Ciudad, Edición Impresa

Alacranes: alerta y precaución

Con la temperatura en aumento, crece también el número de picaduras. La Municipalidad lanzó una campaña para prevenir ataques de estos insectos que en algunos casos pueden generar daños serios, sobre todo en niños.

“Todos los alacranes que hay en la zona son venenosos”. La frase categórica e inquietante fue dicha por la directora del Área de Información dela Secretaríade Salud del municipio, Analía Chumpitaz, quien informó que en estos días ha comenzado a registrarse un aumento de picaduras de estos arácnidos en distintas partes de la ciudad. Es por eso quela Municipalidadha iniciado una campaña de difusión destinada a prevenir ataques de alacranes cuya ponzoña puede llegar a ser peligrosa especialmente para niños y adultos mayores. La especie que más se encuentra en la región es el Tityus Trivittatus que es una variedad que presenta una cola con aguijón y púa, pinzas alargadas y el dorso con tres rayas longitudinales oscuras.

La epidemióloga recordó que es fundamental –para evitar la presencia del alacrán en los hogares– “tapar las rejillas y las grietas de las paredes, ya que son lugares donde suelen estar”. “Otro lugar donde suelen esconderse es en los zapatos o entre la ropa que tiene varios días en un mismo lugar. Por eso es sumamente importante sacudir las prendas o el calzado antes de ponérselo, eso es algo que es fundamental enseñárselo a los más chicos”, añadió.

La peligrosidad de la picadura estará dada por la edad del alacrán, esto significa que a mayor tamaño y madurez del animal más veneno le inoculará a su víctima. El peligro de su picadura proviene del veneno que deja cuando una persona se contacta accidentalmente con uno de ellos y que, en los casos más extremos, puede ser de suma gravedad. “La persona picada puede presentar desde un pequeño dolor hasta un problema sumamente grave para su salud”, continuó la médica.

“El tema es que al vivir entre nosotros esta es una plaga muy difícil de combatir ya que sólo se elimina mediante el uso de pesticidas. Lo que podemos hacer es realizar fumigaciones en nuestros hogares para matar a las cucarachas y arañas que son su fuente de alimento, de esta manera al no encontrar comida habrá menos riesgo de tener uno o varios alacranes en casa”, explicó.

“Los ejemplares que se han ido encontrando varían mucho de tamaño. Se han encontrado alacranes de dos centímetros como algunos otros que superan los cinco o seis centímetros y estos últimos pueden ser considerados de alta peligrosidad”, destacó.

Desde el municipio se recordó que para evitar la posibilidad de contacto con un alacrán es necesario: mantener el hogar y alrededores libres de escombros, ladrillos, tejas, leña, maderas; tapar las grietas u orificios de los revoques de las paredes, sobre todo si éstas son de ladrillo hueco; sellar las cámaras de las cloacas; colocar malla metálica en las rejillas de las casas; y utilizar insecticidas que sean inocuos para los humanos, animales y plantas.

Si encontró un alacrán en la casa hay que revisar la cama antes de acostarse; no dejar ropa en el suelo o sacudirla ante de utilizarla; y revisar los zapatos –especialmente los de los niños– antes de colocárselos.

La longitud de un ejemplar adulto de alacrán es de entre 40 y65 milímetros, generalmente es de color amarillento o amarillo rojizo, con tres bandas oscuras longitudinales en su dorso. Los ejemplares más jóvenes son de coloración más clara. Tienen cuatro pares de patas, un par de pinzas y un par de quelíceros (apéndice prensor), entre aquellos.

Al ser un animal de hábitos nocturnos permanece oculto durante el día en el suelo o entre las cortezas de los árboles. Es frecuente encontrarlos en lugares habitados por el hombre, en sitios con maderas caídas, escombros, tejas, ladrillos, (ámbito peri domiciliario) pero, también, dentro de las casas, en grietas de paredes, pisos, zócalos, huecos de revestimiento de maderas, en desagües que conectan con cloacas, habitaciones y depósitos sin aireación, detrás de cuadros, bajo los muebles o entre la ropas y los zapatos.

En cuanto a los síntomas, el dolor –que se manifiesta en el sitio de la picadura– en general es intenso en los niños provoca una variedad de signos y síntomas locales y generales que se expresan con diferentes grados de severidad, entre ellos, palidez, náuseas, vómitos, salivación excesiva, piel de gallina y palpitaciones. La picadura, frecuentemente, sucede de noche. La población más afectada son niños pequeños; y la localización es en los miembros inferiores. Asimismo, hay una serie de factores que determinan la evolución que dependen de la persona afectada: el peso, el estado nutricional, la presencia de enfermedades como asma, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes.

En caso de picadura se recomienda concurrir rápidamente al hospital más cercano para su atención y tratamiento. Como produce intenso dolor, se puede colocar hielo en el sitio afectado para aliviar las molestias mientras se transporta a la persona. Si durante la consulta se detectan síntomas de gravedad, el paciente recibirá suero antiescorpiónico para neutralizar la toxina.

Comentarios