Política

Dólar por las nubes

Caputo sobre crisis: “Es lo mejor que nos pudo pasar”

El presidente del Banco Central confió en que el país está "entrando en una mayor estabilidad cambiaria y del dólar". Y desnudó cuál es el interlocutor privilegiado del gobierno: "Si alguien le tiene respeto al mercado, ese soy yo"


El presidente del Banco Central, Luis Caputo, aseguró este miércoles que la crisis cambiaria “es lo mejor que nos pudo haber pasado”, aunque reconoció que es necesario terminar “lo antes posible” con las Lebacs.

“Yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga. Es lo mejor que nos pudo haber pasado. Esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario, que nos da mucho mayor certidumbre, particularmente con el financiamiento”, puntualizó el funcionario.

En declaraciones radiales, Caputo reconoció “errores propios, temas políticos” que provocaron “sustos y contagiaron al resto de los mercados”.

A su criterio, “vamos a una política fiscal y monetaria más consistente, en el mediano y largo plazo esto va a ser lo más positivo que nos podría haber pasado”.

Además, en entrevistas publicada este miércoles en matutinos porteños, Caputo aseguró que el país está “entrando en una mayor estabilidad cambiaria y del dólar”, y aclaró que “si alguien le tiene respeto al mercado, ese soy yo”.

El flamante jefe de la autoridad monetaria comentó que la participación de ese organismo en el mercado cambiario “está supeditada a alguna anomalía que vea. Nuestra idea es darle certidumbre al mercado. Mientras no veamos disrupciones, no habrá problema”.

Caputo garantizó que el FMI “no nos pide ninguna depreciación real de la moneda. Sí está contento con la política de tener un tipo de cambio flotante para absorber shocks”.

“El FMI no pide ningún nivel tipo de cambio en particular, coincide con que flote”, recalcó.

Además, explicó que los flujos de dólares “están más equilibrados de lo que el mercado demuestra. Pero lo que pasa es que cuando el mercado va para arriba o para abajo, se dirige sólo hacia un lado, y eso tienta más a la especulación”.

“Cuando sube, el que tiene dólares los guarda más. Y el que tiene que comprar se lanza de lleno. Claro que hubo especulación en muchos actores. Pero eso es válido y natural. Es parte de los mercados”, añadió.

Para el funcionario, “los flujos de dólares están más equilibrados. El que se quiso dolarizar, creo, ya lo hizo en un alto porcentaje. Vamos a una prolongada estabilidad cambiaria”.

Con respecto a la última licitación de Lebacs, Caputo evaluó: “Salió mejor de lo que estimábamos. Calculábamos 50% de renovación y fue el 60%. Sabíamos que muchos bancos se iban a pasar a Leliq (Letras de Liquidez a siete días), también tenemos el bono que se lanzó el lunes y que ya empezamos con la cancelación de las Letras Intransferibles y las Lebac del Banco Central”.

El funcionario resaltó que la “meta” es cancelar las Lebacs “en tres años”, aunque su objetivo “es terminar lo antes posible”.

“Planteamos ese lapso porque necesitamos financiamiento para lograrlo, pero no podemos pronosticar cuanto podremos hacer por trimestre”, explico.

Según Caputo, las Lebacs son “consecuencia de las políticas.

Financiábamos nuestro déficit en el extranjero y no teníamos capacidad de reabsorber esos dólares. ¿Cuál era la alternativa? Ahora, que aumentó la demanda de dólares, es un buen momento para revertir esa situación”.

En cuanto a la tasa de política monetaria, dijo: “es significativamente alta pero la circunstancia lo amerita. En los próximos meses lo iremos viendo. Hay una tasa para cada momento”.

Además, Caputo subrayó ´sobre el interlocutor privilegiado del gobierno: “Con el mercado tenemos un diálogo regular. Conocemos su lenguaje, como piensan y reaccionan. Me resulta fácil imaginarme cómo lo harán de acuerdo como las medidas que vamos a anunciar”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.