Policiales

Acusaron a policía de gatillar a embarazada

  • image1

En el marco de una investigación que encabeza el fiscal Gonzalo Iglesias a raíz de una denuncia radicada por una mujer policía, el funcionario del Ministerio Público de la Acusación le atribuyó a un agente de la Policía de Seguridad Vial (PSV) los delitos de tentativa de homicidio y tentativa de robo, ambos doblemente calificados y en concurso real. Está previsto mañana se realice la audiencia de medidas cautelares, en la que el fiscal solicitará la prisión preventiva.

El imputado tiene 30 años. La víctima fue una mujer embarazada que también es agente de la policía de la provincia de Santa Fe.

La imputación se realizó este sábado en la audiencia imputativa llevada a cabo ayer a la mañana en los tribunales de la ciudad de Santa Fe ante el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Nicolás Falkenberg.

El inicio de la investigación

La investigación que encabeza el fiscal Iglesias se inició a partir de una denuncia realizada por la víctima. Según manifestó la mujer, los hechos ocurrieron el pasado jueves en inmediaciones de la intersección de las calles Perú y Cochabamba del barrio Barranquitas de la capital provincial.

“La agente policial indicó que, minutos antes de las 13:30, ella caminaba por calle Perú cuando el agente la amenazó con su arma reglamentaria y le ordenó que le diera dinero que supuestamente había sacado de un cajero automático”, relató Iglesias. “La mujer se negó porque no tenía efectivo, lo que motivó que el imputado le gatillara dos veces en el vientre, con el objetivo de quitarle la vida por ver frustrado su objetivo de robarle”, continuó el fiscal.

Iglesias agregó que “luego de que los disparos no se efectivizaran, RAH golpeó en la nunca a la mujer con el arma de fuego y escapó del lugar”. Finalmente, agregó que “el imputado fue aprehendido en inmediaciones del lugar por otro policía que es vecino del lugar –que estaba franco de servicio– y a quien la víctima logró avisarle lo que había ocurrido”.

El fiscal Iglesias concluyó que “los informes preliminares de la pericia realizada al arma de fuego que le secuestraron al imputado confirmaron que se trata de la pistola 9 milímetros reglamentaria de la policía provincial y que –al momento de ser secuestrada– tenía siete cartuchos completos en su cargador”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente