Ciudad, Espectáculos

Plural y participativo

Vuelve el ciclo Teatro X la Identidad y presenta la obra “La fragilidad de la memoria”

Luego de más de un año de trabajo virtual, el programa que lleva adelante Abuelas de Plaza de Mayo Rosario presenta una función este sábado 30 de octubre en La Isla de los Inventos. Las entradas son gratuitas y se retiran con anticipación


El teatro como motor para encender una pregunta fundamental en la vida de cualquier persona: ¿quién soy? Esta es la premisa de trabajo del programa Teatro X la Identidad, de Abuelas de Plaza de Mayo Filial Rosario, que este año cumple dieciséis años. Luego de un año y medio de búsqueda y comunicación de forma remota, el ciclo presenta una función este sábado, a las 20, en La Isla de los Inventos (Corrientes y el río).

Las entradas para ver en ese contexto La fragilidad de la memoria, de la Compañía Tallarín con Banana, son gratis y ya pueden retirarse este miércoles de 9.30 a 15 y jueves y viernes de 9.30 a 19. La obra está dirigida por Severo Callaci, con asistencia de Daniel Soto Calistro, y fue ofrecida como parte del ciclo por los mismos integrantes de la compañía, Anabel González y Rodrigo Rivera.

Teatro X la Identidad Rosario trabaja con Abuelas en la búsqueda de aquellas personas que fueron apropiadas, siendo niños o bebés recién nacidos en cautiverio, en los años del terrorismo de Estado en Argentina. En distintos puntos del país hubo centros clandestinos de detención que se transformaron en maternidades clandestinas, como la ex Esma o Campo de Mayo, por la cantidad de mujeres embarazadas que eran secuestradas. El robo de bebés fue una práctica sistemática entre 1976 y 1983 y aún faltan por encontrar al menos a 300 personas que desconocen su verdadera identidad.

En un comunicado de prensa del ciclo, definen: “Surgimos de la profunda necesidad de articular legítimos mecanismos de defensa contra el delito y el horror que significan la apropiación de bebés y niñes, y la sustitución de sus identidades por parte de la dictadura militar”.

Por eso Abuelas pone en juego distintas herramientas de búsqueda para dar con los nietos que faltan encontrar. Hay una idea que se repite: la falsificación de identidad se hereda. Hoy son nietos pero también bisnietos, hijos de hijos de desaparecidos, los que muchas veces hacen preguntas o dudan sobre el relato de su historia familiar.

A través de los años han articulado el ciclo con escuelas primarias y secundarias de la ciudad. Sin embargo, a raíz de los impedimentos por la pandemia este 2021 decidieron volver al público general. Hoy las escuelas no están asistiendo a actividades por fuera de las instituciones, así que fue el impulso para tomar esta decisión y abrir las funciones para toda la ciudadanía.

Teatro X la Identidad es organizado por Abuelas y también por el Museo de la Memoria de Rosario. Este año, además, cuentan con el auspicio del Concejo municipal, La Isla de los Inventos y la Municipalidad de Rosario. Este sábado también estará presente la agrupación coral La Meresunda, con dirección de Pablo Elizondo, nacida a mediados de 2008, con el propósito de interpretar arreglos del cancionero popular latinoamericano.

Romina Bozzini es integrante de Abuelas en la ciudad y una de las impulsoras de este ciclo. Repasó con El Ciudadano cómo fue este tiempo de trabajo: “Desde marzo de 2020, cuando empezó la pandemia, no paramos e incluso trabajamos más horas porque el trabajo en nuestras casas hizo que nos replegáramos y el trabajo se duplicó intensamente. Entonces ahora estamos pensando cómo reacomodarnos y seguir pensando nuevas estrategias de búsqueda. Están las que se dieron durante la pandemia, las que había antes y las que vienen a partir de ahora, de cara al 2022; ver de qué otras formas vamos a empezar a trabajar después de todo lo vivido. Se abren muchas preguntas pero esta vuelta tiene que ver con mucha alegría y festejar siempre la vida y el encuentro. Y también lo que significa que se nos han ido muchas de las integrantes de Abuelas durante el 2020, cada vez hay que seguir pensando en nuevas formas para que lo antes posible aparezcan todos los nietos y nietas que estamos buscando. Pensamos cómo hacer para que más gente se acerque con dudas y más gente que conozca a alguien que tenga dudas también se acerque”.

