Edición Impresa, El Hincha

Con autoridad

Rosario Central ya está entre los mejores ocho de la Copa

Con otra actuación convincente, el Canalla goleó a Gremio y se metió en los cuartos de la Libertadores.


Lo hizo de nuevo. Como ocurrió la semana pasada en Porto Alegre, Central volvió a vencer a Gremio. Y lo consiguió con otra actuación tan sólida como contundente, que además le permitió asegurar su pasaporte a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Apoyado en la voracidad y efectividad de Marco Ruben, autor de dos goles en el primer tiempo, el equipo de Eduardo Coudet pudo trabajar el partido con cierta tranquilidad. Y tanto desde el resultado como en el juego nunca vio en riesgo la chance de avanzar de ronda en la competencia.

Había sido 1-0 a favor del Auriazul en el Arena Do Gremio. Y con el 3-0 de anoche en Arroyito, el Canalla cerró una serie perfecta ante un rival que en la previa hacía suponer complejidades que nunca aparecieron.

Como en el juego de ida, en Porto Alegre, Central intentó presionar a Gremio en toda la cancha. Los brasileños tomaron la iniciativa y buscaron quebrar la marca auriazul jugando la pelota a un toque.

Pero la primera llegada a fondo fue del Canalla y no perdonó. Montoya lanzó un centro frontal y Ruben con la punta del pie derecho sorprendió al arquero Grohe y anotó el primero.

Y la segunda vez que el Canalla pisó el área rival, a los 22 minutos, Hermes le cometió un penal a Cervi que Ruben cambió por gol. Así Central sacó la diferencia tranquilizadora.

¿Y Gremio? Movió la pelota con relativa velocidad en tres cuartos de cancha, pero casi sin generar situaciones, Sosa le sacó un cabezazo a Giuliano, y un remate cruzado y desviado de Hermes. No más que eso; muy poco para cambiar el destino de la serie.

Si faltaba algo para cerrar la historia, a los 11 del complemento, Donatti cabeceó libre un córner enviado por Cervi para marcar el tercero.

De ahí en más no hubo más partido. Central se floreó cuando pudo. El Canalla tuvo alta concentración en los 180 minutos jugados y mostró una capacidad que le permite ilusionar al hincha con algo más. Pero hay que sostener y propagar lo hecho con Gremio ante Atlético Nacional. En esta instancia de Copa el margen de error no existe y para seguir con vida el equipo de Coudet debe jugar concentrado otros 180 minutos más.

Comentarios