Edición Impresa, País

Justicia

Buenos Aires: condenaron a Carlos Nair Menem

El hijo del ex presidente recibió una pena de tres años en suspenso por el robo a una amiga de su hermana Zulemita, a la que le sustrajo un anillo y dos relojes luego de propinarle una serie de patadas y romper artículos de su casa.


Carlos Nair Menem, hijo del ex presidente de la Nación Carlos Menem, fue condenado ayer a tres años de prisión en suspenso por los delitos de robo con arma y daños, cometidos en mayo pasado en perjuicio de una abogada amiga de su hermana, en un departamento del barrio porteño de Belgrano.

El abogado defensor Diego Storto confirmó a la agencia Télam que, a pesar de que se trata de una condena en suspenso, Menem, de 34 años, seguirá detenido en la unidad penal bonaerense de Melchor Romero a la espera del beneficio de una prisión morigerada, concedida en otra causa que tramita en la provincia de Buenos Aires y en la que está procesado por portación ilegal de arma y encubrimiento.

El letrado explicó que la pena impuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 28 porteño se acordó en un juicio abreviado y que al ser “en suspenso” su defendido “quedó excarcelado en esta causa”.

Storto estimó que “en los próximos días” el ex participante de Gran Hermano podrá comenzar a gozar del beneficio de la prisión morigerada, luego de que el juez de Garantías 2 de Moreno, Gabriel Castro, reciba el fallo del juicio abreviado y complete los trámites correspondientes para que se haga efectiva la salida de la cárcel.

Ayer a la mañana, el TOC 28 condenó al hijo del ex presidente por los delitos de “robo con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada en concurso real con daños”, ocurridos el 18 de mayo de 2015 en el departamento de la abogada Silvana Andrea Stochetti, de 43 años, situada en el barrio porteño de Belgrano.

Según consta en el expediente, ese día, Menem se presentó en el domicilio de la mujer y “luego de comer unos fideos, arrojó un plato, lo que provocó su rotura y también causó daños a un espejo de la finca, al golpearlo con una sartén”, tras lo cual exigió a la víctima la entrega “de su moto marca BMW, scooter, a lo que la damnificada se habría negado”.

En ese marco, él “le profirió una serie de insultos y frente al llanto de la víctima la tomó del cabello y le aplicó puntapiés en las costillas, en la cabeza y en las piernas”, para concluir el ataque con “un golpe en su cara con la palma de la mano, un cabezazo en la nariz y un golpe en el ojo derecho”.

Tras ese episodio, Menem “sustrajo un anillo de cerámica negra con los bordes de plata marca Bulgari que estaba sobre la mesa. Además, tomó dos relojes” que Stochetti, amiga de Zulemita Menem, logró recuperar, lo que ofuscó al agresor quien “le gritó «chorra»“ y volvió a golpearla”.

Siempre según el requerimiento de elevación a juicio, el ahora condenado apoyó su cabeza contra la de Stochetti y se apuntó a sí mismo con la pistola que portaba, apoyándola en su propia cabeza, al tiempo que le dijo: “Nos matamos juntos, la bala entra por acá y sale por allá”. De esa manera insinuó que se aplicaría un disparo en su cabeza y que, al estar apoyado contra la de la denunciante, la bala los atravesaría a los dos.

La escena culminó cuando la damnificada accedió a las exigencias del imputado y le entregó la moto con la que éste se retiró del domicilio luego de dejar una vaina servida sobre la mesa del domicilio, detalló el auto de elevación a juicio.

Quince días después del hecho en el departamento de Stochetti, el 2 de junio, Menem fue detenido cuando portaba una pistola 9 milímetros con la numeración limada y una pequeña dosis de droga, en el partido bonaerense de Moreno, junto a un amigo suyo, quien también iba armado.

En esa oportunidad, Menem dijo a la prensa que se hallaba junto a su amigo porque intentaban evitar la fuga de los sospechosos del crimen de su vecino Maximiliano Ortíz, a quien habían asesinado minutos antes.

Al momento de procesar a ambos con prisión preventiva por ese episodio, el juez Castro les imputó los delitos de “portación ilegítima de arma de guerra sin la debida autorización en concurso real con encubrimiento simple”.

Sin embargo, los peritos no pudieron determinar que los causantes tuvieran residuos de deflagración de disparos en sus manos, por lo que no se pudo probar que ellos las hayan disparado.

Además, al momento de ser detenidos, en poder de los acusados se secuestró la moto de la abogada Stochetti, aunque el juez Castro no pudo acreditar que la misma había sido robada a su propietaria, aclaró Storto.

Mientras aguarda ser sometido a juicio oral por esta causa, el juez Castro le concedió en diciembre último el beneficio de una prisión domiciliaria –que hasta ahora no pudo gozar por estar preso por la causa de Capital Federal–, por la que fijó como domicilio la casa del marido de Zulemita, en el Golfers Country Club, en Pilar.

En esa resolución, Nair Menem también recibió el beneficio de salidas laborales, que deberá cumplir de lunes a viernes de 8 a 18 en las oficinas de la Bodega Weinert, propiedad de su cuñado, también en Capital Federal.

Comentarios