El Hincha

Ella sólo quiere jugar

Caso Candelaria: la Provincia apoya el reclamo

La Subsecretaría de Políticas de Género del gobierno de Santa Fe intervino en el caso de discriminación. A la menor no la dejaron participar de la Liga Casildense de Fútbol junto a sus compañeros varones


Desde siempre al fútbol estuvo relacionado con el universo de “lo masculino”. Las mujeres eran meras espectadoras u objetos acompañantes de ellos: los dueños de la pelota. Sin embargo, frente a este panorama de exclusión, muchas decidieron no dejar de lado la pasión y la ilusión de jugar al fútbol. El movimiento de mujeres, paso a paso, va conquistando derechos que fueron históricamente negados y llegando a espacios que eran “sólo para ellos”, rompiendo con los estereotipos. El fútbol, es uno de ellos. El juego y el deporte deben aportar a la inclusión y al fomento de sociedades libres de violencias, algo que no se condice con la actitud tomada por la Liga Casildense de Fútbol.

La historia de Candelaria, la niña de 7 años a la que no la dejaron jugar al fútbol junto a varones, es similar a la de cientos de niñas que sólo quieren jugar a la pelota y que muchas veces tienen que dejar de hacerlo, pero tomó revuelo gracias a su mamá, que decidió hacerlo público. Y además de interpelar, la esperanza de que se revea la situación es hoy mayor.

La Subsecretaría de Políticas de Género del gobierno de Santa Fe decidió intervenir frente a la discriminación de la Liga Casildense de Fútbol que no habilitó a jugar de forma reglamentaria a las niñas que lo venían haciendo con sus compañeros varones.

La menor practica el deporte en el club Huracán de Chabás en la categoría 2010, donde comparte plantel con sus compañeros varones. El problema surgió cuando intentó competir en la Liga Casildense, ya que una resolución del órgano ejecutivo indica que las niñas no pueden participar en esas divisiones inferiores. Desde 2017, los dirigentes de la Liga decidieron que las nenas que jugaban en las categorías de AFIZ junto a sus compañeros varones están imposibilitadas de hacerlo de forma reglamentaria. Lo que no está claro es el porqué de la reglamentación que es, por lo menos, discriminatoria.

Ahora, la Subsecretaría de Género intervino frente a esta situación de discriminación por su condición de género y se comunicaron con la familia de la menor para ponerse a disposición. “Es una situación que vulnera los derechos elementales de las personas, y de las mujeres y niñas en particular, reconocidos y protegidos por la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”, expresaron a través de un comunicado publicado en el Facebook del organismo estatal.

 

Además, ofrecieron los recursos técnicos de esta institución pública a cargo de Gabriela Sosa, para acompañarla a Candelaria y a todas las nenas que se encuentren en situaciones similares.

También solicitarán a la Liga Casildense de Fútbol, acompañando el pedido de la madre de la menor, que revea la decisión ya que va en contra de todos los avances logrados por las mujeres en la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios