para que nadie quede solo, por cuestiones de seguridad”, dijo Fernández Bruera.

“Recordá traer tu bolsa de dormir para bancar la noche”, dicen desde las organizaciones que convocan en redes sociales. Es que, a diferencia de los cortes anteriores, esta vez se hará un acampe durante toda la noche para sostener el corte hasta el domingo.

El domingo 18 de septiembre habrá una agenda de actividades desde las 8.30 hasta las 15, cuando re realizará una asamblea –como en cada movilización- para definir los pasos a seguir en la lucha contra el ecocidio y por el tratamiento de la Ley de Humedales en el Congreso.

Las actividades en el puente también serán de apoyo a las actividades de Paren de Fumigarnos, organización socioambiental que desde hace años denuncia los efectos de los agrotóxicos sobre los cuerpos y los ecosistemas, para quienes el 17 de septiembre es una jornada de lucha todos los años.

Poner el cuerpo

Se espera que la se este fin de semana sea de las movilizaciones más convocantes en defensa de los humedales. Lo de las quemas no es nuevo: hace tres años que la situación es constante pero en los últimos tres meses el abandono de esta parte del país por parte de los representantes de los tres poderes del Estado quedó de manifiesto. Esta semana, Rosario quedó envuelta en humo por jornadas enteras. No es la primera vez. Las fotos dejaron plasmadas imágenes distópicas y quizá hayan sido lo que puso el ojo de algunos funcionarios en lo que ocurre en Santa Fe y Entre Ríos.

En medio de un conflicto interjurisdiccional, en el que los representantes del pueblo paran de arrojarse unos a otros la pelota de la responsabilidad por el ecocidio, las quemas y la imposibilidad para contener el fuego o encontrar a los responsables de los incendios, hubo algunos sectores que empezaron a mostrar algún tipo de reacción.

El viernes de la semana pasada, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación, en un hecho inédito, abandonó sus oficinas de la ciudad de Buenos Aires para sesionar desde el Concejo Municipal de Rosario. La buena nueva es que el jueves próximo habrá un plenario de Comisiones –en conjunto con Agricultura y Presupuesto- para analizar los distintos proyectos de ley de humedales.

La llegada de los intendentes de Rosario y de otras localidades santafesinas afectadas por las quemas al Obelisco porteño para visibilizar el abandono por parte del Estado nacional quizá haya inclinado un poco la balanza en favor de que esas dos comisiones se dignen a legislar en materia de humedales, algo que vienen esquivando desde hace años.

Además, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad este jueves una moción para convocar al presidente y a sus ministros para que ejerzan sus funciones de gobierno desde Rosario.

“Hay mucha expectativa y como Multisectorial seguimos apoyando el proyecto del diputado Leonardo Grosso, que es el proyecto consensuado”, explicó Fernández Bruera. El proyecto al que hace referencia es el 75-D-2022, con respaldo de la comunidad científica y socioambiental, que perdió estado parlamentario en diciembre del año pasado.

“Somos muy cautelosas y cautelosos, porque entendemos que este es apenas un avance, que no solamente queda muchísimo por delante sino que, además, lo que tenemos que empezar a cuestionar en el fondo es el modelo productivo extractivista, no alcanza con la ley”, remarcó la militante. “Tenemos esperanza, nos alegra que después de tres años algo se haya movido, pero lamentamos que hayan pasado tres años. No es hora de aflojar sino todo lo contrario: es hora de insistir todavía más con la ley de humedales”, agregó Fernández Bruera.

Comentarios