Edición Impresa, Política

“Me parece que Cobos no quiere esperar hasta 2011”

Cristina acusó al vicepresidente de intentar un golpe contra su gobierno. Y a Redrado lo llamó “okupa”. Lo peor es la “conspiración”

clarin

“Nunca se vio en la historia del país una cosa como ésta. Me parece que no quiere esperar al 2011 y quiere ser presidente antes. Estos son los que hablan de gobernabilidad”, salió con extrema dureza la presidenta Cristina Fernández, quien así acusó implícitamente al vicepresidente Julio Cobos, no ya de buscar ser la cabeza de la oposición, sino de intentar dar un golpe institucional contra su gobierno. Desde Campana, en el acto de firma del contrato para la ampliación de la planta depuradora de líquidos cloacales de la ciudad bonaerense, la jefa del Estado mostró la tapa de la edición de Clarín del domingo donde prácticamente se anunciaba el embargo de fondos argentinos que el juez de Nueva York Thomas Griesa dispuso ayer, dos días después, a pedido de los llamados fondos buitres que acumulan bonos de la deuda argentina.

“Aunque no sea ético ni correcto, desde la vicepresidencia quiere ser el candidato del principal partido de la oposición”, continuó la jefa del Estado, que insistió en denunciar que se montó “una maniobra política” en contra del gobierno nacional. Cristina hizo referencia además a la actitud de la jueza María José Sarmiento, que falló a favor del ex presidente del BCRA, Martín Redrado, y la calificó como una “jueza delivery”, a la cual la oposición “va, le pide algo y se lo concede”. Y en ese marco advirtió, con gravedad: “Nada de lo que nos pasó, ni ahora ni durante nuestra historia, fue culpa de afuera, porque encontraron a otros argentinos para poder hacer ese endeudamiento y ahogar al país. Hoy esta historia se repite”.

La presidenta insistió en la tesis de que la pulseada política y judicial desatada alrededor del Fondo del Bicentenario y contra la cesantía de Redrado de la presidencia del Banco Central responde a intereses económicos concretos: los de tenedores de bonos que no entraron en el canje de 2005 y que buscan una tajada mayor, y otros fondos que buscan que los vencimientos de deuda de este año se paguen con nueva deuda, devengando intereses mayores a los que durante el gobierno de Fernando de la Rúa su entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, llamaba “tasas ruinosas”.

Con dureza, Cristina calificó de “okupa” a Redrado por no abandonar su cargo. Y en torno a los fallos judiciales en los medios y al hacer referencia al embargo del juez Griesa, la presidenta recordó que esa medida fue anticipada por el matutino Clarín el domingo: “Curioso, ¿no? Si uno quiere saber qué va a pasar con la Justicia internacional puede recurrir a Clarín, si quieren saber qué va a pasar con algunos sectores de la Justicia nacional pueden recurrir al diario La Nación”, protestó.

Asimismo, la presidenta volvió a defender la creación del Fondo del Bicentenario y dijo que esa decisión tuvo dos objetivos: “Utilizar reservas por las que nos están pagando el 0,5 por ciento anual y evitar tener que salir al mercado de capitales a pagar tasas del 14 por ciento producto del riesgo país a causa del default”.

Destacó además que la creación del Fondo del Bicentenario “fue plenamente aceptada por todo el mundo económico y bajó el riesgo país en forma inédita” y dijo que los sectores que se oponen son los mismos que buscan que “el canje de la deuda no se haga”.

“El Fondo del Bicentenario no es sólo por la deuda y los intereses, sino para avanzar en la reducción de la deuda, pero esto no le conviene a los fondos buitres, les conviene que el canje no se haga”, sostuvo la jefa del Estado.

Por otra parte, la presidenta pidió tener “mucha tranquilidad y calma” pero advirtió a la par que “hay que saber las maniobras que están en curso, quiénes las difunden y las propagandizan”, y puso de relieve su “fortaleza” para afrontar situaciones difíciles.

Con todo, a Cristina se sumaron, desde el exterior, el embajador en los Estados Unidos, Héctor Timerman, quien disparó que “la derecha argentina y los fondos buitres frenan la salida del default del país”, al tiempo que informó que “un grupo de legisladores norteamericanos ya presentó un proyecto para detener el accionar de estos fondos buitres”.

Y, desde tierra adentro, el senador nacional por Santa Cruz Nicolás Fernández reclamó analizar si las conductas del vicepresidente Cobos “dan para el juicio político”, a la par que consideró una “vergüenza” y un “disparate” que construya “abiertamente una agenda pre-presidencial”.

Comentarios