El Hincha, Rugby

Arqueo ovalado

Balance 2020, la temporada que tenía todo para ser importante y se quedó con las ganas

En todos los niveles, local, nacional e internacional, el año que hoy finaliza podría haber sido un éxito. No se jugó el Torneo Regional del Litoral, Jaguares se desmantelo y Los Pumas jugaron poco, pero se lucieron en el Tres Naciones, logrando el histórico triunfo sobre los All Blacks


14 de Noviembre de 2020, una fecha que quedarán en la historia grande del deporte argentino. Los Pumas derrotaron a los All Blacks 25-15. Crédito: Gentileza VillarPress.

El 2020 tenía todo los argumentos para ser un gran año para el rugby en todos sus niveles: local, nacional e internacional. La temporada tenía planificado determinados ítems que podían ser bisagra para el futuro del rugby argentino. Lamentablemente cuando el avión 2020 estaba despegando, el virus Covid-19 pasó de un simple brote en China a una pandemia que paralizó al mundo. Y el rugby no fue la excepción, y lo sintió.

En el plano local, tan sólo se pudieron disputar partidos amistosos. Una semana antes de la instauración de la cuarentena por parte del Gobierno Nacional, el inicio del Torneo del Litoral se suspendió, a la par de todas las actividades deportivas. Con el correr de las semanas, con una curva de contagios en el ámbito local que no era tan alarmante, se supuso que podía jugarse a partir de septiembre un torneo rosarino, pero la situación sanitaria empeoró y nunca se pudo pasar de fase de entrenamiento a partido. Y los clubes de la URR se quedaron sin jugar.

Tras la consagración de Old Resian en 2019, su primer título en el Litoral; con Gimnasia y Esgrima conquistando el título en el Torneo del Interior y con Jockey Club en la final del Nacional de Clubes, la temporada 2020 tenía a nivel local mucho para dar. Pero no pudo comprobarse en cancha esta levantada.

Otro hecho que marcaba al 2020 como un año de despegué, era que por primera vez el rugby femenino rosarino tenía un cronograma de fechas, un torneo organizado, algo que las chicas hacía mucho tiempo peleaban por conseguir. Pero tan solo se alcanzó a disputar una fecha. Una lástima.

Las chicas tendrán revancha en 2021 y podrán al fin jugar un torneo organizado.

Luego de muchas reuniones para achicar el Nacional de Clubes, los equipos del Interior habían logrado que la UAR organizara un Torneo del Interior fuerte y con televisación. Los Regionales habían modificado sus formatos para poder encajar todos en un mismo calendario y tener en el segundo semestre competencia con otras Uniones, un aliciente muy importante para achicar la brecha con el Torneo de la Urba.

Incluso estaba pactado entre las Uniones de Rosario, Córdoba, Cuyo y Tucumán, jugar en noviembre el famoso Torneo Centro de la República de seleccionados. Con un Campeonato Argentino de Uniones en el freezer y con pocas posibilidades de volver, estas cuatro Uniones, las más importantes del Interior, habían trabajado en conjunto para realizar este torneo. Uno de los impulsores fue el rosarino Gonzalo Crespi, quien fuera presidente de la URR entre el 2017 y 2019. Trabajo que continuó su sucesor Matías Gorosito.

En el plano internacional, los Jaguares tenían por delante demostrar que el subcampeonato en 2019 no había sido casualidad y que en el 2020 iban por todo. Gonzalo Quesada primero tuvo que trabajar en la autoestima del grupo, que estaba débil, luego de la eliminación en primera ronda en el Mundial de Japón.

Con muchas caras nuevas, Jaguares empezaba a mostrar que estaba para ser protagonista del Súper Rugby. Los nuevos valores le daban al equipo fortaleza y, un dato no menor, permitía ampliar la base de jugadores, no sólo para darle rédito a la franquicia, sino también a Los Pumas.

Cuando estaba todo listo para enfrentar a Highlanders en Vélez, con el equipo con sed de revancha, porque querían demostrar que Jaguares no era el equipo que había perdido con Sharks en Durban en el estreno, Sanzaar en conjunto con los gobiernos nacionales de Argentina y Nueva Zelanda, decidió suspender las actividades deportivas.

