Región

Decisión patronal pone en jaque 60 empleos en fábrica de Coronda

  • image1
    La firma multinacional posee 50 plantas alrededor del mundo y más de 8.600 empleados.

Sesenta trabajadores de la planta procesadora de fruta Agrana Fruit, de Coronda, están al borde de perder sus empleos por la decisión de la patronal de trasladar la fábrica a Corrientes y reducir casi en su totalidad el personal.

El lunes por la mañana, los trabajadores se encontraron con las persianas bajas y presencia de un gerente, quien escoltado por un letrado, comunicó que Agrana había comprado una planta en la localidad correntina de Bella Vista, otrora competidora, que se dedica a la misma actividad y que hacia allí va a trasladar la producción.

Por ello, este jueves se realizará una audiencia en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe, donde el sindicato del sector (Alimentación), acompañado de autoridades municipales y trabajadores, solicitará que no se materialice ningún despido y que los empleados continúen percibiendo sus sueldos mientras dure el proceso de negociación.

Ocurre que la multinacional, de capitales austríacos, presentó un procedimiento de crisis y por esa razón ofrecen el pago del 50 por ciento de las indemnizaciones. Hace un mes, la compañía había instrumentado un programa de retiros voluntarios –13 trabajadores accedieron– que fue denunciado por el sindicato como despidos encubiertos. La firma argumentó que el sector estaba en crisis y era menester reconvertirse para sobrevivir en el mercado. Pero el plan mostró su verdadero rostro con los despidos masivos.

El proyecto de la patronal es trasladar la producción a la localidad de Bella Vista, Corrientes, y emplear la fábrica de Coronda sólo para conservar productos congelados, lo que dejará sólo cuatro trabajadores en planta para tareas elementales.

“No es una empresa con dificultades. No tiene deuda y hace un producto de primera calidad que se vende a empresas lácteas” (para la línea de yogures), dijo el abogado del gremio de la Alimentación, Juan Manuel Pusineri, en diálogo con Radio Universidad. El letrado advirtió que la empresa busca “cartelizarse”, abaratar costos y acaparar todo el rubro.

El ministro de Producción, en alerta

La situación de los trabajadores de Agrana es similar a la que atravesó el personal de la pronta a reactivarse Mefro Wheels en Rosario. Plantas de capitales extranjeros que, aun en contextos favorables y sin atravesar crisis, por decisiones de conveniencia global, ponen en jaque a decenas de trabajadores y sus familias porque en sus cálculos no intervienen los ámbitos locales.

El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, se refirió a la situación de Agrana Fruit. En declaraciones al portal Derf, expresó: “Estuve tratando de tomar contacto desde el martes con alguna persona que hable en nombre de la empresa. Se da la particularidad de que es una multinacional austríaca, a los dueños no se los conoce y los que están acá son gerentes. Intento hablar con alguno de ellos para que me expliquen por qué tomaron esta medida y qué podemos hacer”.

“No pueden tomar una decisión a más de 12 mil kilómetros de acá, mirando un tablero donde dicen «ajustamos por acá», también por acá y nos vamos para allá’, sin tener en cuenta que en el medio hay personas”, analizó el ministro. Y agregó: “Esto tiene que hacernos reflexionar. Es un ejemplo más de que las inversiones externas, los capitales externos, vienen de la mano de una toma de decisiones con enorme frialdad. El gobierno Nacional nos dice que el desarrollo del país va a venir de Davos, para poner un lugar simbólico. Yo prefiero una Pyme atada con alambre, que tiene más compromiso con su territorio que cualquier multinacional”.

Un gigante multinacional

Coronda, la Capital Nacional de la Frutilla, posee 20 mil habitantes y Agrana Fruit es el mayor empleador de la localidad, por lo que el impacto social y económico de su retiro se sentirá fuertemente.

En su página oficial, Agrana Fruit se autodenomina como “el líder mundial del mercado en la producción de preparados de fruta”. En dos comunicados de prensa de mayo, la compañía anunció la compra de una planta procesadora en la India, lo que consolida “su presencia en Asia”, ya que posee plantas en China y Corea del Sur.

El año financiero de 2016/2017 de Agrana dejó ganancias por más de 2.500 millones de euros. La empresa fue fundada en 1988 y posee alrededor de 8.600 empleados que trabajan en más de 50 fábricas repartidas por todo el mundo.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente