Ciudad, Edición Impresa

Cayeron casi 90 milímetros y hubo anegamientos

Cuadrillas de Defensa Civil estaban en alerta en Nuevo Alberdi y en la zona de Cortada Mangrullo Temporal sobre medio país

Los 87 milímetros caídos en pocas horas pusieron en alerta a Defensa Civil, que montó guardia en puntos críticos de la ciudad. (Foto: Sofía Korol)
Los 87 milímetros caídos en pocas horas pusieron en alerta a Defensa Civil, que montó guardia en puntos críticos de la ciudad. (Foto: Sofía Korol)

El calor hacía desear a más de un rosarino al mediodía de ayer que una lluvia atenuará el infierno. Y la lluvia llegó y fue más que intensa. En poco menos de tres horas, desde las 12.15 y hasta las 15, cayeron 87 milímetros, según el área del Servicio Meteorológico Nacional ubicada en el Aeropuerto Internacional Rosario.
Como suele ocurrir en estos casos, decenas de calles quedaron anegadas y rápidamente, tal cual lo establecen los protocolos para casos de emergencia, desde Defensa Civil de la Municipalidad se comenzó a monitorear las zonas consideradas críticas.
En tal sentido, el coordinador de la Junta Municipal de Defensa Civil, Raúl Rainone, precisó a El Ciudadano, cuando caía la tarde de ayer, que “no se registraron desbordes en Nuevo Alberdi”, en la zona norte de la ciudad, aunque mencionó que se estaba en alerta, controlando la evolución del canal Ibarlucea, dado que el agua que baja de los campos llega varias horas después.
Igualmente consignó que “no hay casas anegadas”, aunque personal de la Central de Operaciones de Emergencia permanecía en el lugar ante cualquier eventualidad.
También se trabajaba en la zona de la cortada Mangrullo, en el extremo sur de la ciudad, en barrio Saladillo, donde se colocaron bombas de desagote para evacuar el agua acumulada por la lluvia que cayó en muy poco tiempo.
En tanto, otros sitios de la ciudad sufrieron las consecuencias de la fuerte caída de agua en pocos minutos. Por mencionar sólo algunos ejemplos, la calle Crespo a la altura de San Juan se había transformado en un caudaloso arroyo; situación similar se registraba en Vera Mujica entre San Juan y San Luis, donde los vecinos para evitar que con el paso de vehículos el agua ingresara a sus domicilios cruzaron camionetas en dicha intersección.
También otro lugar que suele sufrir anegamientos se vio afectado: la intersección de las avenidas Alberdi y Portugal. De igual modo el sector de calle Santa Fe, en las inmediaciones de la Estación Terminal de Ómnibus Mariano Moreno.
El agua también afectó a calles del barrio Empalme Graneros, donde en más de un caso el agua ingresó a las viviendas.
El titular de Defensa Civil, indicó que “fue mucha el agua que cayó en pocos minutos, por lo que los desagües pluviales no dieron abasto”.
Cayeron asimismo algunos árboles y ramas de gran magnitud en distintos sectores de la ciudad. En tal sentido, las que interrumpían el tránsito fueron retiradas por cuadrillas de la Municipalidad.
Igualmente y en el marco de la tarea para desobstruir bocas de tormenta, equipos de las empresas concesionarias del servicio de recolección de residuos, Cliba y Lime y de la estatal Aguas Santafesinas (Assa), trabajaron en varios sectores de la ciudad. Más modestamente con palos, alguna pala u otro elemento improvisado los propios vecinos procuraron en muchos casos destapar los sumideros, dado que en la mayoría de los casos se acumulaban botellas de plástico que impedían el normal fluir del agua.
Si bien desde la Empresa Provincial de la Energía no se suministraron datos oficiales, a partir de diversos llamados de vecinos a medios de comunicación se pudo establecer que en numerosas zonas de la ciudad se registraron cortes en el suministro de energía eléctrica, como en San Martín y Mendoza, Italia entre 9 de Julio y Zeballos, avenida Provincias Unidas al 2100, Presidente Roca y Mendoza, Alvear y avenida Rivadavia y Ayolas al 500.
Por otra parte, denunciaron vecinos la caída de un cable de energía eléctrica en Solís y Viamonte.
Al cierre de esta edición, con intermitencias la lluvia seguía cayendo sobre la ciudad y el Servicio Meteorológico Nacional pronosticaba para la mañana de hoy inestable con probables precipitaciones y mejorando para la tarde.

En Capital, 44 milímetros en 20 minutos

Dos personas murieron y al menos diez recibieron heridas de distinta consideración en una serie de accidentes de tránsito, derrumbes,  y desmoronamientos ocurridos en el marco del fuerte temporal de viento y lluvia que se registró en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. El diluvio sobre Buenos Aires alcanzó 44 milímetros en 20 minutos de precipitación, con fuertes vientos de hasta 60 kilómetros por hora, y dejó barrios anegados y varios vehículos destruidos por caída de árboles sobre ellos.
Hubo al menos siete accidentes de tránsito, uno de ellos con el saldo fatal de dos muertos. Este choque se produjo en la ruta 8, a la altura de Pilar, cuando, en medio del temporal, dos autos que viajaban en el mismo sentido chocaron.
En el barrio de Boedo, Defensa Civil obtuvo una medición de 44 milímetros en 20 minutos de precipitación, con vientos de 59 kilómetros por hora, una marca poco común para los porteños.
De acuerdo a los monitoreos, la marca registró 27 milímetros en el barrio de Coghlan, 23 milímetros en Reserva Ecológica –sobre el Río de la Plata– y 19 en Villa Ortúzar, donde se registaron vientos de 51 kilómetros por hora.
Aunque anoche Defensa Civil había informado que todas las vías estaban transitables, durante la jornada el agua había obligado al cierre de varias calles.
En el barrio de Mataderos, la Guardia de Auxilio y el sistema de emergencias local, el Same, debieron atender a seis personas que resultaron heridas en un derrumbe.
Vialidad Nacional informó además que se produjo un choque múltiple de siete vehículos en la avenida Panamericana a la altura de Florida, partido de Vicente López, por la nula visibilidad que produjo de golpe la tempestad. El siniestro vial dejó un saldo de dos heridos –que anoche estaban fuera de peligro– y dejó interrumpidos dos carriles de la autopista, con lo cual se agregaron demoras y colas de automóviles a la situación provocada por la tormenta.

Cerati tuvo que esperar

El recital que Gustavo Cerati iba a realizar ayer en el club Ciudad de Buenos Aires fue postergado a causa del fuerte temporal de vientos y lluvias que cayó sobre la ciudad, y por eso pasará a hoy a las 20, informaron fuentes de la organización del evento. El ex Soda Stereo tenía previsto presentar su disco “Fuerza Natural”, su quinta placa solista, en el predio en el club de la zona norte de Capital. Antes de este show, Cerati comenzó de manera exitosa la gira presentación del álbum en México, Chile y Uruguay ante más de 55.000 personas.

Comentarios