El Hincha

Central

Cambiar el chip, dura misión

En el camino de octavos a semis jugó 15 partidos en las últimas temporadas y sólo ganó uno. Cuando avanza a instancias decisivas de la Copa Argentina, Central suma poco en el torneo local


“Ahora hay que cambiar el chip”. La frase se escucha frecuentemente de boca de entrenadores o de futbolistas que, después de que su equipo jugó un partido importante de una competencia, tiene que afrontar en lo inmediato un encuentro del torneo local. Y si bien parece algo sencillo de llevar a cabo, no siempre se consigue.

El que sabe de esas dificultades es Rosario Central. Es que se viene dando que, a medida que los auriazules avanzan hacia instancias trascendentes de la Copa Argentina, no consiguen buenos resultados en el torneo local. Algunas veces por preservar jugadores que habitualmente son titulares, y otras por no estar bien “enfocados”, los de Arroyito sumaron muy poco en el campeonato doméstico cuando ganaron protagonismo en la Copa. Y como ejemplo cabe revisar lo sucedido en las últimas dos temporadas, que se asemejan a la actual.

En 2016, después de eliminar a Deportivo Morón por los octavos de final de la Copa Argentina de ese año, Central disputó 8 partidos del torneo local hasta alcanzar las semifinales de la competencia, con triunfo frente a Boca (2 a 1) por cuartos en el camino.

Sobre 24 puntos en juego en el campeonato de AFA, los auriazules sólo cosecharon ocho (33,33% de eficacia), producto de 1 triunfo, 5 empates y 2 derrotas. En esos partidos, los dirigidos por Eduardo Coudet marcaron más goles (10), de los que recibieron (7), factor que se explica en la goleada por 5 a 0 que logró el Canalla en el único triunfo de esa serie de encuentros, ante Arsenal en el Gigante.

En 2017, Central dio cuenta de Boca en octavos y de Godoy Cruz en cuartos de la Copa Argentina. Después de vencer al xeneize, y antes de jugar la semifinal frente a Atlético Tucumán en Formosa, el Canalla disputó 4 encuentros de Superliga, y no ganó ninguno. Sobre 12 puntos en juego rescató apenas uno (8,33% de eficacia), producto de 1 empate y 3 derrotas. En esos cotejos, los de Arroyito marcaron 3 tantos y les convirtieron 8.

En cuanto a la presente edición de la Copa, la historia no es nada diferente a las dos anteriores. Aunque antes de jugar la semifinal frente a Temperley, que todavía no tiene fecha definida, los auriazules tendrán que jugar al menos dos encuentros más de Superliga. De todos modos, desde que eliminaron a Almagro en octavos hasta dejar en el camino a Newell’s en cuartos, los auriazules jugaron 3 partidos, y no pudieron sumar de a tres en ninguno de ellos. Fueron 2 derrotas y 1 empate, sumando apenas 1 punto sobre los 9 en juego (11,11% de eficiencia), con 1 gol a favor y 5 en contra.

“Cambiar el chip”, una frase que suena simpática en las declaraciones de los protagonistas aunque no siempre es de fácil ejecución. Los números así lo dejan expuesto. En total, sumando las tres temporadas, en el camino de octavos de final hacia semifinales de Copa Argentina, los Canallas jugaron 15 partidos por el torneo local, y sólo ganaron 1, con 7 empates y 7 derrotas en los encuentros restantes. Es decir que apenas sumaron 10 unidades sobre las 45 que hubo en juego (22,22% de eficacia).

 

Caruzzo, en duda

Después de la victoria copera ante Newell’s, el plantel auriazul no tuvo descanso. Con el partido de Superliga frente a Colón programado para el domingo a las 13.15 en el Gigante, los dirigidos por Edgardo Bauza entrenaron ayer en el predio de Arroyo Seco. Allí, en turno matinal, la novedad saliente tuvo como protagonista a Matías Caruzzo. Es que jugando el jueves ante Newell’s, el defensor volvió a sentir una molestia en el aductor derecho, por lo que su presencia ante el Sabalero está en duda.

Pensando en el partido ante Colón, que corresponde a la fecha 11 de la Superliga, la idea del Patón es la de armar el equipo con la mayoría de los que fueron titulares ante la Lepra. Por lo tanto, en la práctica de este sábado, habrá una evaluación física de los jugadores. Y recién entonces se conocerá con mayor grado de certeza quiénes estarían en cancha desde el inicio ante los santafesinos.

Además de la duda que se generó sobre la presencia de Caruzzo, Bauza sabe que ante Colón seguirá sin poder contar con Marco Ruben. El delantero no se recuperó a pleno aún de la distensión muscular que lo marginó de los últimos dos cotejos. Y ahora apuntan a ponerlo a disposición del técnico para le fecha siguiente, el próximo viernes, cuando Central visite a Atlético Tucumán.

En cuanto a Caruzzo, si termina siendo preservado, abrirá la chance de que recupere terreno Óscar Cabezas. El colombiano, que viene ocupando un lugar entre los relevos en los últimos tres encuentros, arrastra una importante inactividad. Es que desde que sufrió una lesión muscular jugando ante Defensa y Justicia, el pasado 19 de setiembre, el defensor no volvió a sumar minutos. Por lo que lleva más de 40 días sin participar en juegos oficiales.

Tras el ensayo de este viernes, el cuerpo técnico dará a conocer la nómina de concentrados que pernoctará en el hotel del country de Arroyo Seco. De esa lista saldrán los nombres de los titulares y de los suplentes para jugar mañana ante Colón, en cotejo que será arbitrado por Fernando Rapallini.

 

¿Parot sin semi?

Alfonso Parot podría perderse la semifinal de Copa Argentina ante Temperley. Es que en Central recibieron la citación preliminar del lateral para formar parte del plantel de la selección de Chile que jugará dos amistosos en la próxima fecha Fifa. Si la convocatoria se oficializa el próximo lunes, Parot quedará afectado a su selección para jugar amistosos entre el 14 y 20 de noviembre. De ser así, no estaría a disposición de Bauza para la semifinal ante Temperley, que sería entre los días miércoles 14 y sábado 17 de noviembre.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios