Región

Muestra y festejo

Aguas de inclusión: Tiburones del Paraná cumplieron 20 años


Fue en 1998 cuando comenzaron en Arroyo Seco las “Experiencias de nado en el río”, pruebas únicas en el país en las que las personas con discapacidad, después de un año de trabajo previo, demostraron lo que pueden hacer cuando se unen. De ahí en más, el proyecto Tiburones del Paraná que motorizó Patricio Huerga no paró de crecer. Y este miércoles festejaron sus 20 años con una muestra gráfica que recrea las experiencias en aguas abiertas. La Subsecretaría de Inclusión para Personas con Discapacidad –Ministerio de Salud de Santa Fe– acompañó el acto en el gimnasio del complejo Los Tiburones, donde la exposición permanecerá abierta a todos hasta el 20 de agosto.

La exposición se puede visitar de lunes a viernes en la sede de Los Tiburones, ubicada en Rivadavia y Cardozo de Arroyo Seco, incluye fotografías, gigantografías y recortes periodísticos sobre la extensa trayectoria del proyecto. recrea también las experiencias de aguas abiertas, recuerda a las principales figuras de la natación pasada y contemporánea que acompañaron a “los Tiburones”, el Complejo y su funcionamiento como ejemplo de inclusión, cómo se construyó, las distinciones recibidas por el trabajo realizado, etc.

Un río de inclusión

Dos integrantes de Tiburones del Paraná: Santi, de 8 meses, y Miguel, de 98 años. Distanciados en la edad, juntos en el proyecto.

 

Los Tiburones del Paraná es un proyecto de inclusión de personas con y sin discapacidad único en América Latina, que comenzó en 1998. Ese año, siete personas con discapacidad lograron nadar un kilómetro en aguas abiertas, por el río Paraná. Allí nació el nombre, que además alude al mítico nadador santafesino de aguas abiertas Pedro Antonio Candioti, conocido como El Tiburón de El Quillá, quien aún hoy, mantiene el récord mundial de permanencia en aguas abiertas por haber nadado 100 horas y 33 minutos uniendo las ciudades de San Javier y Santa Fe en 1939.

Los Tiburones de Arroyo Seco suman en la actualidad cientos de personas con y sin discapacidad que, junto a sus familias, trabajan, interactúan, conviven, aprenden y se divierten en un gran proyecto de inclusión que celebra el valor de la diversidad. El proyecto sumó a familias, el Estado, empresas privadas y a parte de la sociedad.

 

 

 

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios