Ciudad, Economía

Un balance crítico

“Así como está el Procrear no sirve para comprar viviendas”

Lo dijo el titular de la Corporación de Empresas Inmobiliarias de Rosario. Nación actualizó los montos por la devaluación. El intermediario señaló que el trámite para tomar el crédito debería agilizarse


Tomar un crédito con el Procrear puede llevar hasta 6 meses. Una enormidad en la Argentina actual.

El gobierno nacional resolvió en las últimas horas actualizar un 10 por ciento los montos del Programa Procrear, para llevar el tope máximo de sus créditos hipotecarios a 2,6 millones de pesos y el mínimo a 1,6 millones. Esa alternativa la tendrán incluso quienes ya obtuvieron su préstamo y todavía no concretaron la compra. La modificación no es más que un síntoma de los cambiantes tiempos que corren; tiene que ver con la fuerte suba de las propiedades tras la devaluación. Y también con las dificultades que hay para concretar operaciones por la lentitud de los trámites. “Así como está hoy el Procrear no sirve para comprar viviendas. Tenés 6 meses para que te den el crédito. Eso es mucho tiempo para que se cierre una operación y conspira contra quien lo toma y quien vende”, sostuvo en diálogo con El Ciudadano Diego Aguiló, el titular de la Corporación de Empresas Inmobiliarias de Rosario.

La decisión de ampliar los montos de entrega fue del secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr, quien llevó la propuesta al Comité Ejecutivo del Programa de Crédito Argentino para la Vivienda Única Familiar (Procrear).

El tope máximo se llevó ahora a 2,6 millones de pesos aunque se mantiene el mismo subsidio estatal, entre 200 mil y 400 mil pesos, según la composición de la familia y el valor de la vivienda.

Se trata de una metodología similar a la que hizo Nación en febrero pasado, cuando los topes máximos de los créditos hipotecarios del Procrear se actualizaron de 2 millones a 2,3 millones de pesos.

Es que una propiedad que costaba 105 mil Uvas (Unidades de Valor Adquisitivo) en febrero, equivalía 2,3 millones. Hoy la misma propiedad en Uvas costaría 2,7 millones.

La actualización es para que todas las propiedades ya presentadas y que estuvieran al límite del valor máximo de compra puedan continuar con la gestión del crédito hipotecario, sin necesidad de salir a buscar una nueva casa.

Con la nueva resolución, se otorgará un subsidio de 400 mil pesos para familias con hijos y de 300 mil para las familias sin hijos, cuando las viviendas cuesten menos de 1,6 millón de pesos.

En los casos que las viviendas estén entre $ 1.600.001 y $ 2,55 millones, el subsidio será de $ 300.000 para las familias con hijos y de $ 200.000 para las familias sin hijos.

Encuentro

Hace 20 días hubo una reunión entre el gobierno y representantes del sector inmobiliario para avanzar en medidas que hagan más accesibles los créditos del Procear, ante la crisis cambiaria.

Es que la devaluación del peso en un mercado inmobiliario dolarizado (como el rosarino) trajo dificultades a quienes salieron a tomar el préstamo.  La suba de la moneda estadounidense generó incertidumbre y frenó operaciones. Las propiedades subieron en pesos más de un 30% desde diciembre (cuando el dólar estaba a $18) hasta hoy (en $28,5).

A pesar de las complicaciones, desde una de las cámaras inmobiliarias locales sugirieron a compradores no achicarse.

“Es imposible saber que va a pasar mañana. Pero si vos tenés necesidad de vivienda y no tenés plata hay que ir a un crédito y después ver qué pasa. Quien no cuenta con dinero tiene que salir a comprarlo, y acá se llega accediendo a una financiación. Sería difícil que el Estado deje caer los créditos. Eso complicaría a mucha gente que ha confiado”, analizó Aguiló.

Lo peor

Además del aumento en los topes máximo y mínimo de los créditos, el gobierno nacional también busca agilizar los trámites, que los tomadores puedan elegir libremente a los escribanos y eliminar la tasación del banco. Estos son los puntos que más preocupan hoy a los compradores.

Actualmente, la entidad financiera que otorga el crédito para comprar es el que decide quién va a ser el profesional que haga la escritura y el que verifique el precio del inmueble. “La idea es que los bancos abran la nómina, que se pueda elegir, así no hay tanto cuello de botella. Se tarda mucho con este trámite. Hay que acortar esos tiempos”, admitió días atrás Kerr.

La medida tiende a dar respuesta, aunque sea parcial, a lo que sucede tras cada escapada del dólar, cuando cualquier demora en concretar la operación puede ser crucial.

De todas formas, este tipo de decisiones se irán implementando paulatinamente, según la disponibilidad de cada banco.

Aguiló (con el mismo diagnóstico que Kerr) entregó una definición tajante en torno a este punto.

“Así como está hoy el Procrear no sirve para comprar viviendas. Hoy tenés 6 meses para que te den el crédito. Eso es mucho tiempo para que se cierre una operación y conspira contra quien lo toma y quien vende. Es diferente a los créditos Uva, que han tenido gran demanda. El 60 por ciento de los monoambiente y departamentos que se venden en Rosario es a través de los Uva”, señaló.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios