El Hincha, Fútbol, Rosario Central

José Luis Fernández

“Volver a jugar era un desafío muy grande”

Pasaron algo más de 7 meses, pero volvió. El zurdo sumó el último domingo ante Talleres sus primeros minutos en cancha tras aquella dura lesión que sufrió en la rodilla derecha. Eso había ocurrido el pasado 18 de abril, en la victoria auriazul visitando a Temperley (2 a 1).

Pasaron algo más de 7 meses, pero volvió. José Luis Fernández sumó el último domingo ante Talleres sus primeros minutos en cancha tras aquella dura lesión que sufrió en la rodilla derecha. Eso había ocurrido el pasado 18 de abril, en la victoria auriazul visitando a Temperley (2 a 1).

Ahora, entusiasmado por el presente, Fernández espera ganarse un lugar en el equipo. “Estoy bien; y obvio que busco estar entre los once lo antes posible”, reconoció el volante zurdo. Y hasta resignó pretensiones posicionales: Si lo tengo que hacer de 3 lo hago, si lo tengo que hacer o de volante también, pero siempre respetando a los chicos que están jugando ahora”.

—¿Estás ansioso por volver a jugar y tener la continuidad de antes?

—La ansiedad la tenía por el sólo hecho de volver a jugar. Ahora, que ya pude hacerlo estos minutos con Talleres, se me fueron un poco esas ansias de estar adentro de una cancha. Ahora, lo quiero hacer de la mejor manera. Para eso entreno cada día, y para eso hice una recuperación al pie de la letra. Si el técnico me necesita voy a estar a disposición.

—¿Te sirvieron esos minutos que jugaste con Talleres para analizar cómo estás?

—La evaluación la vengo haciendo semana a semana, cuando estoy entrenando a la par de mis compañeros. Volver a jugar era un desafío muy grande, volver a estar en una cancha contra un rival en un partido por los puntos. Y también era un desafío saber cómo iba a aguantar la rodilla. Por suerte no tuve ningún inconveniente, y terminé 10 puntos.

—¿Qué sentiste en este regreso tras más de seis meses fuera de la cancha?

—Venía buscando esto hace tiempo. Desde que me lesioné que vengo pensando en la vuelta. Me sentí muy bien anímicamente, fue una emoción muy grande. Tenía nervios por poder estar ahí adentro. Ahora se me fue todo, pasó, y la verdad que quiero estar en el nivel que tenía cuando me lesioné, y volver a estar entre los once.

—¿Qué te pasó por la cabeza cuando entraste el domingo con Talleres?

—Un montón de cosas. Estar afuera es jodido. Me pegaba mucho el día de los partidos. Traté de estar en todos, de local, de visitante, y en Copa Argentina. Traté de viajar a todos los partidos, aunque me bajoneaba un poco porque quería estar adentro. Hoy puedo estar, me preparé para poder aportar lo mío al equipo. Es una situación complicada pero ahora estoy adentro y se minimiza todo.