El Hincha, Rosario Central

Copa Liga Profesional

Central fue pura contundencia una vez más y goleó a Central Córdoba en Santiago


Foto Prensa Rosario Central

Buen partido y mejor resultado. Central le ganó a Central Córdoba de Santiago del Estero 4 a 2 y ratificó así lo que había conseguido el miércoles en el Gigante ante Arsenal. El equipo del Kily alcanzó las siete unidades tras los tres encuentros que se jugó en una semana. Volvió a ganar como visitante después de más de 15 partidos, se despegó del fondo de la tabla y quedó a un triunfo de ponerse en zona de clasificación a Sudamericana.

El Canalla volvió a sumar de a tres como lo hizo días atrás. Demostró un nivel alto en varios de sus futbolistas y colectivamente mostró un juego interesante ante el conjunto de Gustavo Coleoni.

Central fue efectivo en su excursión a Santiago del Estero y consiguió el segundo triunfo de manera consecutiva. Y otra vez anotó cuatro golees. En el Canalla hubo buenos rendimientos individuales que le dieron una mejor forma al equipo.

Y el resultado fue una sólida actuación en el Madre de Ciudades. El Canalla jugó bien en todas las líneas, fue sólido en defensa (más allá de los dos goles que le convirtieron), dio lucha y tuvo juego con sus mediocampistas y los atacantes fueron piezas fundamentales durante casi todo el partido, en especial Marco Ruben, quien marcó por duplicado.

En la primera parte el rival contó con algunas situaciones de gol claras, pero siempre chocó con un sólido Fatura Broun. En cambio, las que generó Central fueron letales para los locales: primero fue Ávila de cabeza y luego Ruben entrando como centrodelantero, que pudieron doblegar a Rigamonti. El Canalla fue más efectivo que Central Córdoba y por eso se fue al descanso arriba por diferencia de dos.

Tras el descanso, Coleoni lo mandó a Latanzio a jugar y el ferroviario mejoró. Así llegó rápidamente al descuento de la mano de Giménez, quien aprovechó un rebote al medio que dio Broun y marcó el gol. Central no se vio golpeado por el tanto y tuvo dos jugadas claves para ampliar la ventaja, pero las mismas fueron desactivadas por Rigamonti.

Los minutos fueron pasando, el partido se quebró y la mitad de la cancha fue un canal de paso para los dos equipos. Hubo un momento trascendente en el partido y fue cuando Maciel vio la segunda amarilla y de ese tiro libre que ejecutó de buena manera Blanco llegó el gol de Almada. El partido parecía terminar allí; sin embargo, Ribas escribió la ley del ex y el rival se puso en encuentro otra vez, a cinco del final. Pero nuevamente en el equipo del Kily apareció Ruben, para liquidar el juego.

Central volvió a ganar. Demostró una vez más, como lo había hecho en los dos primeros juegos de la semana, que es un equipo serio y que está decido a ir por el pelotón de arriba. Encima, en su excursión a Santiago, logró reencontrarse con los tres puntos fuera del Gigante. Un cierre de semana ideal.

Comentarios