Policiales

Santa Fe

Ya está imputado el acusado de matar en un robo fallido a un comerciante

Este domingo se realizó la audiencia contra un joven de 24 años por el crimen de Julio Cabal, asesinado de un tiro en el pecho el martes pasado en la capital provincial. La fiscal Ana Laura Gioria le adjudicó homicidio criminis causa, que prevé perpetua 


El caso es investigado por la fiscal Ana Laura Gioria.

El sospechoso de matar a un comerciante durante un intento de robo el martes al mediodía en el microcentro de la capital provincial fue imputado este domingo por el delito de homicidio criminis causa, que prevé prisión perpetua. Este martes tendrá lugar la audiencia de medida cautelar.

La Fiscalía adelantó que pedirá la prisión preventiva del acusado, un joven de 24 años sin antecedentes condenatorios que se declaró inocente y dijo trabajar en la Municipalidad como subcontratado del área de espacios verdes (lo que más tarde desmintieron las autoridades locales).

Durante la jornada también hablaron los padres de Julio Oscar Mariano Cabal, el fiambrero de 29 años asesinado de un tiro en el tórax tras resistirse a entregarle la recaudación a un ladrón. “Quiero que se haga justicia”, dijo la madre, acompañada por su hija y su marido.

El crimen del comerciante generó un fuerte reclamo de seguridad por parte de vecinos de la ciudad de Santa Fe al punto que al día siguiente, el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro anunció la intervención de la Unidad Regional I (URI) por 30 días y desplazó la cúpula policial. Por eso la detención del sospechoso atrajo particular atención.

Acusación

“Lo mató porque no pudo robarle”, dijo la fiscal Ana Laura Gioria al definir la principal hipótesis del crimen momentos después de imputación a Juan Cruz G., de 24 años, ante el juez Sergio Carraro.

Durante la audiencia le achacó la autoría del delito de homicidio doblemente calificado por el empleo de arma de fuego y criminis causa. Además le endilgó la autoría de tentativa de robo calificado por el uso de arma de fuego.

Gioria recordó en la audiencia que el homicidio de Cabal se produjo alrededor de las 13.15 en el interior del local comercial Almacén del Norte, ubicado en avenida Urquiza a 2215, del cual la víctima era propietaria.

“El imputado actuó intencionalmente y utilizó un arma de fuego de puño tipo revólver. Dio muerte a Cabal con conocimiento y voluntad de hacerlo”, argumentó la fiscal.

Según la acusación, “el homicidio se produjo en el marco de un robo en el negocio donde se abordó a la empleada y a Cabal con el fin de sustraer la recaudación y efectos personales”, señaló.

“Al ver que su objetivo de robar se frustraba, el imputado realizó una serie de disparos con el arma de fuego, uno de los cuales impactó a Cabal en el tórax, herida que le provocó su muerte horas más tarde en el hospital José María Cullen”, detalló.

Finalmente, la fiscal concluyó que “luego de herir de muerte a Cabal, el ladrón se fue del lugar en una moto tipo 110 centímetros cúbicos en la que había llegado al local comercial. Escapó por la avenida Urquiza hasta Salta, donde dobló en dirección al oeste”.

Gioria brindó detalles de la detención del sospechoso. Dijo que se concretó el viernes a la tarde en la intersección de Crespo y Gaboto, mientras personal de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaba tareas de inteligencia.

Luego de la detención, la fiscal ordenó diversas tareas de rutina para confirmar la identificación del detenido. “Se lo identificó dactiloscópicamente, se le sacaron fotos, se le practicó un chequeo médico policial, entre otras. Finalmente, su identificación fue confirmada a las 23.55 del viernes y en los primeros minutos del sábado se terminó de realizar su planilla prontuarial”, relató.

Por otra parte, la fiscal Gioria dijo que “se ordenaron diversas pericias y diligencias investigativas, algunas de las cuales se concretaron el mismo viernes y otras aún están en curso”.

Dolor

Los padres de Cabal concurrieron a la audiencia imputativa donde se los vio conmocionados pero dispuestos a reclamar justicia. María Inés Masino y Julio Oscar Cabal pidieron la palabra e interpelaron a las autoridades judiciales y policiales.

La mujer recordó que “no estaba en ese momento. Llegué cuando me avisan que mi hijo había sido baleado. Y la verdad que uno siempre piensa que cuando le arrebatan un hijo tiene ganas de ir y reventar al que lo hizo, pero no. Quiero que se haga justicia”, dijo María. Y agregó que quiere que el juicio sea “justo”. Su esposo intentó hablar pero fueron pocas palabras interrumpidas por el llanto.

“Me arrebataron a mi hijo, mi compañero de trabajo”, alcanzó a decir, sentado junto a su hija, que vive en Francia y volvió al país tras la tragedia.

Finalizada la audiencia, la fiscal valoró la participación de los progenitores del comerciante. “Desde el más profundo dolor y con un equilibrio y una sensatez que realmente conmueve e impresiona, nos interpelaron a todos los que participamos en este proceso en la búsqueda de justicia, que es lo único que puede darles algo de consuelo”, dijo Ana Laura Gioria.

En relación a las pruebas, la fiscal dijo que no podía adelantar mucho porque todavía no se realizó el pedido de prisión preventiva del acusado –previsto para mañana– aunque mencionó cámaras de vigilancia y declaraciones de testigos.

Comentarios