Desde Abuelas hay una premisa: los nietos y nietas que buscan están cerca. Pueden ser nuestros amigos, vecinos, compañeros de trabajo. El teatro es una forma de extender esta pregunta por la identidad, por la historia de cada uno.

A su vez, en cada ciclo, antes de la función, una actriz o actor lee un fragmento de un testimonio del Archivo Biográfico de Abuelas. Se trata del material que preparan desde el organismo para cada nieto y nieta que se busca encontrar: es su historia narrada por quienes conocieron a su madre y padre, sus compañeros de militancia, primas, tíos, abuelas, vecinos, entre otros. Este archivo es privado pero, con la autorización de familiares, es el único momento del año en que se hace pública una parte. Además, lo que cuentan estos testimonios retratan un momento de la vida y no el momento del secuestro.

Este año por primera vez quien leerá este archivo será un crítico cultural y periodista de El Ciudadano, Miguel Passarini. “Teníamos ganas de hacer extensiva la lectura a otras personas que nos han acompañado durante tantos años y Miguel está desde los comienzos acompañándonos de muchas formas, como jurado en el ciclo que hicimos de elección de escritura de obras. Siempre, siempre nos ha acompañado, así que para nosotros es una alegría enorme que haya aceptado. Queríamos abrirlo a otras personas que nos han acompañado del ámbito de la cultura de nuestra ciudad, personas que queremos mucho”.

Passarini leerá un testimonio a partir del grupo familiar Casado-Tasca. Sobre el nieto Nº82 Sebastián José Casado Tasca.

Para las impulsoras del ciclo, el teatro tiene una capacidad de interpelación que puede ser de mucha ayuda para instalar la pregunta sobre quiénes somos, de dónde venimos, sobre todo cuando hay aspectos de nuestra historia que no cierran.

Sobre la obra

La fragilidad de la memoria sitúa la historia a finales de los años 80 cuando Pini y Aguja juegan su infancia en la vereda, tierra de amigos, amores y primeras batallas a la hora de la siesta. El resumen de la obra dice: “Los años empujan y los días en el barrio pierden su inocencia. Cuando se imponen olvidos y fronteras, también se encienden resistencias. Dos seres en su viaje de crecer, buscando sueños y raíces que llevan siempre a otra parte. Teatro y circo se funden para narrar una historia de encuentros, pérdidas y abrazos en medio de la intemperie”.

Bajo la dirección de Severo Callaci a partir de una propuesta de dramaturgia colectiva, La fragilidad de la memoria cuenta con las actuaciones de Anabel González y Rodrigo Rivera, asistencia de dirección y técnica de Daniel Calistro, diseño y realización de vestuario de Cristian Ayala Rivera y María Carolina Leali, objetos escénicos de Cristian Arsanto, audiovisuales de Nicolás Tomé y Tephy Piedrahita, comunicación y producción de Laura Andrés, fotografía de Guillermo Turín Bootello, ilustración de Marcos Sepúlveda y arte gráfico de Emiliano Caisso.

Canales de comunicación

Teatro X la Identidad Rosario desde su hábitat natural, el escenario, se construye a sí mismo como un puente necesario que une a las voces del teatro con el público y con cada persona que duda.

Si naciste entre 1975 y 1980 y dudas de tu #identidad o conocés a alguien que duda se pueden comunicar con Abuelas de Plaza de Mayo Rosario por correo rosario@abuelas.org.ar o en http://www.abuelas.org.ar.

En Instagram se puede encontrar la información completa y las comunicaciones cotidianas de Teatro X la Identidad: http://@txirosario

Comentarios