Edición Impresa, Espectáculos, Teatro

Teatro

Artes Escénicas: balance del festival que dio paso a la muestra

Durante una semana, la Universidad del Litoral programó en la capital provincial 17 espectáculos.


Como cada año, un recorte de obra nacional recorrió en la última semana (de sábado a sábado) algunos de los escenarios más emblemáticos de la ciudad de Santa Fe, en el marco del Argentino de Artes Escénicas. Se trató de un puñado de propuestas elegidas por su claro valor artístico, y en su mayoría probadas en otros contextos o recorridos nacionales, más que por un criterio propio, sumándose de este modo el Argentino, que desde hace trece años organiza la Universidad Nacional del Litoral (UNL), a una tendencia que se intensifica en encuentros nacionales de teatro que, empeñados en programar las propuestas de creadores consagrados (lo que implica correr un riesgo menor), dejan afuera a una nueva generación de teatristas que necesitan de estas “vidrieras” para mostrar sus obras, confrontarlas con la crítica especializada y sobre todo con otros públicos.

Unos 4 mil espectadores acompañaron la programación que cerró el sábado por la noche con el extraordinario Todo piola, de Mariano Blatt, Eddy García y Gustavo Tarrío, sobre todo si se piensa que el encuentro es el resultado de la fusión de los históricos festivales Argentino de Danza y Argentino de Teatro, mezcla que la propuesta transita con holgura, criterio poético y estético, y con un elenco destacadísimo, integrado por Eddy García, Quillen Mut Cantero y la actriz y cantante Guadalupe Otheguy.

Este año, llegaron al encuentro 17 espectáculos de Rosario, Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Paraná y Neuquén, además del estreno de la Comedia UNL 2016, Amado y perdido, con dramaturgia y dirección Lucas Ranzani, espectáculo que abre una nueva etapa para este espacio, ahora democratizado a partir de una convocatoria y con un proceso tutorado, en este caso, por los reconocidos teatristas Jorge Ricci (Santa Fe) y Gustavo Guirado (Rosario). De este modo, el mismo equipo del valioso Malversión de amor (versión libérrima de Tío Vania), Nada de los Rusos, ofrece un espectáculo plagado de buenas ideas (con un comienzo muy prometedor) pero mal concretadas, en el contexto de un montaje en el que los actores, en su mayoría talentosos, padecen los déficits en el devenir de una dramaturgia cuya complejidad no aporta a la teatralidad que pretende en ciernes el material.

Con una serie de actividades especiales motorizadas por el gran anfitrión natural de este encuentro, el crítico teatral santafesino Roberto Schneider (El Litoral), a lo largo de los días se sucedieron la conmovedora inauguración de la muestra Ella, la Bucci, dedicada a la teatrista santafesina Verónica Bucci fallecida hace poco más de un año, del mismo modo que la presentación del libro Antología del teatro santafesino actual, con la publicación de los textos de once obras de teatro y sus respectivas críticas, compilado por Schneider junto a Jorge Ricci y presentado por la ministra de Innovación y Cultura Chiqui González, que estuvo entre los mejores momentos del encuentro. De hecho, quedará en la memoria de los presentes, entre otras, la referencia de la ministra y directora teatral a una especie de “Beckett de Colastiné” para definir la impronta que atraviesa la dramaturgia santafesina contemporánea.

Finalmente, entre las actividades paralelas, también se desarrolló un panel dedicado a la crítica del que participaron Alberto Catena (La Nación, Florencio), Julio Cejas (Rosario 12), Miguel Passarini (El Ciudadano), Roberto Schneider (El Litoral) y Julieta Zeta (Farza Mag).

Más allá de que el Argentino pareciera haber perdido su impronta festivalera de otros tiempos y hasta quizás debió soportar algún recorte presupuestario, con una programación extendida a lo largo de una semana (dos espectáculos por día) que se acerca más al perfil de una muestra, sin espacios de encuentro o de reflexión y devoluciones donde los elencos puedan confrontar sus propuestas con otros teatristas, críticos y público en general, se destacaron propuestas de enorme calidad artística aplaudidas en el país. Así, entre otras, aparecen La verdad de los Pies. Estudio equívoco sobre el comportamiento humano, con texto y dirección de la cordobesa Jazmín Sequeira; la atractiva comedia gauchesca La Denuncia, de Rafael Bruza, dirigida por Claudio Martínez Bel, con una cuidada estética-homenaje al artista Florencio Molina Campos, del mismo modo que Bufón, escrita y dirigida por el cordobés Luciano Delprato;   Los Cuerpos, propuesta de danza con dirección e interpretación de Ramiro Cortez y Federico Fontán, o la imbatible La Pilarcita, con dramaturgia y dirección de María Marull. También son para destacar la edificante Inestable, propuesta porteña escrita y dirigida por Andrés Caminos y Gadiel Sztryk, o la rosarina Carne de Juguete, con dramaturgia y dirección de Gustavo Guirado y la presencia insoslayable de la enorme actriz Claudia Schujman, en uno de sus mejores trabajos en teatro.

Finalmente el sábado, en la última jornada del Argentino y para abrir la programación, se pudo ver el espectáculo de danza en espacio urbano (Plazoleta Fragata Sarmiento) Pilar, tiene un aroma, de Fabiana Sinchi, también surgido de la convocatoria de la UNL destinada a intervenciones coreográficas, “El cuerpo todo. Cuerpos sin fronteras 2016”.

Merecido homenaje

p28f2
Gentileza UNL

En el marco de una de las actividades paralelas de la reciente edición del  Argentino de Artes Escénicas, integrantes del Círculo de Críticos de las Artes Escénicas de la Argentina (Critea), tras un panel en el que se pusieron en tensión algunas cuestiones vinculadas a la crítica teatral frente a los nuevos soportes digitales, bajo el título “Crítica, medios tradicionales y nuevos soportes”, se reconoció la vasta trayectoria de los periodistas y críticos teatrales Alberto Catena y Carlos Pacheco, ambos grandes referentes de la crítica a nivel nacional con varias décadas de recorrido en diversos medios, por su trabajo denodado y su permanente reivindicación de la labor no sólo propia sino también de muchos otros críticos, tanto referentes como emergentes, de distintos puntos del país.

Comentarios