Política

Orquestado con Bolsonaro y militares

Cerimedo, hombre clave en la comunicación de Milei, es investigado en Brasil por el intento de golpe

La Justicia de Brasil ubicó al director de La Derecha Diario, órgano no oficial del mileismo, adentro de "una organización criminal" que usó "milicias digitales" para difundir información falsa e intentar romper el orden democrático en el país vecino


Ari Lijalad/El Destape

Fernando Cerimedo, asesor de Javier Milei durante la campaña y uno de sus más leales consejeros y defensores públicos, es investigado por la Justicia brasileña por su participación en el intento de golpe de Estado que comenzó a orquestar Jair Bolsonaro contra Luiz Inácio Lula da Silva aún antes de asumir su mandato. Cerimedo, que trabajó con Bolsonaro y luego con Milei, aparece como miembro de “una organización criminal” que generaba desinformación y noticias falsas para desacreditar al sistema electoral y fomentar un levantamiento de las Fuerzas Armadas y la Policía que evitara el triunfo electoral de Lula y, luego, su asunción.

“Soy un héroe para medio país. Me llaman el argentino más amado de Brasil”, afirmaba Cerimedo y ahora aparece en el medio de esta investigación. Ya había indicios. Lula ganó el ballotage contra Bolsonaro el 30 de octubre de 2022. Pocos días después, el 11 de diciembre, Cerimedo publicó un largo video en Youtube en el que denunciaba fraude en el triunfo de Lula sin ningún tipo de pruebas. Fue un impulsor clave de la insurrección violenta del 8 de enero de 2023 -a solo una semana de la asunción presidencial de Lula-, cuando fueron atacadas las sedes de los tres poderes del Estado. Poco más de un año después, la Justicia brasileña ubica a Cerimedo dentro de “la organización criminal” liderada por Bolsonaro para intentar dar un golpe de Estado e impedir la reasunción de Lula. Dedica un capítulo clave a sus maniobras para manipular la opinión pública a través de noticias falsas y todo orquestado y coordinado con sectores militares dispuestos a atentar contra el orden democrático en Brasil.

El Destape accedió a un escrito firmado por Alexandre de Moraes, uno de los integrantes de la corte suprema de Brasil, donde consta el rol de este hombre de Milei. Cerimedo, de extrema cercanía al presidente argentino, aparece mencionado varias veces en este expediente que se inició a partir de la detención y posterior confesión del teniente coronel Mauro Cesar Barbosa Cid, mano derecha de Bolsonaro. Este hombre no sólo contó cosas sino que entregó su celular y su computadora, donde consta abundante material sobre cómo Bolsonaro organizó un golpe de Estado. E indica que Cerimedo, hombre de Milei, fue parte de la conspiración.

La investigación que llevó adelante la Policía Federal brasileña se centra en una “operación de núcleos y cuyos desarrollos volvieron a difundir la narrativa de fraude en las elecciones presidenciales”, todo “con el fin de permitir y, eventualmente legitimar una intervención por parte del Fuerzas Armadas, con la abolición violenta del Estado Democrático de Derecho, en dinámica de una verdadera milicia digital, similar al procedimiento ya adoptada por la autodenominada GDO (oficina del odio)”. En esas “milicias digitales” es donde entra el rol del mileísta Cerimedo.

El material con el que dispone la Justicia brasileña da cuenta de una organización criminal que con cinco ejes de actuación:

  1. Ataques virtuales a opositores
  2. Ataques a las instituciones, al sistema electrónico de votación y a la integridad del proceso electoral
  3. Intento de golpe de Estado y de abolición violenta del Estado Democrático de Derecho
  4. Ataques a las vacunas contra la Covid-19 y a las medidas sanitarias durante la pandemia
  5. Uso de la estructura del Estado para obtener ventajas

Cerimedo, que hizo un gran aporte en especia a la campaña de Milei y hoy oficia de vocero extra desde su portal La Derecha Diario, fue clave para el eje 2.

Para la Policía Federal brasileña hubo varios “núcleos de actuación del grupo criminal existentes y activos para operacionalizar medidas para (a) desacreditar el proceso electoral, (b) planificar y ejecutar el golpe de Estado y (c) abolir el Estado Democrático de Derecho; con el propósito de mantener y perpetuar a su grupo en el poder, y con la característica de interconexión entre ellos, ya que algunos investigados participaron en más de una tarea, colaborando en varios núcleos de manera simultánea y coordinada”.

El asesor de Milei, Cerimedo, aparece en el “Núcleo de Desinformación y Ataques al Sistema Electoral” junto a Barbosa Cid, el ministro de Justicia bolsonarista Anderson Torres, el empresario de tecnología Eder Lindsay Magalhaes, el teniente coronel Sérgio Ricardo Cavaliere de Medeiros y el asesor de Bolsonaro Tércio Amaud Tomaz, entre otros.

La investigación detalla el funcionamiento de este grupo al que pertenecía Cerimedo: “Forma de actuación: producción, divulgación y amplificación de noticias falsas sobre la transparencia de las elecciones presidenciales de 2022 con el fin de estimular a los seguidores a permanecer frente a cuarteles e instalaciones de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de crear el ambiente propicio para el golpe de Estado”

Este núcleo de desinformación y ataques al sistema electoral estaba vinculados a otros como el de “Incitar militares a adherir al Golpe de Estado”, el “Jurídico”, el “Operacional de apoyo a acciones golpistas”, el de “Inteligencia paralela” y el de “Oficiales de Alta Patente con Influencia y Apoyo a Otros Núcleos”.

