Mundo

Devastación

California: los incendios siguen sin control

Seis personas, entre ellas dos niños, murieron desde que comenzaron, hace una semana. Más de 4.000 bomberos no dan abasto para dominar las llamas que están distribuidas en 20 focos y que arrasaron centenares de viviendas y miles de hectáreas


Cerca de una veintena de focos de incendios en California, los más graves localizados cerca del Parque Nacional de Yosemite –que permanece parcialmente cerrado al público–, se cobraron al menos seis muertos y arrasaron más de 93.000 hectáreas de terreno, informaron este lunes las autoridades.

“Extrema no es la palabra que se ajusta para describir esta situación, es mucho más que eso”, dijo a la cadena NBC el jefe de división del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California (Cal Fire), Chris Anthony, quien subrayó que “los fuegos son explosivos ahora mismo en California”.

El incendio al que denominaron Carr, ubicado en el condado de Shasta (a unos 400 kilómetros al norte de San Francisco) y originado hace una semana cerca de la localidad de Redding (con unos 92.000 habitantes), es el más mortífero de todos, ya que en él fallecieron seis personas, entre ellas una mujer de 70 años y dos de sus bisnietos, con edades de 5 y 4 años.

El alguacil del condado de Shasta, Tom Bosenko, explicó que una víctima de ese incendio desobedeció las notificaciones sobre la necesidad de evacuar la zona.

Los otros dos muertos se encontraron cerca de las llamas del incendio Ferguson, contenido ahora en un 30%: uno de ellos es un bombero que pereció tras ser golpeado por un árbol en el condado de Mariposa, donde su contingente lleva semanas tratando de sofocar el fuego.

Ese fuego obligó a la evacuación de más de 38.000 personas.

El Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU. señaló que el “calor excesivo actual, combinado con una baja humedad relativa y la presencia de ramas y hierba seca, está causando numerosos incendios que presentan un explosivo crecimiento de fuego”.

Las temperaturas bajaron ligeramente en las últimas horas de ayer y la mayor humedad en el ambiente dio una tregua a los equipos desplazados.

Actualmente hay 20 focos ígneos activos en toda California, desde el sur hasta la frontera con Oregón, dijo al diario Los Angeles Times Jonathan Cox, portavoz de Cal Fire.

“Hemos sufrido 20 fuegos anteriormente en más de una ocasión, pero esta vez están impactando a varias comunidades y no son pequeños incendios”, agregó.

Unos 4.000 bomberos están luchando contra las llamas en este estado, junto a 800 agentes de la Guardia Nacional de California, que se desplazaron para ayudar en las tareas de extinción.

Estos efectivos están apoyados por centenares de camiones de bomberos, algunos llegados incluso desde Florida.
“Tenemos un número limitado de recursos en California y los estamos empleando en los incidentes que son prioritarios”, indicó Cox.

En tanto, el presidente Donald Trump declaró la emergencia nacional ante la gravedad de los siniestros.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios