Edición Impresa

Revisan condena a seis policías por apremios ilegales

  • image1
    Los querellantes, Ruiz y Ferrara. Juan José García

La semana pasada, la Cámara Penal –a través de los vocales Alfredo Ivaldi Artacho, Carina Lurati y Daniel Acosta– dio inicio a una audiencia de revisión de un fallo dictado por el Juzgado de Sentencia de Melincué que condenó a 6 policías, pertenecientes a la comisaría 13° de Firmat, por los delitos de apremios ilegales agravados y falsedad ideológica de instrumento público. Entre los condenados se encuentra el comisario de la dependencia, que recibió una sanción de 4 años de prisión e inhabilitación especial por 8 años mientras que el resto de los uniformados fue condenado a 3 años y 6 meses de cárcel. El fallo fue apelado ya que la fiscalía y la querella buscan una sanción por el delito de torturas.

Según reconstruyó la investigación, el 29 de junio de 2013, cerca de las 15, los policías Matías Darío Busto y Walter Gabriel Aguiar observaron a A.M. y lo detuvieron cuando el muchacho circulaba en una bicicleta playera amarilla de su novia, presuntamente por averiguación de antecedentes. Lo llevaron a la comisaría 13° de la localidad e Firmat y de allí al patio de la dependencia, donde fue golpeado y amenazado. Según la acusación la víctima fue desnudada y con una manguera lo ahogaron hasta generarle el vómito. Tras ello, la víctima sostuvo que fue picaneado con un cable atado a un palo de escoba. También sostuvo que le sacaron fotos y lo amenazaron con lastimarlo con el palo. También le decían que iba a aparecer muerto en un descampado con un tiro en la cabeza simulando un suicidio mientras le preguntaban quién robaba las lápidas del cementerio y quién las reducía.

El chico en un momento logró empujar a uno de los policías que lo rodeaban, correr y saltar el tapial. La Policía inició una búsqueda sosteniendo que se había fugado. Algunos vecinos que lograron verlo, lo ayudaron, le dieron ropa y lo trasladaron hasta su casa. Luego varios de ellos declararon sobre el estado del chico que corría desnudo, otros aseguraron haberlo visto cuando lo detuvieron y cuando ingresó a la comisaría. La víctima reconoció en forma positiva a los policías que participaron del hecho.

Por su parte, el juez de sentencia de Melincué condenó a Juan José Zanel, Walter Gabriel Aguiar, Matías Darío Bustos Alejandro Darío Copetti por apremios ilegales agravados a la pena de 3 años y 3 meses de prisión e inhabilitación especial por 6 años. Mientras que José Alberto Sotelo fue condenado a 3 años y 6 meses de prisión efectiva más inhabilitación especial por 7 años. Finalmente, el comisario Edgardo Raúl Ale fue sancionado por 4 años de prisión efectiva y 8 años de inhabilitación especial. El fallo sostiene que el magistrado no hizo lugar a las torturas al entender que de la evidencia se desprenden los apremios ilegales que se producen cuando la víctima es agredida con el fin de obtener alguna información dirigida a esclarecer otro hecho delictivo y las torturas se dan una vez traspuesto el umbral de intensidad o ensañamiento que tornan insoportable la agresión, sostuvo. A lo que sumó que no se probó la efectiva descarga eléctrica sobre la víctima.

La decisión fue apelada y recayó sobre el tribunal compuesto por Ivaldi Artacho, Lurati y Acosta. Durante la jornada, la Fiscalía a cargo de Palmolelli, la Querella representada por Adrián Ruiz y José Ferrara y  las defensas a cargo de Jorge Barbagallo, Jorge Cabanillas, Luis Tomasevich Hugo Besso Pianetto, Adrián Martínez y Carlos Varela argumentaron sobre sus posturas, lo que probablemente continuará esta semana, tras un cuarto intermedio. Luego será el turno del tribunal, que deberá resolver el planteo.

EDICIÓN IMPRESA

MÁS LEÍDAS

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente