Edición Impresa, El Hincha

La figura

Y fue la noche del uruguayo Sosa

La tarea de Sosa terminó siendo determinante para que el Canalla avance a los octavos de final de la Copa Argentina.


No venía haciendo un gran partido. Pero en el final, la figura de Sebastián Sosa se agigantó, y terminó siendo clave para la clasificación del Canalla a los octavos de final de la Copa Argentina. Es que el arquero uruguayo resolvió con éxito un mano a mano ante Fernando Luna sobre el cierre del encuentro. Y luego, en la definición por penales, se quedó con los remates de Gabriel Morales y Mathías Abero.

Con el boleto a octavos en el bolsillo, Sosa reconoció que Central no jugó bien ate los rafaelinos. Y confesó también que el supuesto machete que revisaba entre penal y penal, era mucho más una “actuación teatral” que otra cosa, ya que no tenía información sobre cómo pateaban los rivales.

—Este que jugaste ante Atlético de Rafaela, ¿fue tu partido más importante en Central?

—No lo sé. Ojalá que los que vengan sean aún más importantes que éste.

—Pero, ¿de los que te tocó jugar hasta ahora?

—La verdad que tuvo la emoción que genera el tema de los penales. Pero creo que también tuve participaciones importantes en algunos de los partidos que jugamos en la Copa Libertadores. Pero tal vez, por el factor emocional, éste ante Rafaela haya sido el que se destaca del resto.

—Te tocó ser protagonista

—Es algo que generalmente se da en los penales, que uno de los arqueros se destaque.

—¿Intuición o hubo ayuda de ese machete que tenías?

—En realidad, visto, sólo teníamos al primero que pateó. De los demás no había referencias.

—Entonces, ¿no había ningún machete?

—No. Tenía un papel, pero la idea fue jugar un poco con generar la sensación de que los conocía. Por eso miraba ese papel, y trataba de hacerlo alevosamente, para que me vieran los que iban a patear. Esto tiene que ver con el trabajo que hacemos con Osvaldo Peranzoni (NdR: entrenador de arqueros del plantel), y creo que de alguna manera sirvió.

—Tuviste un cómplice en la cancha: un alcanzapelotas que te guardaba el machete entre penal y penal.

—Si (se ríe), se portó 10 puntos. Para colmo, detrás nuestro estaba la hinchada de Rafaela, y no te imaginás las cosas que le decían. Pero se la bancó bien y se llevó su premio. Le regalé la camiseta.

—¿Qué análisis hacés de los 90 minutos de juego?

—Creo que no nos vamos satisfechos con lo que hicimos, especialmente en la primera parte, donde fuimos superados por el rival. Después salimos a jugar con otra predisposición para el segundo tiempo. Nos posicionamos en campo de ellos y rápidamente conseguimos el gol. En ese segundo tiempo fuimos parecidos a lo que pretendemos.

—No jugaron bien, pero consiguieron el objetivo.

—Seguro. Lógico que no nos vamos conformes con lo que hicimos. Pero lo más importante en este tipo de partidos, que son eliminatorios, es avanzar de ronda. Y eso lo conseguimos.

—Te amonestaron por protestar después del segundo gol de Atlético de Rafaela.

—Sí, fue una mano muy clara. Y entiendo que desde la posición en que estaba el asistente, desde la perspectiva que tenía, lo tendría que haber visto. Nunca tuve dudas de que el jugador de ellos (Mathías Abero) había empujado la pelota con el brazo, lo vi clarito. Pero el árbitro no lo vio y el ayudante tampoco. Y cuando les pregunté sobre lo que había pasado me contestaron que era gol en contra.

Ganador sí, pero no es un especialista

Hasta ayer, Sebastián Sosa había participado en cuatro desempates con remates desde el punto del penal en Copa Argentina. Y si bien sus números en esas definiciones no lo instalan como un especialista en la materia, su tarea ante Atlético de Rafaela fue clave para que Central avance a los octavos de final.