Y semanas después el rumor se confirmó, el Súper Rugby 2020 era cancelado. Y con posterioridad se supo que este torneo no será el mismo que conocimos al menos por un par de años. Tanto Nueva Zelanda como Australia y Sudáfrica, que cuentan con un número significativo de franquicias, pudieron organizar sus torneos domésticos. Pero Argentina, con un solo equipo, no pudo disputar ni un minuto de rugby.

Con la salida de Jaguares del Súper Rugby, la franquicia se desmanteló de a poco. Y la UAR, al no poder contar con los ingresos del torneo, empezó a liberar contratos. El primero en emigrar fue Gonzalo Quesada, y luego una docena de jugadores, todos a Europa. Y la segunda ola migratoria se dio luego del Tri Nations.

Los Pumas al menos salvaron el honor de un año para el olvido. Primero esperaron para ver si podían disputar los test de julio, algo que fue descartado al no poder viajar. Recién en agosto, la UAR recibió el visto bueno de las autoridades del Gobierno Nacional para empezar a entrenar en Casa Puma, con grupos reducidos y un protocolo estricto. La segunda etapa fue un paso en falso, la burbuja sanitaria se pinchó por contagios en el staff técnico y algunos jugadores.

La opción para poder intensificar la preparación, que para ese entonces era para el Rugby Championship, fue viajar e instalarse en Uruguay, país que recibió con los brazos abiertos a Los Pumas. Incluso hasta último momento no se sabía si el torneo de selecciones del Hemisferio Sur se iba a disputar. Pero Australia consiguió el visto bueno de su Gobierno, y aunque Sudáfrica se bajó, el certamen pasó a llamarse Tri Nations (Tres Naciones) y pudo jugarse.

Contra viento y marea, Los Pumas llegaron a Australia, cuarentena de por medio. Había mucha desventaja, porque los jugadores australianos y neocelandeses estaban con competencia. Hubo que esperar a los que venía de Europa, al menos con algo de competencia, un grupo que incluyó sorpresiva-mente al rosarino Juan Imhoff en su regreso al seleccionado argentino. En la previa hubo sólo dos amistosos contra  Australia “A”, y en el estreno estaban esperando los imbatibles All Blacks.

El 14 de noviembre no pintaba para ser un día sencillo, pero Los Pumas jugaron el mejor partido de la era Ledesma, y consiguieron en el año menos pensado el triunfo más importante de la historia del rugby argentino: derrotar por primera vez a los All Blacks. El resultado fue de 25 a 15, con Nicolás Sánchez y Pablo Matera jugando en un nivel superlativo, y un equipo sin fisuras. Los dirigidos por Mario Ledesma dieron la sorpresa de la temporada en su primer partido del año, tan impensado como festejado.

Luego se dieron los empates con Australia, dos resultados de alto valor, pero la polémica del “no homenaje a Diego Maradona” trajo la mucha cola y la aparición de los tuits con expresiones racistas, xenófobas y discriminatorias de los jugadores Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino, hicieron que el rugby y Los Pumas vivieran la peor semana de su historia.

En la deportivo para el seleccionado albiceleste fue un año muy bueno, tan sólo cuatro partidos, pero con resultados importantes que generan que se pueda trabajar a futuro, con grandes expectativas para un Mundial que además le dio un grupo favorable en un sorteo donde podía caer en el grupo de la muerte.

Pero institucionalmente se retro-cedió, las polémicas internas y las repercusiones negativas en el público general hicieron que lo que se ganó dentro de la cancha no se pueda disfrutar y valorar. Y no hay dudas que lo sucedido con la sanción a Matera y los otros jugadores, luego revertida a partir del apoyo de los otros compañeros, dejó una crisis aún no resuelta con la dirigencia de la UAR.

Muchos e importantes desafíos tiene el rugby argentino por delante, el 2021 puede ser ese año bisagra para mejorar, no sólo en lo deportivo, sino para que el rugby deje de ser noticia por casos de violencia fuera de la cancha o por actitudes fuera de lugar de algunos jugadores, y lo sea porque es un deporte noble, que se juega de punta a punta del territorio argentino, y también es una actividad inclusiva desde todo punto de vista.

Comentarios