Política

Informe final

Auditoría forense: Vicentin ocultó deuda cercana a u$s 900 millones para seguir pidiendo créditos

El documento de los auditores forenses que siguen el concurso preventivo, expuso irregularidades financieras y omisión de un pasivo que arrastraba años antes de la cesación de pagos. También se cuestiona al "ecosistema de empresas vinculadas" que permitió giros de dinero para gastos corrientes


El Cuerpo de Auditores Forenses del concurso preventivo de Vicentin Saic entregó al juez Fabián Lorenzini el informe final con documentación que expone las irregularidades financieras que cometió la empresa para continuar recibiendo créditos previo al anuncio del default. El extenso escrito da cuenta del funcionamiento operativo de la firma y de los desvíos a partir de un minucioso análisis sobre la documentación interna.

El documento elaborado por Arnaud Iribarne y Asociados, Abelovich, Polano y Asociados SRL, y Deloitte & Co. SA, ratifica la hipótesis de que la agroexportadora omitió información a la hora de ir a pedir préstamos para seguir adelante hasta llegar a la instancia de cesación de pagos. De hecho expusieron pruebas que certifican que Vicentin atravesaba dificultades económicas mucho antes de diciembre de 2019, momento en el que se declaró el default.

En ese sentido, el trabajo reveló que entre 2017 y 2018 la empresa omitió declarar un pasivo equivalente a casi 900 millones por operaciones de compra de granos con precio a fijar. A partir de una exhaustiva investigación donde relevaron todo tipo de documentación, confirmaron que las toneladas calculadas bajo la modalidad de precio a fijar, resultaron muy superiores a las declaradas en estados contables.

Este tipo de maniobras le permitió a la agroexportadora ocultar información sensible y mostrar balances positivos para seguir recibiendo préstamos de sus principales acreedores. De hecho, los auditores detallaron que “la delicada situación patrimonial de la concursada se sostuvo, evitando un desenlace prematuro, mediante el financiamiento aportado por las entidades prestatarias”.

Por otra parte, expusieron otro de los puntos sensibles en la investigación, que tiene que ver con “el ecosistema de empresas vinculadas” que se sostenía a partir del entramado y giros de dinero entre empresas satélites y Vicentin (Argentina – Uruguay).

Al respecto, los auditores detallaron: “Mientras que la asistencia financiera, según la documentación relevada, tenía un destino específico que era la prefinanciación de exportaciones, se advierte del análisis efectuado que la Concursada utilizaba esos desembolsos para el sostenimiento del flujo de fondos operativos, sea para gastos corrientes – incluyendo el pago a proveedores granarios – o la cancelación de deudas financieras”.

Ratificación de las denuncias previas

El abogado penalista, y representante de acreedores afectados por el default, Gustavo Feldman, se refirió al informe final elaborado por la auditoría que sigue el concurso de Vicentin. Por un lado destacó que mucho de lo incluido en el informe tiene que ver con irregularidades que viene advirtiendo hace tiempo, mientras que por otra parte deslizó cierto pesimismo sobre el accionar del juez Lorenzini a partir de los datos que le acercaron.

“Nosotros venimos diciendo hace un año lo que ahora dicen los auditores forenses, no es una falencia de la auditoría forense, lo tomo como una ratificación, como algo que en su momento, cuando lo dijimos, sonaba como una alocución teñida de ideología”, aseguró en diálogo con AM 530.

A Partir de la presentación del informe destacó dos datos cruciales: “Primero la disimulación de un pasivo que era muchísimo más comprometedor de lo que la empresa mostraba, y segundo la simulación de un activo, de una supuesta solidez financiera que la empresa ya no tenía”.

Por otro lado, ahondó sobre la actividad económica y el desenvolvimiento empresarial para captar deuda. “La mayoría de las empresas que se crearon, se armaron para tomar deuda, y es evidente a la luz de lo que pasó después, que fue para no pagarlo”, deslizó.

Respecto al apartado referido a las compras de granos sin precio a fijar, recordó el caso emblemático de La Clementina, empresa a la que le tomaron los granos horas antes de la oficialización del “estrés financiero”.

Ante la documentación presentada, Feldman consideró: “Yo creo que Lorenzini con esto no va a hacer nada, está quebrado anímicamente y no me sorprendería que aparezca un pedido de licencia por agotamiento emocional. Este cuadro de situación acerca a la empresa más a la quiebra que a una salida en el marco del derrotero procesal que debe tener el concurso”

Por último, el abogado penalista adelantó que “casi con seguridad”, durante julio en Rosario se conocerán las primeras imputativas que involucran a los ex directores de la agroexportadora.

 

Comentarios