El Hincha

Superliga

Confundido y desesperado: Newell’s tropezó en La Paternal

El equipo de Omar De Felipe no mostró nada y perdió sin atenuantes frente a Argentinos Juniors. Apenas un cabezazo de Fontanini y nada más. Poco, muy poco para un equipo que sigue sin rumbo y lleno de dudas.


Una tarde para el olvido. Brian Sarmiento casi ni tocó la pelota en otro partido espantoso. Foto: Dino Calvo

Volvió todo a la normalidad. A dar lástima. A exhibir únicamente confusión y desesperación. Sigue siendo un equipo que no tiene identidad y sin una pizca de rebeldía. Newell’s se reencontró con Newell’s. Con la derrota y las cabezas gachas. Con los reproches y la falta de ideas. Con esta cruda y triste realidad que amenaza con llevarse puesto a todos en el Parque de la Independencia.

El verdugo de turno fue un limitado pero práctico Argentinos Juniors, que con muy poquito le alcanzó para dejar sin nada a una Lepra que no juega absolutamente a nada.

Qué poco que duró el envión anímico que había significado la victoria 2-0 ante San Martín de San Juan. Un verdadero espejismo en medio de este desierto interminable de mediocridad que es el Rojinegro desde hace un largo tiempo.

¿Qué agregar de éste Newell’s que no se haya dicho antes? Los pibes del Bicho no se hicieron un festín simplemente porque no quisieron. Con poner la pelota al piso y tocar con criterio les bastó (y sobró) para superar con mucha autoridad 1-0 a un rival que jamás inquietó a lo largo de los 90 minutos.

Es penoso lo de la Lepra. La primera (y única) situación de riesgo fue en el arranque del segundo tiempo, cuando Fontanini metió un cabezazo muy al medio que el arquero Lucas Chávez sacó al córner. Eso fue todo.

El resto, lo de siempre: nada. Nada de nada. Ni de Torres, ni de Fértoli y muchísimo menos del impresentable de Sarmiento. El jugador “hincha” que si tuviera un poquito de dignidad tendría que pedir el cambio solito para dejarle la posibilidad a alguien que sí tenga ganas de dar una mano.

Pobre De Felippe… ¡en la que se metió! Porque el DT hizo lo lógico y buscó alternativas en el banco con Enzo Cabrera primero y Denis Rodríguez después. Santo remedio. No pasó nada de nada.

Nada. El equivalente a la seguridad que entrega el fondo leproso. La pifia de Evangelista en el gol del Bicho fue digna de un jugador amateur. Espantoso por donde se lo mire.

Perdió Newell’s y eso ya no es noticia. Tampoco lo poco que trasmite dentro de la cancha. Ni la capacidad de reacción o esa mínima muestra de amor propio ante la adversidad. Nada. Nada de nada.

El análisis en video de nuestro enviado especial: Franco Trillini

El resumen en video de la derrota de Newell’s


Las mejores fotos del traspié rojinegro

Si te gustó esta nota, compartila