País

¿lo barato sale caro?

Advierten que perfumes truchos pueden ser tóxicos para la piel

En el Barrio Chino porteño secuestraron unos 683 perfumes falsificados, y se detuvo a tres personas de nacionalidad asiática, entre los que figura un actor que trabajó con Ricardo Darín. Aseguran que son tóxicos y pueden afectar a la salud.


Los perfumes truchos que se venden sin ningún tipo de control en ferias barriales, plazas y hasta en el transporte público en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense son, aseguran, altamente tóxicos, ya que son fabricados con químicos muy peligrosos, alertan especialistas.

Marcelo Peretta, del colegio Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, advirtió que “estos perfumes son realmente muy perjudiciales para la salud, ya que son fabricados en espacios desconocidos, sin las regulaciones que se imponen para producir las fragancias”.

“Los productores de perfumes truchos usan químicos absolutamente tóxicos y muy peligrosos para la salud. Lo que hacen es intentar imitar las fragancias, a costo muy bajo. Sin controles, es una combinación letal”, advirtió el dirigente a Diario Popular.

Este viernes, como emergente de esta delicada situación, varios operativos se realizaron en el Barrio Chino porteño, donde se secuestraron unos 683 perfumes truchos, y se detuvo a tres personas de nacionalidad china.

“Uno de los detenidos, dueño de un local, es actor y habría participado en una reconocida película argentina con Ricardo Darín. Al momento de ser interrogado por los agentes, se justificó diciendo que a él se los habían vendido como legales”, dijo una fuente judicial.

Los allanamientos se hicieron en tres locales y se incautaron perfumes que utilizaban en sus cajas nombres, logos y tipografías similares a las marcas Paco Rabanne, Cacharel, Carolina Herrera, Donna Karan, Lancome, Christian Dior, Tommy Hilfiger, Kenzo, XS, entre otras.

Todos estos productos, además de ser copias de los originales, no tenían el rotulado correcto, ni datos sanitarios de Anmat, así como tampoco fecha de vencimiento y elaboración, ni responsable de su fabricación.

Durante el operativo se incautaron más de 5.000 productos de cosmética que tampoco presentaban las inscripciones legales para poder ser vendidos. Había sombras, esmaltes, lápiz labial, quitaesmaltes y máscaras.

La investigación está a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35 de la ciudad de Buenos Aires.

“Todos estos productos fueron analizados por personal de Anmat que certificó que ninguno contaba con los permisos correspondientes para ser comercializados, lo que podría significar un peligro para la salud”, señaló el vocero judicial.

Peretta subrayó: “Es necesario destacar que un perfume falsificado o trucho significa, básicamente, que no contiene los principios activos del producto original, y con los perfumes lo que tenemos como primer problema es que al pulverizar el contenido para su aplicación, afectamos la primera capa de la piel, provocando irritación y otros trastornos cutáneos”.

“Luego tenemos las derivaciones dermatológicas o dermatóxicas, que ya son más graves. En tercera instancia, estos productos pueden provocar mareos, vómitos, diarreas e intoxicaciones severas que afectan a distintos órganos”, sostuvo.

En ese sentido, advirtió: “Es muy importante que se comience a dar batalla contra los grupos organizados que fabrican estos perfumes o los importan. La gente tiene naturalizado que puede comprar por muy poco dinero estas fragancias truchas, y se pone en riesgo”.

Asimismo, manifestó que “los perfumes que imitan a las grandes marcas se venden en ferias tipo La Salada, pero también en las plazas de los barrios y hasta en los medios de transporte, o en la vía pública”.

Ahora también volvieron a aparecer los champúes falsos

Años atrás, el especialista Marcelo Peretta realizó la denuncia del accionar de bandas delictivas que copiaban a la perfección los recipientes plásticos de champú de primeras marcas y los rellenaban con químicos, también altamente peligrosos, que en los últimos tiempos volvieron a aparecer en las ferias barriales. Los productos también se comercializaban en la calle.

En el momento de la denuncia, en el año 2012, los valores de los champúes truchos no llegaban ni al 50 por ciento del valor del producto en los negocios.

“Los vecinos compran los productos sin dudar, cautivados por el precio y sin dudar del contenido de los envases, ya que a simple vista son originales. Pero no”, concluyó el especialista. Advirtieron que con la crisis, todos estos productos apócrifos reaparecen con fuerza.

Comentarios