Edición Impresa, Mundo

Chinchilla se encaminaba a ser la primera presidenta

Los sondeos otorgaban a la candidata oficialista costarricense la victoria en primera vuelta por más del 41%.

Chinchilla, de 50 años, del centroderechista Partido de Liberación Nacional (PLN).
Chinchilla, de 50 años, del centroderechista Partido de Liberación Nacional (PLN).

La primera vuelta electoral para designar al sucesor del actual presidente de Costa Rica, el premio Nobel de la paz Oscar Arias Sánchez, se desarrolló ayer con normalidad y al cierre de esta edición los sondeos daban la victoria a la candidata oficialista, Laura Chinchilla, quien tenía muchas probabilidades de consagrarse sin necesidad de una segunda vuelta como la primera mujer en llegar al poder en el país centroamericano.

Poco más de 2,8 millones de ciudadanos estaban habilitados para elegir al mandatario que asumirá el próximo 7 de mayo y gobernará por cuatro años el país más estable política y económicamente del continente americano. Además de presidente, los costarricenses debían elegir ayer dos vicepresidentes, 57 diputados y regidores (alcaldes) de 81 municipios.

A nivel nacional, los votantes optaban entre el continuismo oficialista o un cambio de rumbo hacia un gobierno más a la derecha. Para los candidatos, el reto más importante era vencer el abstencionismo de anteriores comicios. Las últimas encuestas atribuyeron a Chinchilla, del centroderechista Partido de Liberación Nacional (PLN), el 41,9 por ciento de intención de voto, suficiente para quedar consagrada ayer, ya que la Constitución establece un piso de 40 por ciento de los sufragios para ganar en la primera vuelta. Pero si ningún candidato alcanzara el porcentaje necesario para consagrarse, habrá una segunda vuelta en abril.

De los otros ocho candidatos a presidente, los mejor posicionados en las encuestas eran Otto Guevara, del derechista Movimiento Libertario (ML), con 22,9 por ciento, y Ottón Solís, del centroizquierdista Partido Acción Ciudadana (PAC), con 19,9 por ciento. Los demás postulantes fueron Luis Fishman (de Unidad Social Cristiana), Eugenio Trejos (del izquierdista Frente Amplio), el diputado no vidente Oscar López (de Accesibilidad sin Exclusión), Rolando Araya (de la Alianza Patriótica), Mayra González (del Partido Renovación Costarricense) y Walter Muñoz (de Integración Nacional).

Chinchilla, de 50 años, estaba anoche a un paso de convertirse en la primera mujer presidenta en la historia de Costa Rica.

Politóloga, casada en segundas nupcias con el español José María Rico, cuenta con experiencia de gobierno, ya que fue dos veces vicepresidenta de Oscar Arias Sánchez.

En la preferencia de los votantes le seguía Otto Guevara, populista de derecha al frente del Movimiento Libertario (ML), divorciado de 49 años. Guevara afirmó que en caso de ganar declarará la inseguridad como “emergencia nacional” e incluyó propuestas como acabar con los monopolios estatales, dolarizar la economía, fomentar la competitividad y aumentar impuestos.

Desde temprano, miles de ciudadanos acudieron a las urnas, en un ambiente alegre, con autos embanderados y haciendo sonar sus bocinas. 

“Es un día maravilloso”, dijo el presidente Arias Sánchez luego de emitir su voto y se manifestó “orgulloso” de que en Costa Rica “no hubo y nunca habrá un soldado con ametralladoras custodiando las urnas”.

“No me da nostalgia; es hora de que me vaya a descansar, a leer mis libros, a oír mi música”, expresó el mandatario, de 69 años, acerca del fin de su segundo mandato (también fue presidente entre 1986 y 1990).

Ganador del premio Nobel de la paz por sus esfuerzos para pacificar Centroamérica en los años 80, y reciente mediador en el conflicto en Honduras, la ley le impide a Arias Sánchez buscar la reelección, y aun cuando dejará el poder su influencia es incuestionable. El PLN, la fuerza dominante desde 1948, es un partido socialdemócrata, pero tildado de centroderecha por disidentes que abandonaron sus filas.

Comentarios