Ciudad

Denuncias en su contra

Beto Riba, de ídolo tropical a presunto villano sindical

El cantante de cumbia santafesina tiene 15 denuncias por extorsión y amenazas de vendedores y vendedoras ambulantes. En 2015 hizo el jingle de la candidatura de Randazzo y se presentó a presidente comunal de Pueblo Esther con el PRO


En 2015 Beto Riba estaba en la cresta de la ola. Tenía 30 años y era uno de los ídolos de la movida tropical del sur santafesino. Salía de gira con un colectivo propio, iba al programa de televisión Pasión de Sábado y se jactaba de haber compartido escenario con el mítico Leo Mattioli. Mientras grababa el jingle de la candidatura presidencial del kirchnerista Florencio Randazzo con la melodía de “Mi niña bonita”, aceptó la propuesta de Miguel Del Sel para postularse como presidente comunal de Pueblo Esther por el PRO.

En Rosario también era famoso. Era el dueño del popular carrito Jorgito Jr., de avenida 27 de Febrero y Laprida. En poco tiempo, le sumó como referente sindical de los vendedores ambulantes y hasta tuvo el proyecto de armar una megaferia al estilo de La Saladita en Villa Gobernador Gálvez. Tres años después Riba enfrenta una causa penal por extorsiones y amenazas. Las acusaciones llegaron esta semana al Centro Territorial de Denuncias N°7, que funciona en la sede de la Fiscalía Regional de Rosario.

Quince vendedores y vendedoras ambulantes dijeron que les pedía plata para dejarlos trabajar. Una dueña de un carrito del Parque Independencia lo acusó de incendiarle el local dos veces y de dispararle al frente de la casa. Otra vendedora denunció que también fue blanco de las balas. Los dos testimonios, más un relevamiento de las cámaras de seguridad y las pericias balísticas, son las pruebas que evalúa por estas horas el fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio, Matías Edery para imputarlo.

Adalberto Ribadero, nombre real de Riba, no se quedó atrás. Apenas trascendieron las denuncias y los videos, acusó a los inspectores de la Municipalidad de Rosario de pedirle todos los meses sobres de dinero en las oficinas del Sindicato de Vendedores Ambulantes (Sivara). También dijo que un grupo de mujeres que fueron a reclamarle por las extorsiones le pegaron. Las dos denuncias quedaron a cargo de Edery.

Las declaraciones de Riba hicieron que la intendenta Mónica Fein y el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrín, contestaran este viernes. “Hay que tomarlo como de quien viene. Ya teníamos presentaciones de amedrentamiento en la que está involucrado. Acompañamos y esperamos que la Justicia actúe e investigue”, dijo la intendenta. Turrín agregó que desde el municipio se presentaron en Fiscalía para dar documentación para la investigación. También pidió que se esclarezcan las acusaciones contra los inspectores. “Si es cierto, somos los más interesados en que la corrupción sea investigada”, dijo a este diario el funcionario.

 

Incendios, balas y extorsión

Las acusaciones contra Beto Riba salieron a la luz esta semana cuando Claudia F., dueña del carrito del Parque Independencia, dijo que detrás de los dos incendios y de la balacera en su casa estaba Sivara y Beto Riba. A la acusación Mariela P., otra vendedora ambulante, denunció que le dispararon el frente de la casa. Le siguieron un grupo de 40 vendedores y vendedoras ambulantes que fueron este viernes a la puerta de la Fiscalía Regional de Montevideo al 1900. Horas antes habían llevado el reclamo al Concejo Municipal.

Según el fiscal Edery, hay un total de 15 denuncias que señalan que Riba los visitaba con un grupo de patovicas y les pedía sumas que iban desde los 500 a los 2 mil pesos para dejarlos trabajar. Era un “cánon”, siempre según dijeron, por día, por semana o por mes dependiendo del tipo de negocio. Agregaron que era una forma de obligarlos a afiliarse al gremio que tiene personería jurídica nacional.

