El Hincha

Central

Arismendi no dio la talla

El uruguayo ya fue informado que no será tenido en cuenta para el próximo semestre. El mediocampista llegó por pedido de Bauza pero nunca se acostumbró al equipo


Con la Copa Argentina bajo el brazo Central se prepara para un primer semestre cargado de compromisos. El Canalla jugará la Supercopa Argentina frente a Boca, los once encuentros que le quedan de la Superliga, la Copa Libertadores y la flamante Copa de la Liga. A pesar de que en varios encuentros quizás deba jugar con un equipo alternativo ya comienzan a conocerse los jugadores que no tendrán lugar en el equipo para 2019.

Y así comienzan a salir a la luz aquellos futbolistas que no serán tenidos en cuenta por el Patón Bauza. El primero es el uruguayo Diego Arismendi, quien a pesar de la confianza que le había dado el entrenador en su arribo al club, no cumplió para nada las expectativas.

“Creo que se va a acoplar rápidamente y no va a tener ningún tipo de problemas”, dijo el Patón cuando el mediocampista firmó su contrato con Central. Pero esa reflexión estuvo muy lejos de la realidad del uruguayo vistiendo la camiseta de Central. Nunca se adaptó al equipo, cuando tuvo chances de mostrarse las desperdició, sufrió lesiones y siempre mostró más errores que virtudes dentro del campo de juego.

Hace cuatro meses el Canalla adquirió la totalidad del pase del uruguayo y en consecuencia deberá buscarse un nuevo horizonte en los próximos días o bien presentarse el 2 de enero en Arroyo Seco aun sabiendo que no tendrá minutos en cancha.

Arismendi corrió la misma suerte que su compatriota Santiago Romero, quien a mediados de 2017 arribó a Arroyito, cuando Paolo Montero era el técnico canalla. Arrancó como titular, pero no jugó demasiado. Seis veces por la Superliga y otras tres por Copa Argentina estuvo desde el inicio, pero su estadía en Rosario fue muy corta. A los seis meses y sin lugar en el equipo que ya dirigía Leo Fernández, retornó a Nacional.

Otro que también llegó en su momento a Arroyito con mucho cartel y que desilusionó a más de uno fue Gastón Gil Romero. Al igual que Arismendi y Romero su posición natural es volante central. Deslumbró en sus inicios en Estudiantes, llegando a ser capitán del Pincha, pero llamativamente el club de La Plata se lo sacó de encima. Llegó a Rosario con Coudet como técnico, se lesionó en el primer partido que jugó y nunca dio la talla para jugar en Central. Estuvo una temporada y se fue.

 

Los pedidos el Patón

En cuanto a los posibles refuerzos para la temporada entrante miembros de comisión directiva y Mauro Cetto tendrá este viernes una reunión para empezar a delinear los pasos a seguir con el afán de cumplir los pedidos del Patón Bauza de cara al primer semestre.

Los jugadores de Central retomarán los trabajos el 2 de enero junto al preparador físico Bruno Militano y José Di Leo, el ayudante de campo de Bauza, quien recién se reintegrará la pretemporada cuatro días más tarde.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios