Edición Impresa, Policiales

Zona sudoeste

Certera puñalada en el corazón

Un joven de 27 años con problemas de adicciones y cuentas pendientes con la Justicia fue asesinado de un puntazo en el pecho y su cuerpo apareció en basural de Garibaldi al 6000. Una bronca reciente o alguien que resistió robo, las hipótesis.


Un muchacho de 27 años fue asesinado ayer por la mañana en la zona sudoeste, donde tuvo un encontronazo con alguien que le metió un puntazo a la altura del corazón. Según contaron fuentes del caso, la víctima, quien tenía dos pedidos de captura por delitos contra la propiedad privada, le había robado momentos antes a una pasajera de un colectivo. Sin embargo, los investigadores especulan con que el asesino pudo haber sido un vecino con quien el fallecido había tenido problemas el jueves por la tarde.

A Marcos Hernán Lezcano lo encontraron policías de la seccional 19ª a las 7 de la mañana de ayer. Estaba tirado en un basural de Garibaldi al 6000, en su intersección con Garzón. Cuando los uniformados llegaron al lugar, el muchacho de 27 años ya estaba muerto.

Según lo que contaron voceros oficiales, Marcos murió por una puñalada que se le incrustó en el lateral del tórax, a la altura de la tetilla izquierda. Junto al cuerpo los pesquisas encontraron una réplica de un arma de fuego, una mochila azul, un celular color rosa y una tarjeta de débito a nombre de una mujer.

Poco después del hallazgo del cadáver se presentó en la escena del crimen la concubina de la víctima y fue entrevistada por el fiscal de Homicidios Dolosos Rafael Coria, quien tiene a su cargo el esclarecimiento del hecho. En base a estas declaraciones los pesquisas pudieron establecer dos hipótesis sobre las motivaciones del crimen.

La pelea en el barrio

El jueves por la tarde la novia de Lezcano tuvo un encontronazo con una vecina. Según lo que contaron fuentes del caso, las mujeres se gritaron fuerte y se tomaron a golpes de puño. El entredicho se resolvió cuando Marcos apareció en escena y le pegó a la contrincante de su pareja. Una de las teorías que manejan los pesquisas es que la muerte del muchacho esté relacionada con esta pelea y que el matador sea el novio de la mujer a la que él golpeó, quien había prometido vengarse.

El raíd delictivo

De acuerdo con lo que pudieron establecer los investigadores, en base a una serie de pruebas encontradas en la escena del crimen, Marcos, minutos antes de ser ultimado, protagonizó un robo. El muchacho subió a un colectivo de la línea 110 y, luego de forcejear, le sacó varias pertenencias a una pasajera. Estos objetos serían los encontrados junto al cuerpo de Lezcano en el descampado de Garibaldi al 6000. A su vez, la pareja del joven aseguró que tenía problemas con drogas y que solía robar para comprar estupefacientes. Por ello, los pesquisas tampoco descartaban que el homicida haya sido una persona que se resistió a ser robada por el muchacho.

Con captura y condena

Cuando los investigadores constataron su identidad se dieron cuenta que sobre él pesaban dos pedidos de captura. Fue condenado en diciembre de 2011 por el Juzgado de Sentencia 8ª a 4 años y medio de cárcel por robo calificado. Lezcano pasó el proceso legal en libertad y nunca se presentó ante la Justicia para cumplir con su pena, dijeron voceros del caso. También era buscado desde octubre del año pasado por el Juzgado de Sentencia 4ª, ya que estaba procesado por otro robo.

Comentarios