Opinión Mundial

Opina: Gabriel Pennise

Argentina, mezcolanza surrealista


La imagen de Sampaoli como si fuese un escapado del Borda es el fiel reflejo de lo que es Argentina. Y si a esto se le suma que Chiqui Tapia es el presidente de AFA y Wilfredo Caballero el arquero, esta mezcolanza surrealista da como resultado un seleccionado impresentable.

La humillante derrota ante Croacia no admite demasiados análisis ni discusiones. Se acerca mucho a un papelón que era posible en el contexto previo. Croacia es un equipo serio, pero está lejos de ser candidato en Rusia. No importa, con un par de jugadores de jerarquía y un orden táctico le alcanzó para superarnos con comodidad. Argentina es un equipo eternamente en formación, que depende de las individualidades, que aparecen cuando quieren o los dejan. Es un equipo triste, sin confianza, con un técnico descontrolado, que da la imagen de un ser desquiciado, y eso lo trasmite hacia adentro. Para que reine la anarquía.

Tampoco es natural que este proceso mundialista tuviera tres técnicos. En el fútbol las casualidades son limitadas, y Argentina llegó a Rusia por una noche inspirada de Messi, y no podía pensar en llegar lejos a pura casualidad. Si todavía hay una chance matemática es un milagro. Y el fútbol es tan raro que ese hilo de vida que le queda, lo transforma en un campeonato más digno, inclusive con alguna pretensión.

Futbolísticamente, Argentina merece quedar afuera ya. Porque sino sería un premio a la improvisación, a todo da igual. Hay jugadores de jerarquía que podrían dar más, que tal vez intenten el milagro de no quedar humillados. Pero deben mirar a Sampaoli, sus gestos, sus decisiones, su imagen, y se deben preguntar como muchos de nosotros: ¿Este tipo qué hace dirigiendo a Argentina en un Mundial? Y tal vez por ahí encontremos las respuestas del fracaso que tanto buscamos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios