Ciudad, Edición Impresa

Carne: desacuerdo en discusión salarial

El sindicato pide un aumento del 30% que fue rechazado por la patronal.

La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus derivados comenzó a tener una serie de reuniones con los empresarios nucleados en las cámaras frigoríficas para discutir incrementos salariales. El acuerdo entre las partes está más que lejos, ya que mientras desde el sindicato reclaman una cifra que ronda el 30 por ciento de incremento en los sueldos, los representantes de la patronal están ofreciendo un número cercano al 10 por ciento, algo que fue rechazado de plano por los trabajadores. Así las cosas, el diálogo comenzó sin mayor acercamiento, algo que pone en alerta a los 10 mil empleados que tiene el sector en la provincia, quienes ya amenazan con medidas de fuerza en caso de no llegarse a un acuerdo en el corto plazo.

El secretario general del sindicato de la carne, José Fantini, calificó como “insuficiente” la oferta presentada por los empresarios, a la vez que los acusó de “intransigentes”. “La realidad del sector permite que den una respuesta favorable a nuestro pedido en virtud del muy buen año 2009 que han tenido las plantas frigoríficas. Si mantienen esta postura no descartamos medidas de fuerza en el corto plazo. Los problemas que enfrentan en estos días son transitorios”, agregó.

Con respecto a las negociaciones paritarias que corresponden a los trabajadores de las plantas faenadoras, el gremialista informó que el próximo miércoles la junta directiva de la federación analizará los pasos a seguir. “Esperamos que exista un diálogo coherente entre las partes y que podamos llegar a un acuerdo que permita a los trabajadores mejorar su calidad de vida y recomponer su poder adquisitivo”, destacó.

Al mismo tiempo, el dirigente dejó entrever que habrá medidas de protesta si los empresarios siguen “dilatando la negociación y no dan cuenta del legítimo reclamo de los trabajadores”.

Por su parte, el secretario de Organización de la federación, Carlos Molinares, comentó que un trabajador de la carne “está cobrando unos 11 pesos la hora, esto es sumando los 400 pesos no remunerativos que figuran en los recibos de sueldo”. “En definitiva estamos hablando de una escala salarial que arranca en 2.200 pesos para alguien que recién se inicia siempre y cuando cumpla con 200 horas mensuales, algo que por la falta de faena no está ocurriendo y nos coloca más o menos en las 180 horas trabajadas por mes por compañero. Y lo que ellos nos ofrecieron ahora es un incremento salarial que ronda el 10 por ciento, un número muy bajo por la realidad que enfrentamos cotidianamente”, añadió.

Consultado sobre si la suba de la carne no le estaba dejando un mejor margen de ganancia a los frigoríficos, Molinares fue categórico: “Ellos vienen de un buen año 2009 donde han mantenido un buen margen de ganancia. Y ahora, si  aumentó el precio de la carne  van a aumentar su rentabilidad. Si bien se quejan ahora de que hay faltante de hacienda, algo que en algunos casos es real más que nada por las inundaciones provocadas por las constantes lluvias en algunos sectores, esto es algo momentáneo”

Sobre la situación del mercado frigorífico en la provincia de Santa Fe, el dirigente comentó que al igual que en otros lugares del país se vienen registrando reducciones en las jornadas de trabajo.

“Somos conscientes de eso y sabemos lo que significa. Son señales que sabemos leer. Es por eso que la semana que viene vamos a tener un encuentro con autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación y con representantes de la industria frigorífica para tratar de articular algunas acciones para que en definitiva no sean siempre los trabajadores los que pagan todas las consecuencias”, concluyó el sindicalista.

Comentarios