Edery tomó testimonio a las dos mujeres y recibió las pruebas de balísticas y de los bomberos por los incendios en el puesto del Parque Independencia. Hizo el pedido de las imágenes de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de Rosario y el Ministerio de Seguridad de Santa Fe. Con el material evalúa imputarlo por extorsión, amenazas y lesiones. Solo por extorsión puede cumplir entre 5 y 10 años de prisión si la Justicia lo encuentra culpable.

 

Descargo en red

“Están ensuciando mi nombre y el nombre del sindicato. No tengo necesidad de prender fuego un carrito y jamás iría en contra de los trabajadores. Al contrario. Hace mucho que vengo diciendo que regularicen a los empleados para defender los derechos de los trabajadores”, dijo Beto Riba en un video que publicó este jueves en su perfil de Facebook. Aprovechó para mostrar que tenía un moretón en el ojo izquierdo. “Me duele lo que pasó hoy cuando vendedores vinieron al sindicato y me golpearon en el ojo. Había también mujeres con navajas. Quieren adueñarse de una institución de 45 años de historia”, agregó.

 

Ídolo tropical

La carrera tropical de Riba empezó en Victoria, Entre Ríos, donde fue el dueño del primer karaoke de la ciudad. De 23 a 3 cantaba temas de Leo Mattioli, Paz Martínez, Cacho Castaña. En Rosario armó una banda y comenzó el éxito: salir en Pasión de Sábado, el padrinazgo de Leo Mattioli y viajar por el país durante cinco años. Grabó su primer DVD en vivo el 8 de diciembre de 2014 en un show gratuito en la plaza del Che al que fueron 20 mil personas. El espectáculo no sólo trascendió por la multitud, sino además porque el cantante fue intimidado por la Municipalidad de Rosario por la basura que quedó en el parque al día siguiente. Riba limpió el parque e invitó a Pablo Seghezzo, el entonces secretario de Control y Convivencia Ciudadana, a que lo acompañe en la tarea.

 

La saladita de VGG

En julio del año pasado Riba lanzó con Sivara un proyecto para abrir una megaferia cerrada en Villa Gobernador Gálvez. Iba a tener 600 puestos en un predio de 3.200 metros cuadrados. El anunció puso en alerta a la Asociación de Entidades Empresarias del Sur Santafesino (Adesa) y los titulares de centros de comerciales a cielo abierto, entre otros. Entendían que iba a desarrollar una feria como la de Buenos Aires y violaría la ley de Grandes Superficies. Riba anunció que el emprendimiento iba a ocupar el lugar de la ex fábrica Cirubón, a dos cuadras de la cancha del club Coronel Aguirre, y que el gremio había comprado el terreno. Iba a funcionar viernes, sábado y domingo de 12 a 17. La inauguración estaba prevista para septiembre de 2017, pero nunca sucedió.

En octubre de 2016 Riba creó la Fundación Unidos por la Música. “El objetivo es recorrer los barrios más humildes para sacar a los chicos de las calles y ofrecerles becas para que puedan estudiar”, la definió. El lanzamiento fue con un espectáculo que convocó a más de 15 mil personas en la plaza del Che.

 

Denuncia contra la policía

Hace dos años Riba volvió a ser noticia cuando denunció que había sido víctima de violencia policial. “Gordo, decime la verdad ¿Vos te crees famoso o importante como para denunciar de esa manera a la 21ª? No seas boludo. Ojo con lo que hacés. Pensá en tu familia. No llames a fiscales ni jueces. Eso es de putos”, decía el mensaje que le llegó a la casilla de su cuenta de Facebook. El cantante lo hizo público y en pocas horas tuvo 2 mil compartidos. Después de la publicación, Riba denunció que un policía lo detuvo en Lamadrid y Oroño y, junto con otros tres agentes, lo llevaron a la seccional 21ª, donde lo obligaron a desnudarse y lo golpearon. En total, estuvo cuatro horas incomunicado hasta que se dio aviso a su abogado.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.