Ciudad, Edición Impresa, Tecnología

Bajan a un joven ciego del colectivo por ir con su perro

Por Agustín Aranda.- Maximiliano Marc radicó la denuncia contra la empresa Semtur por no permitirle viajar con el lazarillo.

Un joven no vidente denunció a la empresa Semtur por discriminación. Fue a principios del pasado mes cuando un chofer, al notar la presencia del perro lazarillo pidió al muchacho que se bajara del transporte. Ante la negativa, el colectivero lo insultó, según la denuncia que radicó el joven enla Policía,la Secretaríade Servicios Públicos y Medio Ambiente municipal, y el Ente de Transporte de Rosario (ETR).

“Es como manejar una bicicleta y pasar a una Ferrari”, explica Maximiliano Marc, una de las tres personas no videntes que tienen perros guía en la ciudad. El futuro psicólogo perdió la vista en 2001 y “trabaja” –porque son un equipo– hace 3 años con Bandit (“Bandido”, en inglés), un labrador negro muy simpático. Antes de contar su historia en el living de la casa de su madre, en zona sur, Maximiliano acomoda el arnés del can con la inscripción “No me toques, estoy trabajando”, y bromea: “Perro negro, cartel amarillo, nunca taxi”.

Tal como relata Marc a El Ciudadano, durante los primeros días del mes pasado el joven debía trasladarse desde la esquina de Santa Fe y San Martín haciala Terminalde Ómnibus Mariano Moreno. Eran las 11.20, recuerda Marc, ya que la hora consta en una llamada en denuncia ala Guardia UrbanaMunicipal (GUM). “El chofer no se detuvo en la parada y cuando me estaba subiendo empezó gritarme de una manera desmedida”, recuerda el joven estudiante de Psicología. Con insultos, el colectivero profirió amenazas a Maximiliano para que descendiera del interno 94 de la línea 121 dependiente dela Semtur.“Traté de explicarle que era no vidente, que Bandit era un perro guía y que existe la ordenanza 8.280 (habilita al animal a viajar en el colectivo)”, continúa el relato Marc. Ante la sorpresa, los pasajeros trataron de calmar al colectivero. Cabe destacar que en Santa Fe desde 2009 está regulada la presencia de perros guía en el transporte de pasajeros por el decreto 1.969.

“Sin embargo, me siguió puteando hasta que me bajé en la terminal. Más tarde hice la denuncia por agresiones verbales en la comisaría 3ª de Policía”, retoma Marc. Consultado por antecedentes de discriminación, Maximiliano asegura que son pocos los casos aunque “siempre te puede tocar un mal amanecido”. Sin embargo, sus experiencias con radiotaxis –la manera más segura de viajar para los ciegos, según él– son positivas, al igual que los viajes de media y larga distancia en colectivo y hasta en avión. “Gracias a Bandit volví a viajar lejos. Es la seguridad y el contacto social lo que hace a los equipos –unión entre no vidente y animal guía– únicos”, opina Maximiliano.

La denuncia fue radicada por el joven enla Policía,la Secretaríade Servicios Públicos y Medio Ambiente dela Municipalidadde Rosario, el Ente de Transporte de Rosario (ETR) y Semtur.

Maximiliano no ha recibido respuestas de ningún ente municipal y está preocupado porque esta situación no vuelva a ocurrir. Por ello, está “en campaña” para concientizar a la población sobre el uso de perros guía. A través de una página en la red social Facebook, Maximiliano ya tiene 600 seguidores que considera lo acompañarán en la presentación de la “Ley Argentina de Perros Guía”, para que el Estado sea garante de la accesibilidad de todo discapacitado –término que prefiere, ya que “persona con capacidad diferente” lo considera como un eufemismo– a los servicios públicos. Hace poco, siempre según Maximiliano, Argentina se sumó a los más de 40 puntos elaborados en la última Convención Internacional de Personas con Discapacidad. “Argentina firmó por todos sus artículos, incluido el tercero en el que exige que el Estado sea garante de un derecho legítimo, la movilidad de todos”, contó el joven.

A nivel provincial, Maximiliano se encuentra en contacto conla Subsecretaríade Inclusión de Personas con Discapacidad del gobierno santafesino, con la que confía elaborar un proyecto legislativo para incluir en todos los transportes públicos una señalética que apoye el traslado de equipos como el que integra con Bandit.

Repudio oficial

En diálogo con El Ciudadano, la titular del Instituto de Salud Animal Municipal (Imusa), Diana Bonifacio, reprobó el accionar del chofer y llamó a la población a ser más solidaria con las personas discapacitadas. “La gente tiene que entender que los perros guía tienen acceso irrestricto. Son los ojos de los no videntes”, apuntó la funcionaria. Por ello, en 20 días, el Imusa realizará una actividad de difusión sobre el Registro Único de Mascotas (RUM), lanzado por el municipio para regularizar la tenencia, en particular de Perros Potencialmente Peligrosos (PPP). “Para evitar problemas y suspicacias sobre la salud del animal, se le dará una credencial de identificación que da fe de vacunación y demás procedimientos de cuidado”, detalló Bonifacio.

“Una opción para todos”

“No todo perro es para todo ciego. Es una opción para movernos en la ciudad”, aseguró Marc, que junto con otras dos personas son los únicos habitantes de Rosario con perros guía. A pesar de que la tendencia mundial es al aumento de los perros guía, en Argentina hay sólo 25 equipos. La mayor parte, como Bandit, viene del exterior debido a que requiere un entrenamiento muy especial para convertirse en guía. “Él (por Bandit) viene del Leader Dogs for the Blind (Perros guías para los ciegos), en Michigan, Estados Unidos (país donde viven más de 14 mil equipos)”, compartió Maximiliano. Si bien requiere más mantenimiento que un bastón blanco, el guía, asegura Marc, aumenta la velocidad de marcha, modifica positivamente la postura, baja el nivel de estrés en calle y sirve como “polo social”. “La gente se te acerca para mimarlo y te habla. Algo que no pasaría de otro modo”, aclaró.

A pesar del optimismo de muchos, la realidad es que los costos del entrenamiento de los canes es muy alto.

Comentarios