Ciudad, Edición Impresa

Evaluación

Operativo Aprender: pruebas sin sobresaltos

En medio de fuertes críticas de docentes y alumnos, el Operativo Aprender se desarrolló con normalidad en toda la provincia, aseguraron desde el Ministerio de Educación. Calcularon la asistencia a las escuelas en torno al 75 por ciento.


Con numerosas críticas de parte de docentes y alumnos, el Operativo Aprender se desarrolló con normalidad ayer en Rosario, pese a la movilización de algunos alumnos, como fue el caso del colegio Normal 2. Así lo aseguraron desde el Ministerio de Educación al considerar la participación de 700 escuelas entre primarias y secundarias. La evaluación que se realiza a nivel nacional reemplaza al antes denominado Operativo Nacional de Evaluación, y tiene como objetivo declarado relevar información sobre los logros alcanzados y los desafíos pendientes del sistema educativo.

Pese a las severas críticas recibidas desde Amsafé, las que incluyeron una concentración en la tarde del lunes en rechazo a las evaluaciones, el Operativo Aprender se desarrolló sin mayores inconvenientes en las escuelas primarias y secundarias de la región, en las que se registró un 75 por ciento de asistencia.

“El operativo se ha desarrollado con normalidad. Tuvimos entre un 70 y 75 por ciento de asistencia a las escuelas, considerando el clima, porque hubo escuelas rurales a las que no pudieron acceder y van a continuar el martes 25, fecha prevista por alguna contingencia. En algunas secundarias puntuales, se movilizaron los estudiantes pero en todas se comenzó a evaluar. En primaria, no hubo inconvenientes. El operativo se desarrolló con normalidad”, sostuvo Daiana Gallo Ambrosi, delegada regional Rosario del Ministerio de Educación.

La evaluación está dirigida a todos los alumnos que cursen 6º grado y una muestra de alumnos de 3º grado de escuelas primarias, en tanto a nivel secundario son evaluados alumnos de 5º año y una muestra de los que cursen 2º. Las asignaturas evaluadas ayer fueron matemática y lengua en ambos niveles, mientras que en nivel secundario, hoy se evaluará sobre ciencias sociales y naturales.

“Para nosotros el operativo ha salido bien, también se desarrolló la escuela abierta y por eso los estudiantes no tenían clases: es un programa apuntado hacia la autoevaluación. Mañana (por hoy) retoman clases en la primaria y continúa el secundario porque rinden cuatro asignaturas”, explicó Gallo Ambrosi, acerca de las evaluaciones con formato múltiple choice que se realizan en todo el país.

Consultada por las críticas y la oposición de algunos alumnos que se manifestaron en contra de la evaluación, la delegada regional del Ministerio aseguró que “el operativo está garantizado”. “Hubo algunos estudiantes en algunas escuelas, como el caso del Normal 2, que no ingresaron a hacer el examen y fueron pocos los que asistieron, pero el operativo está garantizado”, agregó.

“Es un acuerdo federal que se firma por todas las jurisdicciones. Es un examen nacional que se toma como un indicador más. Son todas estadísticas, muy estándar, son contenidos muy generales y básicos. Se hacen cada tres años, por eso en 2013 fueron las Ones (Operativo Nacional de Evaluación, y ahora, se llama Aprender. Desde el 93 se vienen dando y desde el 2006 están incluidas dentro de la ley Nacional de Educación). Se usa como indicador de cómo estamos parados en algunas asignaturas. Nosotros cumplimos con la normativa. Después, corre por cuenta de los actores estar a favor o contra”, señaló Gallo Ambrosi, quien aclaró que los exámenes provienen de Nación y que desde la provincia no participaron en la confección de los mismos.

Lucero: “Las pruebas están mal hechas”

El titular del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), Martín Lucero, advirtió que no tuvieron mayores inconvenientes y que las evaluaciones se tomaron pese a las objeciones planteadas con la realización del examen.

“En las escuelas se tomó la evaluación y los docentes participaron, más allá de que no coincidimos ni con la forma, ni la implementación, ni el desarrollo. Las pruebas están mal hechas, no miden lo que pretenden medir”, señaló Lucero, quien cuestionó la falta de participación docente en el diseño de las preguntas.

“Es una evaluación sesgada de los contenidos. La respuesta múltiple no es el criterio más adecuado con chicos de 6º grado. Es una evaluación de tipo censal en la que mezclaron aspectos pedagógicos con aspectos vinculados a pareceres personales de alumnos. Deja de lado situaciones que habría que analizar como la inversión en educación, la formación docente, y si esa formación tiene igual impacto en todas las jurisdicciones”, agregó el titular del gremio que nuclea a las privadas.

Otro de los cuestionamientos que señaló Lucero fue la falta de anonimato de las evaluaciones que, a diferencia de las Ones, contienen el número de cada escuela con lo que se podría identificar a los alumnos. “Hay una voluntad de hacer públicos los resultados por escuela, con lo que se corre el riesgo de hacer una especie de ranking de las más y menos exitosas, con el consecuente premio y castigo. De acuerdo a la política neoliberal del gobierno, es probable que se premie a las más exitosas con lo que se agranda más la brecha”, sostuvo el titular de Sadop.

Teres: “Nada bueno se puede esperar de todo esto”

“Las preguntas están descontextualizadas. Este tipo de preguntas estandarizadas salta por encima de los regionalismos: diversas culturas y condiciones sociales”. Gustavo Teres, titular de Amsafé local, fue tajante a la hora de ofrecer su mirada sobre el Operativo Aprender. “El objetivo del Estado nacional es justificar futuras decisiones sobre los docentes santafesinos”, interpretó.

“No es una iniciativa neutra. Han intentado establecer una lógica empresarial que no ha aportado nada a los sistemas educativos. Macri viene haciendo evaluaciones en Buenos Aires sin ningún resultado desde hace años”, expresó el dirigente gremial.

Según Teres, “no se puede hablar de calidad educativa cuando hay un deterioro de la condiciones de trabajo. Es cínico decir que sirve para mejorar”.

“Nada bueno se puede esperar de esto”, afirmó luego. “Es una prueba estándar, se hacen las mismas preguntas para un chico que vive en Jujuy que para el que vive en Tierra del Fuego”, añadió.

Para el referente local de Amsafe, “el gobierno quiere instalar una cultura de ganadores y perdedores, de buenos y malos, para luego establecer un sistema de premios y castigos”.

Comentarios