Edición Impresa, País

Caso María Soledad: Luque obtuvo libertad condicional

La Justicia lo benefició por su buena conducta. El condenado cumplió sólo 14 de los 21 años de prisión.

Guillermo Luque, de 44 años, condenado por el homicidio y violación de María Soledad Morales, ocurrido en Catamarca en 1990, fue beneficiado ayer con la libertad condicional, tras haber cumplido dos tercios de la condena de 21 años de prisión. Para Ada Morales, madre de la víctima, fue un día negro aunque dijo que será respetuosa, a pesar de su inmenso dolor, ya que cree “en la Justicia de Dios”. Por su parte, Luque, expresó al salir del juzgado: “Fui un inocente que estuvo preso todos estos años”.

La libertad condicional había sido requerida hace dos meses por el abogado de Luque a la jueza de Ejecución Penal Alicia Elizabeth Cabanillas y le fue otorgada un día después de que cumpliera 14 de los 21 años de prisión a los que fue condenado por el delito de violación seguida de muerte.

Si bien desde 2003 Luque gozaba del beneficio de salidas transitorias para trabajar en una escribanía, con la resolución de ayer queda habilitado para no regresar al penal de la capital catamarqueña.

“Déjenme ir para reencontrarme con mis afectos, mis hijos y mi familia”, expresó Luque a los periodistas que lo guardaban al salir del edificio judicial. Luque tiene dos hijos, pero se separó de su esposa que lo acompañó durante los seis meses que duró el juicio en el que resultó condenado por los jueces Santiago Olmedo, Edgardo Álvarez y Jorge Álvarez Morales.

El condenado llegó ayer pasadas las 11.30 a los tribunales en compañía de su defensor, Oscar Romero, quien fue el primero en dar a conocer a la prensa la decisión de la jueza.

“A Guillermo Luque se le concedió la libertad condicional por haber cumplido con todos los requisitos establecidos por ley y haber demostrado una excelente conducta en el penal”, expresó Romero.

El abogado dijo desconocer si Luque seguirá en la provincia, aunque destacó que por hallarse bajo libertad condicional debe cumplir una serie de requisitos.

Al ser consultado por periodistas sobre si tomará contacto con la familia Morales, el propio Luque respondió: “¿Por qué lo tendría que hacer?”.

En tanto, el letrado sostuvo poco antes, en un reportaje a una radio catamarqueña, que su cliente “fue respetuoso durante 14 años de lo que le impuso la ley”.

“Ahora debemos ser respetuosos del derecho de libertad que le asiste; hoy Guillermo Luque es un hombre aplomado y tranquilo, con una familia constituida, es otra persona, fundamentalmente por la madurez que le dan los años y por la experiencia de vida”, agregó.

Cabe recordar que en el mismo fallo del 27 de febrero de 1998, que condenó a Luque,  también fue sentenciado  Luis Tula a 9 años de prisión por “entregar” a la chica. Tula goza de libertad condicional desde 2003.

Tras la decisión judicial, Ada Morales, madre de María Soledad. “Espero no encontrarme con ninguno porque eso sería para mí como otra puñalada”, dijo entre lágrimas, ante las cámaras de TV.  “Lo que más me duele es que todavía no tengan arrepentimiento alguno”, reprochó y añadió: “Luché tantos años para que ahora ya estén libres los dos. La sensación sólo de verlos ya me volvería a lastimar”. La mujer ya había dicho que a pesar de la legalidad de la medida “va a quedar libre un asesino”.

Comentarios