Política

El escriba

Los cuadernos se quemaron y ya hay empresario arrepentido

Se conoció este sábado que los originales escritos por el chofer Centeno se habían extinguido en el fuego “de la parrilla del fondo”. Gerente de una constructora, detenido, ofreció revelar detalles. Parrilli recusó a Bonadio


En el marco de la trama disparada por los cuadernos en los que supuestamente un chofer de un ex funcionario escribió con pelos y señales años de coima y negociados del gobierno kirchnerista, se conoció este sábado que los originales que promovieron la denuncia fueron quemados “en la parrilla del fondo” del escriba. Al mismo tiempo, uno de los empresarios detenidos ofreció revelar detalles de la presunta trama de corrupción con la intención de convertirse en el segundo “arrepentido” de la causa, detrás del chofer Oscar Centeno, que ya logró su libertad. Por último, otro de los acusados, el ex secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli pidió la nulidad de la causa y presentó una recusación al juez Claudio Bonadio.

 

“En la parrilla del fondo”

El chofer Oscar Centeno aseguró ante la Justicia que los cuadernos en los que registró los movimientos de dinero entre empresarios y ex funcionarios kirchneristas fueron quemados “en la parrilla del fondo” de su casa, en el partido bonaerense de Vicente López.

“Los quemé en la parrilla del fondo de mi casa”, en la localidad de Olivos, manifestó el “arrepentido” en su declaración ante el juez federal Claudio Bonadio.

En su presentación en los Tribunales Federales de Comodoro Py, antes de recuperar su libertad e ingresar en el Sistema de Protección de Testigos, el ex chofer del ex funcionario Roberto Baratta contó cómo destruyó los originales de los cuadernos en los que durante casi 10 años registró los presuntos movimientos de bolsos y cajas con dinero entre empresarios y ex miembros del gobierno, entre los que incluyó a los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner.

 

La entrega de los cuadernos

Centeno había entregado los ocho cuadernos con anotaciones a un amigo, el sargento retirado de la Policía Federal Jorge Bacigalupo, en “en septiembre u octubre del año pasado”.

“Me dijo: «Por favor, guardame esto». Le pregunté qué tenía adentro y me dijo que tenía anotaciones de lo que hacía en el Ministerio. Me los entregó por confianza”, contó el pasado viernes el ex uniformado, quien luego se contactó con un periodista de La Nación para dárselos en enero de 2018.

Según Bacigalupo, el ex chofer de Baratta comenzó a reclamarle la devolución de los cuadernos luego de que su ex pareja, Hilda Horovitz, lo denunciara ante la Justicia.

Pese a la presunta incineración de los escritos y las críticas que esto generó en los acusados, tanto el juez federal Claudio Bonadio como el fiscal Carlos Stornelli no creen que sea necesario tener los originales para poder avanzar con la causa que tiene a ex funcionarios y empresarios detenidos y en la que están citados a prestar declaración indagatoria importantes personajes de la gestión anterior, incluida la ex presidenta Cristina Kirchner.

 

Empresario “arrepentido”

El ex CEO de la constructora española Isolux Corsan Juan Carlos de Goycoechea espera que el fiscal Carlos Stornelli y el juez federal Claudio Bonadio acepten su ofrecimiento de revelar detalles de la presunta trama de corrupción en torno a la obra pública durante el kirchnerismo para convertirse así en el segundo “arrepentido” de la causa y recuperar su libertad, tal como sucedió con el chofer Oscar Centeno.

El abogado cordobés se había entregado ante la Justicia el pasado viernes y quedó detenido luego de aparecer mencionado en los cuadernos que escribía el ex chofer del ex funcionario Roberto Baratta, en el que se detallaba el recorrido del dinero que recaudaba el referente del ex Ministerio de Planificación Federal.

En los Tribunales de Comodoro Py, De Goycoechea reconoció ante Stornelli que pagó coimas a funcionarios de la gestión anterior y, tras dar algunos detalles sobre la cadena de pagos, se ofreció a colaborar con la Justicia para aminorar su eventual condena: así, se convirtió en el primer empresario en quebrarse en este caso.

Sin embargo, la definición en ese sentido la tendrá el titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal número 11, quien debe validar o rechazar la propuesta hecha por el ex CEO de Isolux Corsan y su abogado, Jorge Landaburu.

 

Parrillli recusó a Bonadio

Al mismo tiempo, el ex secretario General de la Presidencia Oscar Parrilli pidió la nulidad de la causa y también presentó una recusación al juez federal Claudio Bonadio.

Las presentaciones fueron hechas por los abogados del ex funcionario nacional, Roberto Boico y Aníbal Ibarra.
Los letrados cuestionaron la “manera extraña” en la que la causa quedó radicada en el Juzgado Criminal y Correccional Federal número 11 dentro del expediente que investiga presunta irregularidades en la importación de gas natural licuado evitando así, según consideraron, el sorteo de la Cámara Federal.

“Si ello es así, entonces, pareciera que no fue un error o una equivocación, sino fruto de una maniobra oculta e ilegal, para radicar esta causa en el Juzgado número 11 del fuero, quizás con el propósito de que aquí sustanciarían imputaciones contra funcionarios del anterior gobierno”, señalaron Boico e Ibarra en el escrito.

La defensa de Parrilli también advirtió que los cuadernos originales no están en poder de la Justicia: “Para ser claros, se detuvieron a una decena de sujetos supuestamente indicados minuciosamente en las fotocopias del cuadernito que sería la prueba de los cohechos (activo y pasivo) aquí discurridos, pero una vez detenido el presunto autor de ellos (Centeno), se le extrae una confesión forzosa y deliberadamente viciada por autoincriminación prohibida por el 18 constitucional, para justamente dar con la prueba (cuadernitos) de los que no se contaban”.

Asimismo, Parrilli recusó a Bonadio por su “evidente parcialidad” y su “persecutoria más allá de la ley”, lo que consideraron que se evidencia “en el ´secreto´ y ´sin control de partes´ de este proceso durante meses”.

El ex secretario general de la Presidencia y ex director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) es uno de los 18 citados a prestar declaración indagatoria en el marco de esta causa.

“Nada tiene que ocultar nuestro defendido respecto de esas supuestas anotaciones, pero no se puede tolerar un proceso judicial con características procedimentales que rozan la ilicitud y lo delictivo”, subrayaron los abogados.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios