Edición Impresa, Policiales

Asesinan a un joven en un hecho confuso

Según testigos, la víctima recibió un disparo desde un automóvil

El crimen ocurrió en jurisdicción de la comisaría 11ª, que investiga el hecho. (Foto: Marcelo Berger)
El crimen ocurrió en jurisdicción de la comisaría 11ª, que investiga el hecho. (Foto: Marcelo Berger)

Un joven de 21 años fue asesinado ayer a la madrugada en un confuso hecho ocurrido en la zona sur. Según los investigadores, un grupo de policías que hacían un control vehicular en la zona escuchó detonaciones y, tras seguir un rastro de sangre señalado por los vecinos, dieron con el muchacho herido. Como las ambulancias no quisieron entrar al barrio sin escolta policial, los uniformados intentaron trasladar al joven en un patrullero hasta el hospital, pero falleció en el camino. Los pesquisas desconocen la causa del homicidio, aunque se inclinan a un ajuste de cuentas.

Jesús Díaz tenía 21 años y vivía en Lamadrid 98 bis, en el Fonavi ubicado en la intersección con calle Grandoli.

Ayer, cerca de la una de la madrugada, Jesús estaba con unos amigos a la vuelta de su casa, sentado en una columna de cemento caída que hacía las veces de banco, en Grandoli y Olegario Víctor Andrade.

Según dijeron algunos testigos a la Policía, fue en ese momento cuando, desde un auto que pasaba por el lugar, efectuaron varios disparos, uno de los cuales impactó en la espalda de Jesús.

Según los voceros, en ese momento efectivos de Patrulla Urbana que realizaban un control de taxis y colectivos en la zona de Grandoli y Gutiérrez escucharon las detonaciones y se dirigieron hasta el lugar de dónde provenían los sonidos, y que luego indicaron los vecinos. Sin embargo, allí sólo encontraron un charco de sangre desparramada que marcaba un rastro.

De acuerdo con las fuentes, tras seguirlo por unos cien metros encontraron sobre la vereda en una calle interna, entre las torres 6 y 7 del Fonavi,  a Jesús, herido de un disparo.

Según dijeron los uniformados, el lugar comenzó a llenarse de gente porque la ambulancia no llegaba. Es que ni el Sies ni la empresa privada Ecco querían ingresar al barrio sin custodia policial.

En este contexto, los efectivos cargaron al joven en un patrullero e intentaron trasladarlo hasta el hospital Roque Sáenz Peña. Sin embargo, a algunas cuadras del lugar, en Ayacucho al 5300, se cruzaron con la ambulancia del Sies, cuyos médicos declararon muerto al muchacho. La causa de deceso fue un disparo de arma de fuego que le ingresó por la espalda a la altura del lado derecho del abdomen y le perforó un pulmón.

Según la Policía, en el lugar donde Jesús fue baleado secuestraron cuatro vainas servidas calibre 9 milímetros y una bolsa con cocaína y marihuana, aunque no especificaron en qué cantidades.

Los investigadores remarcaron que Jesús Díaz no contaba con antecedentes penales. Sin embargo, la hipótesis más fuerte que manejan los pesquisas es la de un ajuste de cuentas.

Al cierre de esta edición, los uniformados intentaban recabar más información en el barrio, pero los testigos que brindaron datos fueron pocos. “Todos escucharon disparos pero nadie dice de dónde provenían”, indicó una fuente.

El hecho es investigado por la Brigada de Homicidios y la comisaría 11ª.

Comentarios