Ciudad, Edición Impresa

Desarrollo

Autopartes: ley sobre ruedas

El Ministerio de la Producción presentó la norma dedicada al autopartismo nacional. Oportunidades para las pymes de la región.


“Queremos que intervenga el gobernador”, reclamó el titular del Sindicato de Pescadores, Juan Carlos Billarreal, desde un piquete en el puente Rosario-Victoria. Los pescadores dejaron ayer las redes, motores y remos para cortar el tránsito en la vía interprovincial en reclamo de una suba en el precio de referencia del pescado. Ocurre que, según denunciaron, las empresas exportadoras están pagando 7,50 pesos por kilo de sábalo a los acopiadores, y a su vez estas “terminan pagándole al trabajador de río 3 pesos el kilo”, con lo que, por lógica, no pueden subsistir. La cifra, que resulta irrisoria en comparación con el precio del pescado de río en góndolas de supermercados y mostradores de  pescaderías –incluso en puestos de los propios pescadores– empuja además al agotamiento del recurso en un sector que hace tiempo que está en crisis, ya que los trabajadores deben pescar cantidades cada vez mayores para poder mantenerse a flote. Y esto ocurre en una cadena poco común: son contados los países del mundo que exportan peces de sus ríos interiores, ya que la sobreexplotación resulta fatal.

Cerca de una veintena de pescadores denunciaron su situación sentándose frente a camiones en el ingreso al puente por Circunvalación. Según marcaron, apelaron a la medida al no obtener respuestas por parte del Ministerio de Producción. “Cortamos el acceso al puente para solicitar que nos paguen 7 pesos por kilo de pescado”, explicó Billarreal.

Hoy, según estaba previsto, volverían a repetir la protesta con la misma modalidad desde las 9. Pero ayer se habían acelerado gestiones oficiales para evitar el nuevo piquete y durante la tarde, tras varias horas de corte, les llegó el ofrecimiento de constituir una mesa de diálogo; para empezar a trabajar sobre un acuerdo de precio y la semana que viene se reunirán en el Ministerio de la Producción de la provincia: hasta entonces no harán medidas de fuerza. “Pero, si no se avanza, volvemos a la protesta de nuevo”, advirtió el secretario del gremio.

Según refirieron, Santa Fe –junto a Entre Ríos y Buenos Aires– tiene un cupo de exportación que divide en diferentes zonas geográficas y organizaciones. La cuenta de ese cupo es que cada trabajador puede pescar 200 kilos por semana: “A tres pesos son 600 pesos, y por mes 2.400 pesos estaría ganando un pescador. Si el Indec dice que ningún trabajador puede vivir con menos de 15 pesos, el pescador está bajo el subsuelo de la pobreza. Es pescar menos y ganar más lo que pedimos. Si pagan menos se saca más pescado”, razonó Billarreal.

“Queremos un precio de referencia que sea de 7 pesos para arriba y que no baje.  Tenemos que sentarnos para discutir este tema con los empresarios, los acopiadores y el sindicato con los trabajadores”, insistió el titular del gremio.

Billarreal acusó a la provincia de “ponerse a favor de los acopiadores en vez de defender a la parte más débil de la cadena, que es el trabajador”. Es que la última oferta fue que los frigoríficos aceptaban pagar 6 pesos por kilo, pero si les llevaban pescado a planta. “Ningún pescador tiene ni siquiera bicicleta, y ahí es donde ingresa el acopiador, que en vez de pagar 6 paga 4 y se lleva 2 pesos por kilo”, se enojó el gremialista.

“Pedimos que los empresarios paguen 7 pesos y pongan sus propios camiones o arreglen ellos con el acopiador. Pedimos al gobernador un Puerto Fiscalizador”, continuó.

El tema del Puerto Fiscalizador llegó incluso al Concejo Municipal, a través de Lorena Giménez. Ocurre que actualmente los pescadores locales deben acudir a San Loreno o Alvear a fiscalizar su pesca. “Es indispensable para nuestra ciudad contar con un Puerto Fiscalizador, que permita cuidar el recurso pesquero en esta zona del Paraná, regulando y controlando la actividad pesquera. De este modo, estaremos brindando una importante herramienta para acompañar la producción de la región y contribuir al sostenimiento de una fuente laboral de la cual dependen más de dos mil familias”, explicó la concejala.

Y, además del transporte, deben pagar la fiscalización: “Los camiones que salen de la costa con el pescado tienen que llevar la cantidad de pescado que alzaron, los nombres de los pescadores y se paga 2,70 por pieza. Le pedimos al gobernador que, a través de la emergencia hídrica, así como se le dio una mano al campo, que este impuesto de 2,70 pesos lo saque hasta diciembre y vaya al bolsillo de los trabajadores, porque el empresario se lo sacó al trabajador”, concluyó Billarreal.

 

Comentarios