Era pública la intención de Bolsonaro de instalar que hubo fraude en las elecciones que él mismo sabía que iba a perder. Pero esta investigación cuenta además con un material inédito de reuniones en las que Bolsonaro organiza estas maniobras. Para la Policía Federal brasilera esta organización actuó a través de “milicias digitales”.

“La Policía Federal -dice el escrito judicial- indica además que la actuación del grupo se intensificó después del segundo turno de las elecciones presidenciales, utilizando la metodología desarrollada por la milicia digital para difundir a través de múltiples canales la idea de que las elecciones presidenciales fueron fraudulentas, alentando a sus seguidores a ‘resistir’ frente a cuarteles e instalaciones de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de crear un ambiente propicio para un Golpe de Estado, una vez más circulando estudios e investigaciones de contenido no verídico”. Cerimedo fue clave para esto, ya que hizo una larga transmisión vía Youtube con informes sobre supuesto fraude electoral.

“La investigación demostró que los investigados, desde el final del segundo turno de las elecciones presidenciales, pusieron en marcha un plan para subvertir el Estado Democrático de Derecho, con el objetivo de impedir la toma de posesión del gobierno legítimamente elegido, manteniendo al entonces Presidente JAIR BOLSONARO en el poder (…) La expectativa de los investigados de tener éxito en esta empresa criminal continuó durante el mes de diciembre, e incluso se prolongó hasta enero de 2023, ya durante el mandato del actual Presidente de la República, especialmente cuando se desencadenaron los actos golpistas del 8 de enero de 2023”, sostiene el escrito donde queda involucrado Cerimedo como parte de esta organización criminal.

¿Cuál era el rol del “Núcleo de desinformación y ataques al sistema electoral” donde reportaba Cerimedo? La investigación detalla: “El grupo habría actuado prioritariamente en la producción, divulgación y amplificación de noticias falsas y ‘estudios’ sobre la falta de transparencia de las elecciones presidenciales de 2022, así como sobre presuntos registros de votos después del horario oficial e inconsistencias en el código fuente, con el propósito de estimular a los seguidores a permanecer en frente de cuarteles e instalaciones de las Fuerzas Armadas, con la intención de crear un ambiente propicio para la ejecución de un golpe de Estado”. Es exactamente lo que hizo Cerimedo a través de Youtube.

“La investigación también indica que las medidas dirigidas a la propagación de desinformación y noticias fraudulentas para generar descrédito del sistema electoral contaron con la acción coordinada por parte del grupo criminal para un amplio uso de mecanismos de influencia digital en la proliferación de ataques a la Justicia Electoral, mediante el uso de sus milicias digitales”, dice el escrito, para luego enumerar y detallar las intervenciones de Cerimedo.

Antes, vinculado al rol de Cerimedo, la investigación señala que Barbosa Cid recibió de parte del teniente coronal Hélio Ferreira Lima un documento en inglés titulado “2022 first round brazilian elections vulnberability analysis report” y otro llamado “fraude nas Urnas 2022”. ¿Que tiene que ver con Cerimedo? Que usó los mismos argumentos que esos documentos.

“El episodio que involucra a FERNANDO CERIMEDO -dice el escrito judicial-, con la divulgación en una transmisión en vivo de noticias fraudulentas sobre una supuesta investigación sobre las elecciones brasileñas y la constatación de disparidades entre la distribución de votos en las urnas electrónicas más nuevas y más antiguas (que implicarían anomalías favorables al candidato número 13 en las urnas fabricadas antes del año 2020) es un ejemplo de tal estrategia ilícita y antidemocrática”. El mismo documento dice que “como señala la autoridad policial, FERNANDO CERIMEDO utilizó los mismos argumentos falsos creados por hackers, mencionados en una conversación entre MAURO CID y SÉRGIO RICARDO CAVALIERE DE MEDEIROS”.

De hecho la investigación encontró que Tércio Arnaud Tomaz, asesor de Bolsonaro, le envió a Barbosa Cid la presentación de Cerimedo “para facilitar la difusión de estas noticias fraudulentas y amplificar la desinformación ilícita”. Ese video de Cerimedo, según la investigación, también circuló entre Barbosa Cid, mano derecha de Bolsonaro, y el teniente coronel Guilherme Marques Almeida, a cargo de Comando de Operaciones Terrestres de Ejército y que decía que con esto el fraude estaba comprobado y, como consta en la investigación, decía “¡se acabó para Lula!”

“Según la autoridad policial, la investigación también indicó la existencia de una relación entre el Mayor de la reserva ÂNGELO MARTINS DENICOLI y FERNANDO CERIMEDO, en el sentido de difundir desinformación sobre el proceso electoral brasileño”, agrega el escrito judicial al que accedió El Destape. También que Barbosa Cid contactó a Cerimedo con Paulo Renato de Oliveira, por entonces ministro de Defensa de Bolsonaro.

La investigación también ubica a Cerimedo como el creador de un Google Drive con una carpeta que “habría sido alimentada con archivos de autoría del Mayor ANGELO MARTINS DENICOLI. Los archivos estarían relacionados con la difusión de información falsa sobre las urnas electrónicas, lo que evidencia el vínculo entre el contenido abordado en la transmisión en vivo realizada por el argentino y el grupo actualmente investigado”.

El documento judicial es claro: “Según la Policía Federal, todo el panorama expuesto apunta a la acción coordinada de los miembros del grupo delictivo para amplificar las falsas narrativas que construyeron y replicaron sobre el sistema electoral brasileño, estando debidamente probada la relación mantenida entre FERNANDO CERIMEDO y ANGELO MARTINS DENICOLI y EDER BALBINO, en la dinámica de división de tareas establecida para ese fin”.

Comentarios