Mundo, Últimas

Zapatero baja salarios y congela las jubilaciones

El presidente ibérico anunció "serios recortes adicionales" en el gasto público para atajar el déficit fiscal.

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció “serios recortes adicionales” para atajar el déficit fiscal. Así, algunos de los puntos del ajuste son la baja de los salarios públicos en un 5% de promedio en 2010, congelamiento de las jubilaciones y reducción de los inversiones estatales.

Todas estas medidas serán aprobadas el próximo viernes por el Consejo de Ministros para su entrada en vigor inmediata. En su discurso, el mandatario ibérico reconoció que los problemas de la economía española “se llaman 11,2% de déficit y 20% de desempleo”.

El presidente del Gobierno proclamó que estas medidas constituyen un “esfuerzo especial, singular y extraordinario”, y pidió que todo el país se sume al sacrificio que se debe realizar. A continuación, urgió a sindicatos y empresarios a que alcancen cuanto antes un acuerdo sobre la reforma del mercado de trabajo y también hizo votos por lograr un consenso sobre la reforma del sistema de pensiones en el marco del Pacto de Toledo.

“La situación es difícil, sería absurdo ocultarlo, pero este Gobierno no desfallecerá”, aseguró Zapatero, quien anunció las siguientes medidas de su plan de ajuste:

– Reducción de las retribuciones del personal del sector público en un 5 por ciento de media en 2010 y congelarlas en 2011. La rebaja será proporcional a los ingresos.

– Reducción en un 15 por ciento del sueldo de los miembros del Gobierno.

– Se suspende para 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las mínimas.

– La ayuda oficial al desarrollo se reducirá entre 2010 y 2011 en 600 millones de euros (unos 760 millones de dólares).
 
– Se prevé una reducción de 6.045 millones de euros (unos 7.600 millones de dólares) entre 2010 y 2011 en la inversión pública estatal.
 
– Previsión de un ahorro adicional de 1.200 millones de euros (unos 1.500 millones de dólares) por parte de las comunidades autónomas y entidades locales.

– Eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial.

– Eliminación del “cheque-bebé” de 2.500 euros (unos 3.100 dólares) a partir del 1 de enero de 2011.

– Adecuación del número de unidades de los envases de medicamentos para ajustarlo a la duración estandarizada de los tratamientos. Se podrán dispensar unidosis mediante el fraccionamiento de los envases.

– Reducción del precio de aquellos medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia.

– Las solicitudes para ayudas de dependencia tendrán que resolverse en seis meses y se eliminará la retroactividad.

Repercusiones del plan de ajuste

 En relación a la solución que el gobierno socialista le buscó a la crisis, José Luis Fernández, secretario de la Unión Sindical Obrera de España, mostró en Radio América cierto escepticismo con respecto a las medidas y sus fines. “Si parte de ese dinero se destinara a la generación e incentivación de empleo que posibilite la contratación de jóvenes seguramente la situación sería diferente. Tenemos un 20% de población desempleada”, aseguró el sindicalista.

 

Fernández se quejó además de los ajustes salariales al asegurar que “es injusto que a los empleados públicos se les planteé recortes de salarios cuando algunos tienen 900.000 euros, es injusto que se les recorte a los que menos tienen”.

“Se podría hacer un ajuste más razonable y no uno tan brutal como el que se plantea. Ya está bien de gobernar con intereses partidistas y ya hay que gobernar con los intereses de los ciudadadanos”, reclamó y exhortó a los obreros a salir a las calles a protestar contra el plan estatal.

Comentarios