Edición Impresa, Policiales

guerra en zona sur

Acusaron a la banda de los Funes

La fiscal Paolicelli le imputó al grupo –aunque por ahora sólo uno de los integrantes de la familia está detenido– conformar una asociación ilícita dedicada a cometer delitos variados, entre ellos venta de drogas, usurpaciones y cuatro asesinatos.


El operativo llamado Los Miserables, que llevaron adelante 150 efectivos de la Policía Federal –tres grupos de irrupción, dos de la Guardia de Infantería, más unidades de Intervención Territorial y Satelital de Comunicaciones, perros antinarcóticos y un helicóptero H14–, derivó en 33 allanamientos en la ciudad el pasado martes. Esta investigación que demandó tres meses tuvo como epicentro al clan Funes y sus allegados. Ellos como integrantes de la facción originaria del Fonavi del Parque del Mercado, sostienen una guerra con el bando asentado en el lindero barrio Municipal que se cobró al menos 25 vidas en los últimos 14 meses, en una disputa que tiene sus coletazos al interior de la barra brava de Newell’s y que se fue extendiendo por otros barrios de la zona sur.

La pesquisa tuvo su correlato en una audiencia oral que se produjo ayer en los Tribunales provinciales, mientras que en el fuero federal hubo anteayer indagatorias por infracción a la ley de drogas. Ocho de los nueve detenidos –paradójicamente ninguno de ellos de apellido Funes– fueron imputados por participar en una asociación ilícita para la comisión de diversos delitos y la evidencia fundamental del caso fueron escuchas telefónicas. Cinco de ellos se fueron de la audiencia con morigeraciones luego de un acuerdo de partes: dos con arresto domiciliario y tres con libertad restringida. Para los otros tres –uno de los cuales  fue imputado de participar en un robo en Pérez–, la audiencia pasó a un cuarto intermedio para discutir la prisión preventiva. Por su parte, la mujer de Alan Funes –un joven de 19 años detenido en el Irar, lugar que también fue allanado– no fue imputada ya que durante la madrugada dio a luz al hijo de ambos. La audiencia se reanudará el lunes desde las 15.

La fiscal de Investigación y Juicio Gisela Paolicelli fue la encargada de llevar adelante la imputación contra ocho personas por asociación ilícita. La funcionaria explicó que, a raíz de  un informe realizado por el Organismo de Investigación del Ministerio Público Fiscal (MPA) se realizó un relevamiento de las denuncias que involucraban al clan Funes. Esos datos, sumados a entrecruzamientos telefónicos en otras causas, llevaron a la Fiscalía a concluir que los Funes –el Gordo Jorge, jefe de familia, y sus hijos Lautaro, Jonatan (alias Bam Bam) y Alan; no así Ulises, demorado el martes pasado y sobre quien por el momento no hay acusación alguna– junto a otras personas protagonizaban enfrentamientos armados con el clan Caminos asentado en barrio Municipal.

Tras ello y con información obtenida de escuchas telefónicas sobre el clan Caminos y Ariel Segovia (alias Tuby, actualmente detenido, también enfrentado con los Funes y con vínculos con la banda de Los Monos), según refirió la Fiscalía se llegó a un número telefónico de uno de los presuntos integrantes del grupo de los Funes y de allí se abrió el abanico de escuchas.

Un informe de la Policía Federal de principios de mayo sostuvo que Lautaro “Lamparita” Funes, sería integrante de la banda de Pelo Duro –ambos se encuentran prófugos–, la cual estaría integrada por 6 u 8 personas que se dedicaban a hacer inteligencia y luego robar inmuebles y  tendría base en la calle Beruti al 1800, en un sector del barrio República de la Sexta conocido como La Siberia. También surgió que para los atracos utilizaban autos robados o adulterados en sus chapas patentes y adquirían armamento. El producido de los atracos era repartido en forma organizada y en partes iguales.

Por su parte, otro informe policial sostuvo que Jorge Funes –originario del Parque del Mercado aunque asentado en barrio Tablada desde 2013 y cuya mujer, Mariela Miranda, fue asesinada en marzo del año pasado frente a su casa de Ayacucho y Uriburu– y José María Cisneros, alias Josema, tomarían decisiones respecto de la funcionalidad del grupo vinculado con los movimientos de la banda y los lugares de comercialización de drogas. También organizaban probables atracos y las posibles reacciones que tendría el grupo con la banda enemiga. Según ese informe la organización tendría dos fases: la comercialización de drogas por un lado y la comisión de delitos ordinarios por el otro. Están sospechados de robos agravados, tenencia de armas y municiones, usurpaciones, lesiones, amenazas calificadas, tentativas de homicidio y los crímenes de Leonel Sánchez, Cristian Ferreira, Walter Mena y Alberto Ruiz Díaz, refiere la investigación.

Según la pesquisa Carlos Jesús F., alias Pelo Duro, tendría un “pacto implícito” con Lautaro Funes, quien tendría un grupo para la comisión de entraderas. A su vez se sospecha de su participación en la usurpación de viviendas que luego utilizarían como quioscos de drogas, cuyos vigiladores o controladores serían: Ezequiel G., alias Pariente, Pala o Palita, y Lucas S., apodado Pelado. A su vez Pelo Duro, un joven de 25 años, tendría su propio grupo con base en el barrio República de la Sexta compuesto por: Milton; Matías, alias Mojarra; Joan, apodado Chileno; Largo; Emanuel U., alias Ben 10; Federico F., Héctor F., apodado Papachola; Ezequiel, y Juancho. Y un papel preponderante le otorgan a las mujeres de muchos de estos hombres, quienes brindarían apoyo ocultando armas y almacenando bienes robados, entre ellas la fiscal nombró a Laura, pareja de Largo; Vivi –ayer imputada–, de Joan; Sofía, mujer de Milton, y Ceci, de Ezequiel.