De las cuatro intervenciones anteriores del uruguayo, tres fueron en el arco de Boca, y todas terminaron en victoria. Mientras que la restante fue con Vélez, y los de Liniers quedaron eliminados. Uno de los éxitos defendiendo el arco xeneize, fue justamente frente a Central, en la edición 2012 de esta competencia.

Sin dudas, la participación del uruguayo en el desempate ante los rafaelinos fue determinante. Y si bien el arquero tenía antecedentes positivos en este tipo de definiciones, su tarea en cancha de Unión estuvo por encima del promedio.

Es que, hasta este encuentro, a Sosa le habían ejecutado 26 penales en desempates de Copa Argentina, y le habían convertido 20. Pero el arquero sólo había resuelto 3 disparos, los 3 restantes fueron desviados por los ejecutantes.

El historial de Sosa en este tipo de definiciones cuenta con tres antecedentes en Boca. Todas se dieron en la edición 2012, en la que el Xeneize se coronó campeón, y eliminó por la vía de los penales a Olimpo de Bahía Blanca, Central y Deportivo Merlo.

Ante los bahienses, que cayeron 11 a 10 ante Boca, Sosa atajó 2 penales (los dos de Martín Rolle) sobre 13 ejecutados, y hubo uno desviado.

Frente al Canalla, el uruguayo no atajó ninguno de los 4 disparos, pero fallaron sus remates Gonzalo Castillejos y Paulo Ferrari, y Boca terminó ganando 4 a 2. En los 90 minutos de ese encuentro, que finalizó 1 a 1, Sosa tuvo una intervención clave: le desvió un penal a Javier Toledo cuando ganaba 1 a 0 el Canalla.

Y ante Deportivo Merlo, en la semifinal copera, Sosa se quedó con el penal de Alejandro Friedrich, para que su equipo avance a la final tras imponerse 5 a 4 en el desempate.

La única vez que Sosa perdió en una definición por penales fue defendiendo el arco de Vélez. En la edición 2013 de la Copa Argentina, los de Liniers igualaron sin tantos ante Olimpo en Catamarca, y el uruguayo no pudo con ninguno de los 4 remates ejecutados por los bahienses, que se impusieron 4 a 2.

Definición por penales: el Chacho le tenía fe

“Seba (Sosa) es atajador de penales y en la previa a la definición le había dicho que estaba seguro de que iba a atajar dos”, contó Eduardo Coudet. Y agregó: “Lógico que nosotros teníamos que acompañar con las ejecuciones. Y por suerte lo hicimos y se nos dio”. Más tarde, el Chacho se refirió al ayuda memoria que utilizó el arquero entre penal y penal. “¿El papel que tenía? ¿Te digo la verdad? Yo lo veía desde lejos, hay que preguntarle a Seba; no sé qué tenía anotado, pero me parece que no decía nada”, confesó el DT auriazul.

Octavos, sin fecha ni sede

Central debería jugar el partido correspondiente a los 8vos de final de la Copa antes que finalice septiembre. Es decir que los auriazules se cruzarían ante Deportivo Morón a mitad de semana, entre el martes 13 y el jueves 29 de este mes. La sede de disputa de esta llave aún no está confirmada. Pero se barajan dos opciones: Salta o Formosa.

Termina la semana

Con la atención puesta en recuperar lesionados, Central entrenó ayer por la mañana en Arroyo Seco. Es que el cuerpo técnico espera que los jugadores que padecen problemas físicos los superen en los próximos días. Los que cumplen con tareas diferenciadas son Marco Ruben, Washington Camacho y Giovani Lo Celso. Pero además de ellos aparece Teo Gutiérrez, que ayer no fue utilizado por José Pekerman en el partido en que la selección de Colombia derrotó a la de Venezuela. Los auriazules culminarán hoy la semana de trabajo para disfrutar dos días de descanso (mañana y el domingo). La vuelta a los entrenamientos será el lunes, cuando el plantel se enfoque en el partido de la segunda fecha del torneo local. Eso será el domingo 11 de setiembre, cuando visiten a Vélez a las 16.

Comentarios