El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Liga Profesional

Burgos quedó conforme con la actitud del equipo, aunque sabe que falta mucho para lo que pretende

Ponderó la actitud del equipo y le agradeció a los jugadores que lo jugaran como una final. Pero sabe que con actitud no alcanza, hace falta mejorar ofensivamente. Y esta semana trabajará en apuntalar lo bueno y lograr que el equipo tenga más vuelo en ataque


El debut ya pasó. Los nervios y las ansiedades quedaron atrás. Hubo poco tiempo de trabajo pero se vieron algunos cambios. Y el empate con valla en cero no dejó de ser un buen inicio. Germán Burgos vive esta primera etapa como DT leproso con mucha intensidad y lejos de conformarse, se enfocó rápidamente en tratar de darle un estilo propio al equipo y buscar la primera victoria en el torneo el próximo lunes ante Atlético en Tucumán.

Burgos quedó conforme tras el partido. Ponderó la actitud del equipo y le agradeció a los jugadores que lo jugaran como una final. Pero sabe que con actitud no alcanza, hace falta mejorar ofensivamente. Y esta semana trabajará en apuntalar lo bueno y lograr que el equipo tenga más vuelo en ataque.

Vivir en el hotel del Centro Deportivo Griffa es una ventaja para el Mono. Desde allí está más cerca de todo, de las inferiores, de la reserva (el otro día vio el partido del equipo de Fede Hernández desde una ventana del hotel) y además el cuerpo técnico está en el lugar de entrenamiento, sin perder tiempo, planificando lo que viene, sin nadie que moleste.

Un dato que no debe pasar inadvertido es que el sábado el Mono recibió muchos llamados de felicitaciones. Pero hubo uno especial, mucho más si se tiene en cuenta que está sentado en el banco leproso. Marcelo Bielsa se comunicó con Burgos, toda una señal. Y si bien no trascendió el tenor de la charla, sin dudas es un espaldarazo para el nuevo entrenador de la Lepra.

En cuanto a lo futbolístico, esta semana “larga” servirá para que el DT defina el sistema de juego más acorde al momento y a los jugadores que tiene. En el partido ante Unión, del pasado viernes, el entrenador utilizó dos esquemas. En la primera parte el dibujo fue 4-1-4-1, y en el complemento cambió a un 3-5-2, una variante que fue posible por haber iniciado con Cappaso de cuatro, un zaguero que inició como lateral derecho, pero con el ingreso de Llano pasó a ser stopper de la línea de tres.

La sensación fue que el equipo se sintió más cómodo con el es-quema 3-5-2, incluso este dibujo podría beneficiar a Maxi y Nacho Scocco, que con el 4-1-4-1 no se vieron muy cómodos.

Maxi arrancó como un volante interno por izquierda, pero más abocado a cerrar espacios que a jugar. Y con el dibujo de la segunda parte pudo pasar como enlace, aunque ya el desgaste físico le había jugado en contra.

Y con Scocco pasó algo similar. En la primera parte estuvo muy solo arriba, ya que Justo Giani y Jonatan Crsitaldo se sacrificaron más en la marca. Nacho entró poco en juego y eso lo fastidió. Tal vez el 3-5-2 le permita tener más cerca al Churry y eso le permita a Newell’s generar algo más en ofensiva.

No hay dudas que en el primer partido, con poco tiempo de trabajo, el Mono priorizó algunas cuestiones tácticas. La primera fue alejar el error de la zona cercana a Aguerre. Por eso el equipo cambió la forma de salir impuesta por Kudelka, siempre por abajo, con el arquero como líbero, situación que generaba muchas pérdidas en zona propia con el equipo mal parado. Ante Unión Aguerre sacó siempre largo, a dividir, aunque no fue un tiro a cualquier lado. La idea era que por derecha el que peleara el cabezazo fuera Capasso, mientras que por izquierda la búsqueda fue a la cabeza de Cristaldo o Scocco, eventualmente a Maxi.

¿Qué faltó? Ganar más la segunda pelota, encontrar más rebotes de esos duelos aéreos. Algo en lo que Burgos trabajará esta semana. Pero algo lo conformó, cuando la pelota se perdió, el rival la tenía en su campo, y no cerca de Aguerre.

Burgos logró así tener un equipo más compacto. Más corto. Pero aún hay algo que pretende cambiar de inmediato, aunque sabe que no será fácil sacar un año de trabajo de la cabeza de los jugadores. Newell’s está acostumbrado a priorizar la tenencia aunque la pelota vaya hacia atrás a al costado. Y Burgos quiere verticalizar el juego, lanzar el pase corto o largo hacia adelante, aunque el destinatario esté con marca.

En cuanto a los nombres, si el esquema elegido es el 3-5-2 seguramente Manuel Llano ganará un lugar como titular en lugar de Giani. El resto tal vez sea el mismo equipo que arrancó con Unión. Aunque con una semana más de trabajo para intentar esa victoria que todos necesitan.

Comentarios