Mundo

Cayó mito argentino

Confirman que Hitler murió en el búnker de Berlín en 1945

Investigadores franceses derrumbaron la hipótesis de que el führer estuvo viviendo en argentina


Adolf Hitler murió en 1945 en Berlín, después de beber cianuro y tras dispararse un balazo, confirmaron investigadores franceses que tuvieron acceso a los restos de la dentadura del dictador, que se conservan en Moscú.

“Los dientes son auténticos, no cabe duda. Nuestro estudio prueba que Hitler murió en 1945”, dijo a la AFP el profesor Philippe Charlier que, además, indicó: “Ya podemos parar todas las teorías conspirativa sobre Hitler”.

“No se fue a Argentina en un submarino, no está escondido en una base en la Antártida ni en el lado escuro de la Luna”, ironizó Charlier.

El estudio, del cual Charlier es el coautor junto a otros cuatro investigadores, fue publicado el viernes en la revista científica European Journal of Internal Medicine.

El análisis de la mala dentadura de Hitler y de varias piezas, no encontró ningún rastro de carne, ya que el dictador nazi era vegetariano, indicó Charlier.

En marzo y en julio de 2017 los servicios secretos rusos FSB y los archivos estatales rusos autorizaron a un equipo de científicos a examinar los huesos del dictador, por primera vez desde 1946, contó el experto.

El equipo francés pudo analizar un fragmento del cráneo que fue atribuido al Führer, que tenía un agujero en el lado izquierdo que probablemente fue provocado por el impacto de la bala.

Los científicos no pudieron tomar muestras de este fragmento.

La morfología del fragmento correspondía con las radiografías del cráneo de Hitler tomadas antes de su muerte, estimó el estudio.

Este estudio confirma la versión generalmente aceptada de que Hitler murió el 30 de abril de 1945 en su búnker de Berlín con su compañera Eva Braun, y además entrega nuevas informaciones sobre las causas exactas de su muerte, indicó Charlier.

“No sabíamos si había usado una cápsula de cianuro para matarse o una bala en la cabeza. Son muy probables ambos”, dijo.

El análisis de los dientes no encontró ningún rastro de pólvora, lo que indica que el revólver no entró en la boca y que más probablemente fue apuntado al cuello o a la frente.

Además, los depósitos azulados en sus piezas de dentadura postiza podrían indicar “que hubo una reacción entre el cianuro y la dentadura”, estimó el investigador.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios