Edición Impresa, Política

Hierro retorcido

Advierten que “Acindar Rosario quiere cerrar”

Desde la regional local de la UOM advirtieron sobre la situación que se vive en la siderúrgica de avenida Perón al 8000, donde la empresa “ya anunció que suspenderá un turno desde junio y abrió retiros voluntarios”. Hay 200 empleos en riesgo.


Devaluación, tarifazo energético, aceleración inflacionaria, apertura importadora y enfriamiento de la economía se conjugan contra la industria, que viene encendiendo luces de alarma en torno a la pérdida de puestos de trabajo. Por caso, dirigentes de la Unión Obrera Metalúrgica de Rosario advirtieron sobre la “incertidumbre laboral” que se vive en Acindar por el “intento de cierre” de su planta en la ciudad.

“La empresa ya anunció la suspensión de uno de los tres  turnos a partir de junio y abrió retiros voluntarios. Sospechamos que detrás viene el cierre total de la planta de Rosario”, aseguró Antonio Donello, secretario general de la regional rosarina de la UOM.

En Acindar Rosario, conocida como planta Navarro, ubicada en avenida Perón al 8000, trabajan unos 200 operarios entre efectivos y tercerizados. En esta siderúrgica, controlada por el grupo Arcelor Mittal, cuya planta principal está radicada en Villa Constitución, se fabrican barras y perfiles de acero destinados al mercado interno, principalmente para el sector de la construcción, que viene en derrumbe.

“Tuvimos reuniones en el Ministerio de Trabajo provincial, donde incluso presentamos alternativas para sostener las fuentes de empleo, pero la empresa no se muestra interesada en buscar una salida para evitar el cierre”, se preocupó Donello.

En diálogo con El Ciudadano, el dirigente metalúrgico contó que días atrás se reunió con concejales de distintas bancadas para transmitirles la situación en Acindar y buscar respaldo político.

“Fue una reunión positiva”, destacó Donello, al tiempo que anticipó que pedirá ser recibido por la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz. “Acindar es proveedora del municipio y de la provincia mediante obra pública. Queremos que le sigan comprando con la condición de que mantengan los puestos de trabajo”, indicó el titular de la UOM, en defensa de los 200 empleados “que podrían quedar en la calle”.

Acindar frenó la producción de su planta en Villa Constitución durante buena parte del mes de marzo, ante una sostenida caída en las ventas con destino al mercado interno y el estancamiento de las exportaciones.

La UOM de Villa y la empresa firmaron un convenio en el cual la siderúrgica se comprometió a pagar el 85 por ciento de los salarios a trabajadores suspendidos a cambio de no despedir.

La firma viene haciendo un reordenamiento de su línea de producción y planea poner en marcha un nuevo tren laminador en su planta de Villa. Mientras los trabajadores denuncian que también se trae entre manos un “plan de ajuste”.

Comentarios