Gremiales

Evitan despidos

Arrancaron las suspensiones en General Motors

Smata acordó con General Motors un cronograma de suspensiones que va de 7 a 10 días por mes a cada uno de los casi 1.500 trabajadores de la planta de Alvear, que pasarán a cobrar el 70 por ciento del salario . El gremio intentó así evitar los despidos de la planta.


La empresa automotriz General Motors arrancó este lunes  con un sistema de suspensiones y bajó a un turno de producción la actividad en su planta de Alvear. La medida será hasta fines de enero del año 2019 y los trabajadores suspendidos cobrarán el 70 por ciento del sueldo. A esta instancia llegaron empresarios y gremio. Fue luego de que Smata buscara una solución alternativa a los despidos

La medida incluirá a los 1.463 trabajadores de General Motors de Alvear, que cumplían funciones en dos turnos de producción, ahora reducido a uno. “Lo que luchamos es para que la gente se quede en el sistema de trabajo. Y con este acuerdo logramos que no se despida a nadie”,  dijo Marcelo Barros, dirigente de Smata.

Tal como publicó El Ciudadano, Smata acordó con General Motors un cronograma de suspensiones que va de 7 a 10 días por mes a cada uno de los casi 1.500 trabajadores de la planta de Alvear, que pasarán a cobrar el 70 por ciento del salario en las horas no trabajadas. “Le dijimos a la empresa que podemos negociar todo lo que quieran, pero con trabajadores adentro”, explicó a este diario el titular de Smata Rosario, Marcelo Barros.

“Todos los que intervienen en la fabricación del Chevrolet Cruze, el auto que sale de la línea de producción, saben que las ventas al mercado interno cayeron, que la exportación prevista a Brasil se redujo, que la empresa tiene acumulado stock de más de 20 mil vehículos que no puede colocar. Y en ese marco de incertidumbre, la tranquilidad que les dio el gremio es que de acá al 31 de enero que viene no habrá ningún despido, aunque de los dos turnos de trabajo que tienen actualmente pasarán a tener uno. La mala es que las suspensiones no solamente afectarán a General Motors sino también a las empresas satélites que trabajan, adentro o afuera, para la firma: “En total vamos a tener 2.200 suspensiones”, marcó Barros.

“Esto es lo que pudimos conseguir”, se sinceró Barros. El dirigente sindical explicó que el acuerdo, que se terminó de entretejer ahora, tuvo el viento a favor de tener ya en el horizonte las vacaciones. Simplemente las licencias se van a adelantar, con lo que la merma salarial que afectará a los trabajadores también se reducirá.

Barros explicó que el nuevo cronograma de suspensiones, que sucede al cierre general de la planta que se aplicó entre finales de abril y la primera semana de mayo pasados y a la disminución de días de trabajo que llegaría después, regirá desde el próximo lunes 17 hasta el 31 enero.

Entre sus detalles es que el acuerdo no tocará el próximo medio aguinaldo, que los trabajadores cobrarán al 100 por ciento, ni tampoco a las vacaciones, aunque para ello el acuerdo contempló  que un plus deje de ser remunerativo, “para no tener descuentos”, para que no toque el bolsillo.

En esa línea, el plus se pagará el 2 de enero, y las licencias arrancarán desde la segunda semana de diciembre. El 20 de diciembre, en tanto, gremio y patronal se volverán a reunir para evaluar la marcha del convenio y ver cómo sigue, sobre lo que el dirigente de Smata es cualquier cosa menos optimista.

Pero la clave, marcó Barros, está en los puestos de trabajo. “Nosotros defendemos que la gente no salga del sistema, porque después se hacen monotributistas y no vuelven a entrar nunca más”, explicó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios