El Hincha

Superliga

Central resistió el embate de Huracán y ganó un partidazo

El equipo de Fernández se quedó con un partido bravo en el que pasó por todos los estadíos.


Central tuvo una buena puesta en escena en el primer tiempo, pero no en el complemento. Tal es así que hasta estuvo en riesgo el resultado por un error individual. Pero con lo hecho en la primera parte le alcanzó para quedarse con la victoria. El equipo de Fernández continúa con la matemática a su favor. La efectividad canalla es para destacar y en el Ducó se quedó con un triunfazo que le permite pensar en que llegar al objetivo es posible.

Arrancó mejor Central. Ante la llamativa pasividad de Huracán, y desde la movilidad de Gil en el mediocampo, el Canalla manejó la pelota durante los primeros minutos. Y a los 8 aplicó la fórmula más efectiva de este ciclo, el juego aéreo. Esta vez ni fue en jugada de pelota detenida. El Pachi Carrizo desbordó por izquierda y lanzó un centro de zurda que Zampedri conectó de cabeza al gol por el segundo palo.

Abajo en el marcador, el Globo reaccionó, despertó. Pero lo hizo sin demasiadas ideas. A partir del empuje de Damonte y algún chispazo del intermitente Pussetto, no más que eso. Así, salvo algún centro que cayó en las inmediaciones de Ledesma, el local no generó situaciones claras para llegar al empate.

Para colmo, en una contra fulminante, cuando terminaba el primer tiempo, Central llegó al segundo. Ledesma, en su mejor intervención del primer tiempo, salvó el gol ante Nervo. Y en la salida de esa acción, Herrera culminó un contragolpe preciso, que comandaron entre Zampedri, Gil y Carrizo.

Así, a partir de la precisión de Carrizo en el último pase y de la efectividad de sus delanteros, el Canalla se fue al descanso con una importante ventaja de dos goles sobre un Huracán que dejó el terreno confundido.

Para el complemento, Alfaro apostó por el ingreso del delantero Coniglio en lugar de un volante ofensivo, Pato Toranzo. ¿La intención? Que Chávez tuviera más compañía en ataque. Y a esa idea, el DT la acompañó con el adelantamiento del equipo, en bloque, para tratar de jugar más tiempo en campo canalla.

Y, con el correr de los minutos, Huracán fue consiguiendo su objetivo. Con Pussetto como arma principal, el local inició el asedio. Primero descontó Damonte, a los 18, tras asistencia del ex Rafaela. Y, a los 25, tras expulsión de Martínez por mano intencional para evitar un gol, dispuso de un penal que desperdició Coniglio, rematando por arriba del travesaño.

Con uno menos, el Canalla se preparó para resistir. Y Huracán fue con todo por el empate. Pero no le alcanzó.

El ciclo de Fernández es altamente positivo. Su equipo sumó su quinta victoria en siete juegos. La matemática le da la razón, el fútbol está en veremos…

Si te gustó esta nota, compartila