Ciudad

A estar alerta

Bajas temperaturas: cómo evitar intoxicaciones con monóxido de carbono

El director de Protección Civil , Gonzalo Ratner, dio recomendaciones básicas para evitar esta problemática: prestar atención al color de la llama, tener ambientes ventilados y hacer revisar los artefactos por gasistas matriculados; las principales


Las bajas temperaturas están acompañadas de la problemática de la intoxicación por monóxido de carbono que se repite cada año y que en la provincia se cobró cinco vida en lo que va del mes. En este sentido, el director general de Gestión de Riesgo y Protección Civil de la municipalidad, Gonzalo Ratner, dio recomendaciones básicas que se centran principalmente en prestar atención al color de la llama, tener ambientes ventilados y hacer revisar los artefactos por gasistas matriculados.

“Lamentablemente hemos tenido algunos episodios relacionados a monóxido de carbono por lo que siempre hay que recordar las recomendaciones básicas que tienen que ver con aquellos artefactos que son de uso estacional, como las estufas”, dijo para remarcar que hay que tratar de hacer una revisión con un gasista matriculado que verifique el estado de funcionamiento.

Además, se debe estar atento a algunos detalles que pueden dar el indicio que el artefacto esté generando monóxido de carbono como por ejemplo el color de la llama. “Cualquier artefacto que funcione a gas tiene que tener una coloración azul, si tiene una llama amarillenta es un indicio de que está generando monóxido de carbono”, resaltó el director de Protección Civil.

Sobre la ventilación de los ambientes, Ratner hizo hincapié en que muchos artefactos, sobre todo los que no son de salida al exterior, funcionan con el oxígeno del ambiente y, por lo tanto, lo consumen. “Entonces si no tenemos buena ventilación del ambiente un artefacto que funciona bien termina generando monóxido de carbono”, sumó. Algunos especialistas recomiendan dejar una apertura de unos 4 centímetros.

Para los que tienen salida al exterior hay que revisar esas ventilaciones. “Estar atentos a que la salida esté en condiciones, que no esté obstruida lo que también puede ser un problema que termina generando monóxido de carbono”, señaló.

“Recordemos que el monóxido de carbono no tiene olor, color o sabor. Uno no lo puede identificar en el ambiente hasta que empieza a generar síntomas, que están relacionados al dolor de cabeza, sueño y decaimiento que son difíciles de asociarlos al monóxido de carbono. Por eso se lo llama el asesino silencioso y se trabaja en principalmente en prevención verificando siempre los artefactos”, concluyó.

Víctimas del monóxido de carbono

En lo que va del mes cinco personas murieron por esta problemática en la provincia: dos fallecimientos se produjeron en nuestra ciudad mientras que este fin de semana fueron las restantes en la capital provincial.

El primero de los casos que trascendió fue el del gendarme, de 23 años, quien murió el 12 de mayo en una pensión de Buenos Aires al 3000 y su colega también tuvo que ser internado.

El otro caso fue este martes en una vivienda de Brandazza al 2700 donde falleció un abuelo, de 74 años, y su esposa junto a su biznieta tuvieron que ser internadas.

En tanto, este fin de semana murieron tres personas muy jóvenes en el Gran Santa Fe. En Colastiné Norte, un adolescente, de 15 años, falleció mientras que su padre, de 42, está internado grave en el Hospital José María Cullen.

A su vez, el sábado por la tarde trascendió que encontraron sin vida a dos jóvenes estudiantes, de 25 y 28 años, en el interior de un departamento a metros de La Peatonal santafesina.

Rosario sentirá la ola polar hasta mediados de la semana próxima: recomendaciones

 

Comentarios

10