Policiales, Últimas

Villa Gobernador Gálvez

“Yo era testigo protegido y el móvil no estaba, si hubiese estado mi hijo estaría vivo”

Hernán, papá de Fabricio, dijo que la muerte de su hijo lo dejó “sin alma, sin corazón, no tengo sentimientos, un dolor profundo por la muerte de mi hijo, un inocente trabajador de 21 años. Yo tengo varias enfermedades; y otro hijo, discapacitado, de 7 años; del que se iba a hacer cargo Fabri"


El padre de Fabricio Guiral, el joven de 21 años asesinado de un balazo en el pecho cuando fue a atender la puerta de su casa en Villa Gobernador Gálvez, contó que la muerte del joven es la consecuencia de una serie de amenazas que viene padeciendo su familia.

Según relató a LT8, en diciembre pasado abrieron una cervecería en San Martín al 2000. El 8 de marzo dos hombres en moto dispararon sobre el frente del negocio y amenazaron a Hernán, padre de Fabricio, con que si no pagaba 200 mil pesos tendría problemas y además no podría trabajar.

Hernán Guiral, papá de Fabricio, dijo que la muerte de su hijo lo dejó “sin alma, sin corazón, no tengo sentimientos, un dolor profundo por la muerte de mi hijo, un inocente trabajador de 21 años. Yo tengo varias enfermedades; y otro hijo, discapacitado, de 7 años; del que se iba a hacer cargo Fabricio”, agregó.

A medida que sufrían ataques, fueron realizando denuncias judiciales. “Tengo todas las denuncias hechas; Schiappa Pietra (fiscal) se la paso a Carbone y Carbone se la pasó a Rébola; tenían todos los elementos para evitar esto y no lo hicieron. El ministro de justicia de la provincia vino a hablar conmigo, con el intendente Alberto Ricci; me dijeron que me quede tranquilo que los iban a meter presos, que tenían las herramientas, obviamente se les perdió la caja de herramientas y hoy tengo que enterrar a mi hijo”.

Para Guiral, “atrás de todo esto está la mala justicia, los jueces que no hacen nada; para protegerse ellos cortaron calles y pusieron barricadas en los tribunales penales cuando fueron amenazados, ellos si se cuidaron; a mi familia no la cuidaron, yo era testigo protegido y el móvil no estaba, hacia abandono de su labor; si hubiese estado mi hijo estaría conmigo”.

Fabricio fue asesinado de un tiro en la tarde de este domingo en la zona ribereña de Villa Gobernador Gálvez. El ataque se produjo en el barrio Costa Esperanza, ubicado sobre uno de los laterales del frigorífico Paladini, y descartaron que se hubiese producido en ocasión de robo.

La fiscal de Homicidios Dolosos en turno Gisela Paolicelli dispuso las primeras medidas, entre ellas la concurrencia del gabinete criminalístico para levantar pruebas en la escena de crimen, además de la toma de testimonios por parte de la División Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). También, que se buscara en la zona la presencia de cámaras de seguridad públicas y privadas.

Comentarios