Las escuchas

De los resultados de los cruces de llamadas surgieron diálogos sobre atracos, futuros golpes, compra de armas, uso y ocultamiento de ellas –algunas de grueso calibre– y tiroteos, entre otros temas. Incluso en una de las charlas  aparece el nombre de Josema como encargado de las cobranzas de los negocios de Lautaro.

El Brujo

De las conversaciones surge que sobre ellos está René Ungaro, sostuvo la fiscal, sobre quien actualmente está detenido cumpliendo condena por el homicidio de Roberto “Pimpi” Caminos, padre de Alexis –también preso y sindicado jefe del bando del Municipal–. Surge a través de charlas de miembros del grupo que René  “le iba a pasar dos metras”, que le iban a pedir balas o sumas de dinero que le debían a algunos de los integrantes del grupo, y que estos elementos no eran sólo para ellos sino que debían darle un  porcentaje al Brujo, como le dicen a René,  sostuvo Paolicelli. La celda de Ungaro en la cárcel de Piñero también fue allanada.

A través de estas llamadas el MPA obtuvo los datos de los presuntos partícipes de la banda y sus domicilios, por lo que se ordenó más de una treintena de allanamientos que terminaron con la detención de David Jeremías M. –defendido por Marcelo Piercecchi–, Marcelo Ezequiel G., Miguel Ángel P., Héctor Anselmo Rubén C. –a cargo del defensor público Mariano Bufarini–; Josema Cisneros –defendido por Juan Pablo Audisio–; Milton Emanuel C. –representado por Rodrigo Mazzuchini–, Joan Patricio K., alias Chileno y su pareja Viviana G. –ambos defendidos por Susana Zulkarneinuff– y Jorgelina Selerpe, alias Chipi. Esta joven es mujer de Alan Funes  y a la vez sobrina de Domingo “Mingo” Selerpe –asesinado en 2010– y del Negro Jorge, quienes supieron ser la contra de Guillermo “Torombolo” Pérez –muerto en 2008– en la pelea por los dividendos del narcomenudeo en Tablada.

También se secuestraron electrodomésticos, celulares, handies, chalecos antibalas, automóviles, inhibidores de alarmas, dinero y drogas entre otros elementos. Ayer, todos ellos, a excepción de Chipi –quien fue madre durante la madrugada previa a la audiencia y se encontraba internada–  fueron imputados por asociación ilícita; ninguno de ellos hizo descargos.

Posteriormente la fiscal explicó que para cinco de ellos las partes habían acordado la medida cautelar. José Josema  Cisneros logró un arresto domiciliario porque padece una grave enfermedad que se encuentra en estado avanzado. El mismo beneficio logró Viviana G., pareja del Chileno, ya que tiene un bebé que amamanta y otro en camino. Marcelo G., Miguel Ángel P. y Héctor Cabrera recuperaron la libertad, aunque deberán presentarse una vez a la semana en la Oficina de Gestión Judicial por 60 días.

Milton C., Jeremías M. y el Chileno pasarán el fin de semana detenidos hasta tanto se discuta la medida cautelar que la fiscal pretende para ellos, lo que ocurrirá el lunes. Jeremías M. fue imputado de portación de arma de fuego de uso civil, un hecho ocurrido el 24 de abril de 2016 en Sánchez de Thompson 24 bis.

Teletubi

Un testigo de identidad reservada contó cómo la banda del Fonavi del Parque del Mercado usurpaba departamentos ubicados en los edificios del lindero barrio Municipal para luego vender estupefacientes. Este testimonio aseguró que todos obedecen a un grupo liderado por Teletubi –es decir Ariel Sebastián Acosta, actualmente detenido y según la pesquisa cercano al grupo de los Funes–. Detalló que una de las personas que integra ese bando es Jeremías M.

Chileno, Rubí y Batman

Joan K. fue imputado, también ayer, de prestar una colaboración secundaria en el robo a una firma Peitel, en Pérez,  ocurrida el 24 de septiembre de 2016. En el atraco se llevaron desde maquinaria vial hasta las botas de goma que había en la empresa. Los ladrones se alzaron con un botín superior a los 6,5 millones de pesos y muchos de los presuntos autores se encuentran tras las rejas, entre ellos el célebre Julio Villarreal, alias Gordo Rubí, y el no menos conocido Jorge Alberto Ibarra, un bonaerense apodado Batman. Ayer, Paolicelli acusó al Chileno, quien fue empleado de la firma, de brindar información previa junto con el sereno del lugar y de tener la llave del galpón donde guardaban las máquinas viales robadas mientras intentaban venderlas.

Capítulo federal

Las cinco personas detenidas el martes pasado por infracción a la ley de drogas, fueron indagadas al día siguiente en la Justicia federal y recuperaron la libertad, dijeron voceros del caso. Se trata de Rosa –tenía un pedido de captura– y su hija Jorgelina Selerpe, Oriana F., Milton C. y Zulema S.

Comentarios